Compartir
Publicidad
Retroanálisis de Crash Team Racing, la gran alternativa de Mario Kart 64 que dio la campanada en PlayStation
Análisis

Retroanálisis de Crash Team Racing, la gran alternativa de Mario Kart 64 que dio la campanada en PlayStation

Publicidad
Publicidad

Nintendo revolucionó el mundo de las carreras de karts por medio de aquel Super Mario Kart lanzado en 1992 para Super Nintendo. Lo que parecía un mero experimento con Mario y compañía dejando a un lado las plataformas, acabó siendo el pistoletazo de salida para un género altamente reconocible.

Su espíritu arcade, su accesibilidad y los piques entre colegas eran sus mayores bazas, pero los imitadores no lograron replicar su éxito y tuvo que ser la propia Nintendo la que siguió tirando del hilo en Nintendo 64 con Mario Kart 64 (1996) y Diddy Kong Racing (1997) para seguir afianzando su leyenda. Hasta que Naughty Dog se sacó de la chistera Crash Team Racing.

Aprovechando que este mes saldrá a la venta su puesta al día para Nintendo Switch, PS4 y Xbox One mediante el nombre de Crash Team Racing: Nitro-Fueled, queremos dedicarle al original de 1999 un retroanálisis para ver qué tal se conserva aquel exclusivo de PlayStation sobre Crash Bandicoot. E igualmente para celebrar que estamos ante el año de su 20 aniversario.

Crash se sacó de calle el carnet de conducir

Crash Team Racing

Con una trilogía a sus espaldas, Naughty Dog pensó que era la hora de probar fortuna con Crash Team Racing a modo de respuesta a la saga de Nintendo y para seguir reivindicando al bueno de Crash como mascota de PlayStation. La idea no era descabellada y el resultado fue otro éxito.

Inspirado en el clásico de Mario, pero también en el modo Aventura del también citado Diddy Kong Racing, este exclusivo para PSOne aunó en un solo producto lo mejor del género de los karts y con los rostros más visibles de la saga de Crash Bandicoot. Y en esto último, por desgracia, no puede competir con el carisma que rebosan todos los secundarios de Nintendo.

El modo Aventura nos plantaba ante distintos mundos que teníamos que desbloquear poco a poco a medida que completábamos carreras. Era, sin lugar a dudas, su modo principal y servía también a modo de tutorial al tener a Aku Aku como maestro de ceremonias explicando todos los trucos y detalles con una voz en español un tanto extraña... Lo bueno es que no era obligatorio jugar a este modo con Crash Bandicoot, por mucho que molase.

A lo tonto podíamos perder casi diez horas con esta Aventura, especialmente si queríamos lograr el 100%. Porque Crash Team Racing se empapó mucho del espíritu completista de la trilogía original de plataformas, donde se nos picaba por conseguir todos y cada uno de sus desafíos al máximo. Entre trofeos, reliquias, monedas y gemas teníamos reto para muchas semanas.

También resultaron curiosos los enfrentamientos contra los jefes, porque pasábamos de las carreras contra otros siete corredores a un duelo directo contra un único personaje, el cuál no paraba de poner todo tipo de trampas, como las cajas de TNT a modo de patata caliente del loco Ripper Roo.

Crash Team Racing, un símbolo de PlayStation

Crash Team Racing

El modo Aventura resultaba lo suficientemente exigente y variado como para no soltar el mando, porque aparte de las carreras normales y los duelos teníamos desafíos especiales, como el de recoger las letras CTR, conseguir unos cristales antes de que se agote el tiempo o romper unas cajas especiales que congelaban el crono unos segundos para lograr superar el ajustado tiempo que se nos pedía. Sin olvidar las habituales competiciones con copas.

Sin embargo, como decíamos, Naughty Dog fue a por todas y creó un juego de lo más completo que no tuvo que envidiar a las producciones de la Gran N, no solamente por incluir también los socorridos modos Time Trial y Arcade, sino por apostar de lleno por el multijugador a pantalla partida para cuatro personas, algo no tan habitual, por desgracia, en PlayStation.

Teníamos desde el clásico Versus hasta el modo Batalla dentro de arenas, siendo, por méritos propios, uno de los principales reclamos del Multitap de aquella época. Poco importaba que hubiese bajón gráfico así, ya que lo importante era poder juntarse con otros tres colegas y pasarlo bien.

¿Y qué tal era en cuanto a jugabilidad? Lo cierto es que pasó con nota en ese apartado, siendo un juego de lo más accesible tanto para los veteranos de la saga de Nintendo como para los recién llegados. Y fue todo un acierto la implementación de los saltos para los derrapes, su seña de identidad respecto a Mario, con hasta tres niveles de turbo para ganar velocidad.

Lógicamente, tampoco faltaron las armas, aunque sin el encanto de los Mario Kart, también hay que decirlo, ni del propio caparazón azul, aunque siempre ha tendido a olvidarse que las cajas normales, las que daban manzanas, nos permitían aumentar el tope de velocidad de nuestro bólido al alcanzar la cifra de diez frutas. No eran un mero reclamo para ganar vidas.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

Sí, bastante mejor que otros juegos de PSOne. Ahora bien, a nivel técnico se muestra algo caduco y con algunos tirones que le impiden ir fluido en todos los circuitos. Pero aunque tan solo sea por recordar lo que supuso este pelotazo en 1999, merece la pena dar otro rodeo con Crash Bandicoot y cía.

Crash Team Racing

Crash Team Racing

Plataformas PlayStation
Multijugador Sí, local (hasta cuatro jugadores a pantalla partida)
Desarrollador Naughty Dog
Compañía Sony Computer Entertainment
Lanzamiento 1999
Precio 4,99 euros (PlayStation Store)

Lo mejor

  • Su modo multijugador a pantalla partida
  • La forma de derrapar con el salto
  • Lograr el 100% de la aventura llevaba su tiempo
  • Que su remake llegue en su 20 aniversario

Lo peor

  • Los personajes secundarios no tienen tanto carisma
  • Ya no nos parece tan fluido como en su día

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio