Publicidad

Dragon Ball Origins, o por qué regresar a los tiempos en los que Dragon Ball era sinónimo de aventura y diversión sigue siendo un gustazo
Análisis

Dragon Ball Origins, o por qué regresar a los tiempos en los que Dragon Ball era sinónimo de aventura y diversión sigue siendo un gustazo

Las primeras travesuras del pequeño Goku han sido llevadas en ocasiones muy contadas a los videojuegos. Sin embargo, el tono desenfadado y ese espíritu aventurero de los inicios de la obra de Akira Toriyama hizo que cada juego fuese muy especial. Y las dos entregas de Dragon Ball Origins se posicionan entre los mejores ejemplos de ello. Dos citas obligadas para cualquier fan del alegre niño con cola de mono.

Desarrollado por Game Republic y lanzado en territorio nipón a mediados de septiembre de 2008, Dragon Ball Origins supuso un reencuentro total con las primeras páginas del manga y los episodios inaugurales del Anime adaptados a la Nintendo DS.

Igualando con gran acierto el tono juvenil de los primeros capítulos de Dragon Ball y, a la vez, ofreciendo un juego de aventuras y acción creado a la medida del hardware nintendero. Tanto en lo visual como en lo jugable.

Un doble reto que acaba siendo un doble acierto: Game Republic supo convertir la historia original del manganime en una divertidísima aventura que le saca un estupendo partido al stylus y la pantalla táctil de la portátil. Desafiándonos a resolver nuevos puzzles originales, niveles ligeramente plataformeros, retos creados para sacar partido a las posibilidades únicas de la portátil y, por supuesto, medirnos con los mejores luchadores del mundo en el Gran Torneo de las Artes Marciales.

A fin de cuentas, el juego conocido como Dragon Ball DS en Japón era un ejemplo más de lo creativos que fueron los desarrolladores nipones con las dobles pantallas nintenderas.

Una soberbia manera de ofrecer a los jugadores más pequeños la oportunidad de reunir las dragonballs y descubrir por primera vez un mundo lleno de aventuras y color, preservando a través de sus personajes ese tono humorístico y gamberro del Toriyama de finales de los años 80.

Un viaje apasionante a los tiempos en los que Dragon Ball no era sinónimo de transformaciones y los proyectiles con extra de brilli brilli.

Dbo1

Y lo mejor de todo: Dragon Ball Origins también sabe ser una carta de amor a los fans más veteranos de Dragon Ball. A los que descubrieron el inagotable Dragon World a través de los ojos de aquel niño casi salvaje con una enorme fuerza, un apetito inagotable y un todavía mayor sentido de la justicia. Escrita hace más de una década, sí, pero que continúa proyectando las mismas sensaciones a día de hoy.

¿El secreto? Más allá del soberbio modo de plasmar con mucho acierto a Goku, Bulma, Roshi y Yamcha en las dos pantallas de la Nintendo DS, ofrecer ese magistral equilibrio entre diversión, fantasía y artes marciales tan propio de los orígenes de Dragon Ball.

Dragon Ball Origins: el particular viaje hacia occidente de Toriyama partiendo desde la Nintendo DS

Dragonball Origins 2

En una humilde casa oculta en lo profundo del monte Paoz vive un alegre niño con cola. Su difunto abuelo lo encontró en el bosque, le dio el nombre de Son Goku y le instruyó para que fuese un prodigio de las artes marciales.

Aquel niño, ahora huérfano, pasó a llevar una vida solitaria, pero alegre: cazaba, pescaba y jugaba por los alrededores del monte, dedicando la mayoría de su tiempo a entrenar y hacerse más fuerte.

Sin embargo, aquella sencilla vida de campo cambió el día en el que se topó con una chica de ciudad. O, más bien, el día que ésta casi lo atropelló.

Screenshot 2420

Tras un desafortunado accidente, Goku conoció a Bulma. Aquella joven aventurera se encontraba recorriendo el mundo en busca de unas pequeñas esferas doradas con estrellas: las dragonballs. Una antigua leyenda rezaba que aquel que reuniese las siete esferas recibiría un deseo, el que fuese, concedido por el mismísimo dios dragón Shenron.

La casualidad quiso que uno de los más valiosos objetos que Goku heredó de su abuelo fuese la esfera de cuatro estrellas. Y, lógicamente, no estaba dispuesto a regalársela. Sin embargo, Bulma le ofreció un trato muy interesante: acompañarla en su peligrosa aventura, un viaje que no solo serviría para descubrir la riqueza del mundo, sino también para hacerlo más fuerte. A cambio, solo tendría que prestarle la esfera de su abuelo un ratito.

Dbo12

A partir de ese momento, el destino de Goku y Bulma quedó fuertemente vinculado al de las dragonballs. La búsqueda acabó siendo una aventura mística en la que hicieron curiosos amigos, poderosos aliados y algún que otro enemigo jurado. Un punto de partida con enormes posibilidades que Game Republic y Bandai Namco supieron aprovechar de maravilla en Dragon Ball Origins.

La premisa jugable es tan sencilla como intuitiva: como Goku, deberemos superar ocho niveles divididas en hasta cuatro fases que, a su vez, ambientadas en los primeros tomos del manga de Toriyama y las divertidas historias jamás contadas en torno a estas.

Dragon Ball Origins es una cita obligada para cualquier fan del alegre niño con cola de mono

A veces, resolviendo escenarios isométricos que deberemos atravesar de punta a punta, con sus puzzles y sus combates. Otras, midiendo nuestro ingenio, nuestra habilidad con los puños y nuestro dominio de un bastón mágico que se estira a voluntad.

Y lo más interesante es que todo lo podremos hacer desde la pantalla inferior de la consola y usando el stylus de Nintendo DS.

Dragonball Origins 3

Si bien la pantalla superior servía para las cinemáticas y para ofrecer una visión más completa del juego y el escenario o aportar diferentes ángulos cinemáticos, con el puntero nintendero trazaremos la dirección y ejecutaremos los ataques a través de instrucciones simples pero muy acertadas.

Tan interesantes como para que que Dragon Ball Origins logre cumplir holgadamente tanto como juego de aventuras y exploración e incluso se atreva a coquetear en momentos clave con el género de la acción.

Por supuesto, muchas de las escenas y aventuras fueron expandidas para poder afianzar la jugabilidad y sacarle provecho a los escenarios y otras, lógicamente, tuvieron que ser replanteadas. Recompensando siempre nuestra destreza y curiosidad con coleccionables y cinemáticas que nos recuerdan que Toriyama también es el autor del divertidísimo Dr. Slump.

Más allá de los 200 coleccionables repartidos por el juego, Goku también podrá mejorar sus habilidades y aprender otras nuevas conforme avanza el juego. Incluyendo el icónico Kamehameha.

Dragonball Origins 4

Es más, Dragon Ball Origins incluso ofrece al jugador jefes finales opcionales como Bacterian o Ranfan, personajes que nos recuerdan aquellos tiempos en los que los combates se podían también resolver con buenas dosis de humor.

Los contenidos de Dragon Ball Origins abarcaban desde el encuentro de Goku y Bulma hasta primer Gran Torneo de las Artes Marciales en el que participa nuestro héroe, incluyendo momentos esenciales como el enfrentamiento con Oolong, el encuentro con los bandidos Yamcha y Puar, la entrada en escena de Pilaf y su banda y -cómo no- el particular entrenamiento con el maestro Roshi.

Screenshot 2421

Añadiendo al conjunto tramas nuevas que hacen más divertidas sus particulares pruebas de admisión y sus disparatadas sesiones de entrenamiento, así como pequeñas y divertidas aventuras creadas expresamente para la ocasión.

Desembocando todo en la gran final del Tenkaichi Budokai en la que deberemos enfrentarnos al enigmático Jackie Chun. Poniendo en práctica todo lo aprendido a lo largo del juego. ¿Y después qué?

Dragon Ball Origins 2: nuevas aventuras para Goku y más variedad para el jugador

La respuesta de Dragon Ball Origins fue muy positiva a nivel internacional, y desde Bandai namco no perdieron el tiempo: en febrero de 2010 llegaría a las Nintendo DS japonesas la secuela y continuación directa de las aventuras en perspectiva isométrica de Son Goku. Eso sí, desde Game Republic desecharon el simple continuismo y apostaron por ofrecer novedades interesantes y grandes sorpresas.

Dragon Ball Origins 2 (conocido como Dragon Ball DS 2: Charge! Red Ribbon Army en tierras niponas)  nos invitaba a desarticular al poderoso ejército de la Red Ribbon a base de golpes, bastonazos y kamehamehas.

Dbo22

Partiendo desde el campamento del Coronel Silver y, desde ahí, llevándonos a la desafiante Muscle Tower, la peligrosa Cueva Pirata, la tierra sagrada en torno a la Torre de Korin, el cuartel general del ejército del General Red y, finalmente, participar en un siniestro torneo de artes marciales en el palacio de Babá la adivina.

La secuela de Dragon Ball Origins redondeó la experiencia con novedades interesantes y grandes sorpresas

En el camino no solo descubriremos lugares fascinantes, incluyendo la Villa del Pingüino, sino que también descubriremos nuevas sub-tramas paralelas y montones de guiños pensando en los fans de Goku. Sin que lo anterior deje de ser una oportunidad estupenda para descubrir el segundo gran arco argumental de Dragon Ball a través de la Nintendo DS.

Screenshot 2418

En lo jugable, Dragon Ball Origins 2 aportó dos nuevos elementos que añadían un valor adicional a su propuesta:

  • Por un lado, un multijugador cooperativo para uno de los modos nuevos: el Survival Tower. Una acertada manera de abordar la experiencia más centrada en la acción a dos jugadores usando la comunicación inalámbrica de la consola.
  • Sin embargo, la mayor diferencia con respecto a la entrega anterior -en lo jugable- es que en Dragon Ball Origins 2 tenemos a nuestra disposición nuevos personajes seleccionables. Además de Goku podremos jugar como Krillin, Bulma, el Androide Nº 8 y Yamcha. ¡Incluso Arale Norimaki del Dr. Slump se suma a la aventura!

Como extra adicional, además del acertado esquema jugable de juego de 2008, la secuela se redondea ofreciendo un sistema similar de coleccionables e incluso un visor de cinemáticas como recompensa una vez reunidas las 200 figuras repartidas por el juego. De hecho, Dragon Ball Origins 2 ofrece la opción de intercambiar coleccionables entre jugadores.

Screenshot 2419

Desafortunadamente, uno de los reclamos más interesantes se quedó en las ediciones japonesas: oculto en cada copia de Dragon Ball DS 2 se encontraba la versión completa de Dragon Ball: Shenron no Nazo, el primer juego de Dragon Ball producido por Bandai Namco para la NES. Un secreto y, a la vez, todo un detalle.

Bandai Namco trasladó con mucho acierto y todavía más mimo los dos primeros arcos del pequeño Goku a la Nintendo DS. Eso sí, para entonces, la última gran aventura de aquel niño con cola de mono ya se jugaba en Wii.

Dragon Ball en clave de aventura: del pequeño Goku el legendario súper saiyan... Y más allá

Si bien Dragon Ball Origins 2 es una secuela en todos los aspectos, los fans de Goku tuvieron una alternativa en sobremesas a la hora de continuar sus aventuras: un año antes del lanzamiento de juego de Nintendo DS, Bandai Namco retomaría la fórmula del sobresaliente Dragon Ball Advance en Wii con Dragon Ball: Revenge of King Piccolo. Un juego de acción con tintes plataformeros en scroll lateral.

En lo jugable, Revenge of King Piccolo era muy diferente a las entregas de Nintendo DS, por supuesto. Y pese a que el humor cedía mucho espacio a la acción, en lo argumental era más completo y ambicioso: además del conflicto con la Red Ribbon y varios Torneos de Artes Marciales, el juego nos llevaba hasta la saga del Rey Piccolo. El último gran enemigo del pequeño Goku.

Dragonball

Desde entonces, Bandai Namco ha expandido y explorado el legado de Dragon Ball en los videojuegos con mucha generosidad. Lanzado al menos un gran proyecto relacionado con el manganime al año. A veces con experiencias ambiciosas, como Dragon Ball Online, y otras con apuestas seguras como Dragon Ball Raging Blast y la extensión de la exitosa fórmula de DBZ: Budokai Tenkaichi.

Ahora bien, no es ningún secreto que las explosivas batallas entre súper saiyans han tenido muchísimo más tirón a nivel comercial.

No es que Bandai Namco no haya apostado por las primeras aventuras centradas en la búsqueda de las dragonballs, ahí está Dragon Ball RPG: Shōnen-hen, un juego para móviles en clave de RPG que llegó en 2013.

Y, en menor medida, los personajes y tramas iniciales de Dragon Ball han aparecido a si modo dentro de otros juegos. Incluyendo Super Dragon Ball Heroes o Dragon Ball Fusions.

Todavía hay margen para la aventura clásica en los juegos de Dragon Ball

A día de hoy, el legado de Dragon Ball continúa expandiéndose a través del Manga y el Anime de Dragon Ball Super. Introduciendo nuevos e interesantes contenidos para los juegos actuales en forma de expansiones y contenidos descargables. Ahora bien, todavía hay margen para la aventura  clásica.

Centrado en la serie de animación, Dragon Ball Z: Kakarot ofrece un RPG en amplios escenarios del Dragon World.

Los combates explosivos y las transformaciones están ahí, desde luego. Pero si jugamos lo suficiente también es posible encontrar esos arrebatos de genialidad propios de Toriyama,  y los primeros compases de su obra más conocida.

Reteniendo la premisa de descubrir nuevas historias jamás contadas y, a la vez, invitándonos a revivir momentos especiales de nuevas maneras. Como aquella vez en la que Goku intentó sacarse el carnet de conducir.

Dbzk1

¿Veremos un nuevo juego basado en las primeras aventuras de Goku, Bulma y sus amigos? Mientras existan las dragonballs, todo es posible.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios