Publicidad

Análisis de Evercade, una consola portátil pensada para coleccionistas de lo retro que no sabe sacar todo su potencial oculto
Análisis

Análisis de Evercade, una consola portátil pensada para coleccionistas de lo retro que no sabe sacar todo su potencial oculto

La NES Mini de Nintendo revolucionó el sector de las máquinas retro, creando una tendencia por revivir con más ahínco los videojuegos de nuestra infancia por poco dinero y sin tener que recurrir a los emuladores. Lo curioso es que en todos estos casos hemos visto consolas en miniatura con varios videojuegos preinstalados.

Evercade se desliga por completo de esa tendencia, puesto que esta portátil que edita en nuestro país Koch Media necesita cartuchos para poder jugar. Y lo bueno es que cuenta con licencias de Namco, Atari, Interplay, Data East o Technos Japan, entre otros estudios, con distintos volúmenes para fomentar precisamente el coleccionismo entre los fans de lo retro. Pero, ¿es tan bonito como suena?

Especificaciones técnicas de la portátil Evercade

Evercade

Desarrollada por Blaze Entertainment, Evercade es una consola portátil que apuesta por una disposición bastante familiar para los que crecieron con las portátiles de los años 90. Tan solo se desliga de la tradicional disposición de los botones de Nintendo para seguir el orden visto en los mandos de Xbox.

Arropada en su interior por un procesador ARM a 1,2 Ghz de cuatro núcleos, está pensada para jugar sin problemas los clásicos de 8 y 16 bits que hemos exprimidos en consolas de la época, como NES o Mega Drive, aparte de arcades.

Su diseño es robusto y agradable al tacto, con una cruceta digital que recuerda en sensaciones a la de la consola de SEGA, mientras que en la parte frontal cuenta con dos botones extra, a modo de gatillos (sin recorrido) improvisados. Como si el mando de SNES se agrandase y se le incrustase una pantalla de 4,3 pulgadas (mismas dimensiones que la de la PSP de Sony) en medio, manteniendo los botones Select y Start junto con otros añadidos actuales, como un botón para acceder al Menú, entrada para cascos o un puerto miniHDMI para conectar a la TV.

Viéndola más al detalle, estas son sus principales características y lo que trae:

  • Pad direccional de estilo clásico
  • Botones A, B, X e Y
  • Botones Menú, Select y Start
  • Botones superiores (izquierdo y derecho)
  • Pantalla de 4,3 pulgadas
  • Puerto para auriculares con jack de 3,5 mm
  • Control de volumen y altavoces de sonido
  • Interruptor de encendido/apagado
  • Conexión a TV mediante un puerto microHDMI (cable no incluido)
  • Puerto de carga microUSB (cable incluido; no trae alimentador de pared)
  • Autonomía de la batería de unas cuatro horas

Catálogo de juegos y detalles a tener en cuenta

Evercade

En su edición básica (Starter Pack) incluye el primer volumen de Namco Museum con su propia caja, manual de instrucciones y cartucho. Todo por 69,99 euros.

Evercade es una consola pensada para coleccionar sus distintos cartuchos, cada uno con una selección temática de juegos míticos (o rarezas) de cada uno de estos estudios. En el volumen de Namco, por ejemplo, está el mítico Pac-man, pero también esa rareza llamada Libble Rabble (nunca vista fuera de Japón) que diseñó el mismísimo Toru Iwatani, creador del icónico comecocos en 1980.

De entrada, con motivo de su lanzamiento el próximo 12 de junio de 2020, estará acompañada por diez cartuchos que sobrepasarán la barrera de 100 juegos.

Evercade

Desde Earthworm Jim hasta Double Dragon, pasando por The Tower of Druaga o incluso juegos actuales (sí, actuales) como Coffee Crisis o las conversiones nunca vistas de Piko Interactive... Además, de cara al futuro ya hay anunciadas dos colecciones de Atari Lynx, un lote exclusivo de Mega Drive con dos títulos recientes (Xeno Crisis y Tanglewood) y una selección especial de Oliver Twins.

Cabe aclarar que las colecciones clásicas se ven empañadas por la versión incluida de juegos de culto, como el citado Pac-man. ¿El motivo? No es la versión original de recreativas, sino más bien la adaptación de NES, lo que no supone en muchos casos la misma calidad que disfrutamos en los salones recreativos.

Y por falta de potencia no es, desde luego. Es más, como hemos dicho, también se incluyen juegos de 16-bits, sin embargo, probablemente por tema de licencias, no se han podido incluir todas las versiones originales y se ha optado por otras más asequibles que no lucen igual de bien, por muy fluidas que sigan siendo.

Evercade

Sin contar la versión, obviamente la selección de juegos es cuestionable al faltar (como en toda colección) clásicos imprescindibles, pero al menos se agradece que en el Starter Pack haya algunos que nunca cruzaron el charco, como Libble Rabble y Mappy Kids. Los juegos del primer Namco Museum son los siguientes:

  • Battle Cars
  • Dig Dug
  • Galaxian
  • Libble Rabble
  • Mappy
  • Mappy Kids
  • Metal Marines
  • Pac Man
  • Quad Challenge
  • Star Luster
  • Xevious

Se alternan, por lo tanto, clásicos de 8-bits de los ochenta con otros de 16-bits de los noventa, aunque no todos hayan sabido envejecer igual de bien. Dig Dug, por ejemplo, sigue siendo una gozada bastante exigente hasta que llegamos a dominarlo, mientras que ese Battle Cars de 1993 a lo F-Zero es prescindible.

Se agradece, eso sí, que en todos los juegos haya opción de guardar el estado para continuar en cualquier momento y desde el punto exacto en el que lo dejamos. Hay prácticamente ranuras ilimitadas para cada juego, por lo que podemos guardar distintas secciones sin que se sobreescriban. Ahora bien, anda parco en opciones, al variar sólo la relación de la pantalla (4:3 o 16:9) o el brillo.

Qué tal se desenvuelve frente a la competencia

Evercade

Por lo que cuesta, está claro que no puede competir a nivel de calidad frente a otras portátiles, como PS Vita o Nintendo Switch, pero al menos Evercade ofrece un acabado más profesional frente a otras consolas, como la GoRetro! Portable.

Es cómoda, carga rápido por USB y sin cascos la potencia de sus altavoces está por encima de la media, perdiendo tan solo un poco el color de su imagen si miramos inclinados la pantalla a distancia. Nada grave, en cualquier caso, para una portátil que funciona correctamente y ante la que tan solo necesitaremos esperar unos pocos segundos desde que carga su logo para empezar a jugar.

Me ha sorprendido, por contra, la dureza de su ranura para los cartuchos. Tal vez sea mala suerte por una tirada en la fabricación (recordemos que se retrasó varias veces), pero el caso es que para encajar los cartuchos habrá que hacer mucha fuerza. Y para sacarlos es un calvario, al no haber efecto rebote tras pulsarlos.

Evercade

Hay cierto contraste, además, en el mimo de cara al menú de los juegos, bastante sobrio y con escasez de información salvo para mostrar una captura de pantalla, en qué año salió, su género y bits, respecto a la calidad del manual de instrucciones, con páginas muy cuidadas para que conozcamos de golpe y porrazo lo básico de cada juego para ponernos en tesitura. Todo un puntazo.

No son tochazos con muchas páginas, sino algo más minimalista y cuco, que es bastante más de lo que se puede ver en las consolas actuales, con ausencia total de manuales o con hojas promocionales (o códigos) o de cuidados para la salud. 

Lógicamente, Evercade tiene que nutrirse de más juegos con la compra de más cartuchos, de lo contrario tan solo podremos tirar con el pack más básico de Namco Museum. Suerte que el precio del resto de cartuchos es de 17,99 euros para cada uno, lo que facilita de entrada una buena colección por poco dinero... salvo que los queramos todos de golpe, aunque también está la opción del Premium Pack por 89,99 euros, donde aparte del primer Namco Museum se incluyen los de Atari e Interplay. Y en el futuro se esperan más colecciones.

Está claro que Blaze Entertainment ha apostado fuerte por Evercade al ver cuántos cartuchos acompañarán su lanzamiento (diez con más de un centenar de clásicos) y los acuerdos que está cerrando para la obtención de más licencias. Queda por ver si cuidará las versiones, porque el hecho de no contar con las originales en algunos casos, sino conversiones de otros sistemas menos potentes, le resta enteros viendo su potencial para los retro-coleccionistas.

La opinión de VidaExtra

Por lo pronto, esta consola portátil es una opción interesante para los que quieran un pedacito de la historia de los videojuegos con una cajas ultra-molonas, de diseño exclusivo. Porque es, sin duda, el mayor atractivo de Evercade: todas esas colecciones pensadas por y para esta portátil. La fiebre por lo retro no para.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios