Retroanálisis de Ghosts'n Goblins, uno de los juegos más crueles y frustrantes de Capcom
Análisis

Retroanálisis de Ghosts'n Goblins, uno de los juegos más crueles y frustrantes de Capcom

La gran mayoría de la gente tiene algún juego que se le atraganta, pero no en el sentido de que no le pueda gustar, sino más bien que no logra pasárselo. Y en mi caso, hasta hace unos días, uno de los que siempre me llevó por el camino de la amargura fue Ghosts'n Goblins, desde la primera vez que lo jugué en Amiga 500.

Aprovechando que restan pocas semanas para el lanzamiento de Ghosts 'n Goblins Resurrection en Nintendo Switch, quise darle otra oportunidad a la recreativa de 1985, en esta ocasión reintentándolo desde el Capcom Arcade Cabinet (no confundir con ese "armatoste" llamado Capcom Home Arcade, en el cuál, por cierto, está el Ghouls'n Ghosts) lanzado en 2013 para PS3 y Xbox 360.

¿Makaimura? Querrás decir Maka...i... ¡MUERE!

Ghosts Goblins

Hoy en día las colecciones retro o los emuladores nos lo ponen más fácil, sobre todo si recurrimos a la opción de retroceder unos segundos como en The Lion King, o cargar la partida poco antes de morir, pero en el caso de este Ghosts'n Goblins no hay ninguna de esas dos opciones dentro del Capcom Arcade Cabinet.

Logré llegar a la segunda fase sin demasiado esfuerzo, hasta que no paré de fastidiarla con esos ogros que rondan constantemente las escaleras. Ahí las vidas fueron cayendo de modo alarmante hasta que tuve que optar por la única solución real: activar el modo fácil de esta colección. Ahora los jarrones han aumentado la probabilidad de soltar una armadura (con lo que si estoy en gayumbos, vuelvo a tener una "vida" más) y hago más daño con mis armas, entre otros beneficios.

Sí, no deja de ser una trampa, pero jugar desde un emulador cargando partida también es hacer trampa. ¿Cuántos hoy en día son capaces de pasarse un juego tan difícil como éste o el Battletoads de 1991 sin esas facilidades? Al menos he podido lograrlo sin frustrarme, sorprendiéndome de primera mano (no es lo mismo verlo en un walkthrough que jugarlo, desde luego) el diseño de algunas partes bastante puñeteras con el salto o la paciencia con ciertos enemigos.

Ghosts'n Goblins (conocido en Japón como Makaimura) es uno de los juegos más difíciles de la historia por mérito propio, pero no solamente por ese diseño de niveles con tan mala baba, con enemigos voladores situados donde tienes que saltar por varios precipicios, sino también por un control que no permite fallos. Sin ir más lejos, el salto (tan pronto saltas) no puede corregir su dirección. Además, agacharse no ofrece la misma versatilidad y rapidez de otros juegos posteriores.

Ghosts'n Goblins, todo un clásico del año 1985

Ghosts Goblins

A esa elevada exigencia por parte del jugador, donde era imprescindible una buena dosis de habilidad aderezada con otra de paciencia, se le unía uno de los momentos más crueles que se recuerden: cuando llegabas al final y te cargabas al jefe demoníaco, el juego te decía que todo era producto de una ilusión y tenías que rehacer todas las fases de nuevo... Y con mayor dificultad, para más inri.

Una jugarreta que no compensaba, al ser básicamente el mismo trayecto, pero con enemigos que variaban un pelín su comportamiento, como los fantasmas con escudo que vuelan al principio, creando una parábola distinta. Aparte que el final verdadero era una recompensa insuficiente en comparación al enorme esfuerzo, por no decir lo cansino que resultaba ver cómo se repetían tanto los jefes.

También la tarea cambiaba mucho según el arma escogida, especialmente al conseguir el escudo casi al final, capaz de destruir los disparos del enemigo. Desde la lanza inicial hasta el fuego, el hacha o las dagas, variaba el asunto, porque cada una tenía una cadencia y longitud distintas. Sin olvidar que en este Ghosts'n Goblins no podíamos disparar hacia arriba, ni desde las escaleras.

A modo de curiosidad, recordar que uno de sus enemigos (Firebrand) tuvo su propia serie de videojuegos, siendo aquel Demon's Crest de Super Nintendo el más impactante y recordado. Ya en cuanto a juegos que han homenajeado las aventuras de Sir Arthur, tenemos Maldita Castilla por parte de Locomalito, su mejor representante, o el más reciente Battle Princess Madelyn. Por suerte (para muchos, entre los que me incluyo), fueron bastante más asequibles en dificultad.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

, salvo por un control considerado hoy en día demasiado rígido y poco versátil. Pero hay que ponerse en situación, en pleno 1985 y siendo todo un referente en su género. Da igual el tiempo que pase, que nadie le quitará su mérito a Ghosts'n Goblins y todo el mundo debería (intentar) jugarlo alguna vez para reconocerlo.

Ghosts'n Goblins

Ghosts'n Goblins

Plataformas Arcade (versión analizada), NES, Amiga 500, Atari ST, Commodore 64...
Multijugador No
Desarrollador Capcom
Compañía Capcom
Lanzamiento 1985
Precio 4,79 euros (dentro de Capcom Arcade Cabinet)

Lo mejor

  • El inicio de la leyenda del gran Sir Arthur
  • Cómo cambiaba el juego con cada arma
  • Perder la armadura y quedarse en gayumbos

Lo peor

  • La jugarreta tan rastrera del final
  • Repetía en exceso los jefes
  • El control es demasiado rígido

Temas
Comentarios cerrados
Inicio