Retroanálisis de The Lion King, el clásico Rey León de Disney que debutó en 1994 a cargo de los creadores de Command & Conquer
Análisis

Retroanálisis de The Lion King, el clásico Rey León de Disney que debutó en 1994 a cargo de los creadores de Command & Conquer

Cuando uno piensa en clásicos de Disney, lo hace rememorando todos esos juegos que lanzaron compañías como SEGA o Virgin en la década de los noventa, pero hubo otros estudios, como Capcom (en respuesta al Aladdin de Mega Drive, por ejemplo) o el desaparecido Westwood Studios, artífice del videojuego The Lion King de 1994. Sí, el mismo estudio que desarrolló Command & Conquer en 1995.

Coincidiendo con el estreno de la película de dibujos animados, estábamos ante el videojuego oficial de El Rey León de Disney, lo que era reclamo más que atractivo, no solamente por la calidad del largometraje, sino por esa época dorada de Disney con plataformas en los noventa. Hoy toca recordarlo y ver cómo ha envejecido.

Hakuna matata...

The Lion King

Lo de "envejecer" cobraba un significado especial en este juego de The Lion King, puesto que, al igual que en la película, somos testigos de la evolución de Simba desde un entrañable "gatito" hasta un fiero león. Pero es que incluso el propio Simba podía mejorar sus capacidades por medio de unos insectos de colores.

En concreto, podía aumentar su barra de vida y también su barra de rugido, técnica esta última indispensable para ciertas situaciones en las primeras fases de su etapa infantil, como por ejemplo poner patas arriba a los erizos o cambiar de lado a los monos en la insufrible segunda fase, la más confusa de toda la aventura.

Una de sus peculiaridades, especialmente por aquel entonces, es que su desarrollo fue casi a la par que la película, estrenándose ambos productos el mismo 1994. Es por ello que el videojuego recrea a su manera varios de los momentos más icónicos de la aventura, siendo bastante fiel al largometraje en el diseño de escenarios y movimientos de sus personajes, sobre todo Simba.

Visualmente era una delicia, con una variedad de entornos nada desdeñable, a pesar de compartir inevitablemente la región africana. Además, cada fase ofrecía un reto diferente, como esos saltos descontrolados con los rinocerontes y los monos, o apurar el salto en algunas cornisas... calculando al milímetro.

The Lion King, otro clásico de Disney de los 90

The Lion King

A pesar del cariño que le podamos tener (uno de mis gatos se llama Simba, como no podía ser de otra manera) o del impacto que tuvo el videojuego en su momento, siendo un producto más que digno para estar basado en una película, lo cierto es que no fue tan redondo en todos sus apartados, llamando la atención esas imprecisiones en el control o en la detección de colisiones, por ejemplo.

En el primer caso, teníamos infinidad de saltos fallidos al ver cómo Simba no era capaz de agarrarse a un hueso suspendido en el aire, o no saltar justo al pisar el borde de un precipicio en carrera; mientras que para lo segundo, teníamos muchos golpes fortuitos tras golpear primero al enemigo con un salto, sobre todo en los enfrentamientos contra las hienas, situación insufrible si había dos o más...

Fueron aspectos que al final quedaron en segundo plano gracias al atractivo del videojuego de una de las grandes pelis de 1994, en parte también por comprobar cómo cambiaba Simba en el segundo tramo del juego, ya de adulto y con la capacidad de dar zarpazos o hacer agarres para lanzar al rival, como al final del largometraje. Y entre medias, con Timón y Pumba con dos simpáticos minijuegos en donde había que comer el mayor número de insectos posible en poco tiempo.

Otra nota llamativa la puso el tramo de la estampida, con Simba corriendo hacia la cámara, como hizo igualmente el propio Mickey Mouse en Mickey's Wild Adventure (Mickey Mania en consolas de 16-bits), donde escapaba de un alce furioso. En el caso de Simba, aparte de esquivar a los ñus, había que anticiparse a las rocas que salían de repente en primer plano, algo muy llamativo para la época.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

, salvo por el control. Es el único aspecto verdaderamente achacable a esta gran producción por parte de Virgin Interactive Entertainment y Westwood Studios. Y lo mejor de todo es que este videojuego de El Rey León regresó hace no mucho a la vida gracias al colorido lote Disney Classic Games: Aladdin and The Lion King.

The Lion King

The Lion King

Plataformas SNES (versión analizada), Mega Drive, Amiga 500, MS-DOS, Game Gear, Master System, Game Boy... hasta el lote con Aladdin en PS4, Xbox One, Switch y Steam
Multijugador No
Desarrollador Westwood Studios
Compañía Virgin
Lanzamiento 1994
Precio 24,95 euros (con Aladdin)

Lo mejor

  • Revivir la película de 1994 en videojuego
  • La diferencia entre Simba joven y adulto
  • Ver también a Timón y Pumba

Lo peor

  • El control con el agarre hace aguas
  • El sistema de colisión tampoco es bueno
  • La fase de los monos

Temas
Comentarios cerrados
Inicio