Con más investigación y menos fantasía, The Great Ace Attorney Chronicles es el reinicio que la saga Phoenix Wright pedía a gritos
Análisis

Con más investigación y menos fantasía, The Great Ace Attorney Chronicles es el reinicio que la saga Phoenix Wright pedía a gritos

Pensaba que había abandonado la saga Ace Attorney durante estos últimos años, que desde Phoenix Wright: Ace Attorney - Spirit of Justice no había vuelto a ella y que, en fin, la echaba de menos. Mi sorpresa a la hora de prepararme de cara a escribir sobre The Great Ace Attorney Chronicles, en cambio, ha sido descubrir que en realidad era ella la que nos había abandonado a nosotros.

Con la llegada de su último juego se cumplen cinco años en el dique seco en occidente y ahora, seis años después de la publicación en Japón de la primera entrega de este spin-off, por fin podemos acceder a la historia de cómo el ancestro de Phoenix Wright viajó hasta Gran Bretaña para cruzarse con el mismísimo Sherlock Holmes.

Dos juegos muy esperados

Aunque aún no hemos podido meternos de lleno en la recopilación, que incluirá versiones mejoradas de The Great Ace Attorney: Adventures y The Great Ace Attorney 2: Resolve, sí hemos visto lo suficiente para entender a qué venía tanto revuelo con la publicación de estas dos entregas fuera de Japón.

Ya no es sólo el hecho de haber visto cómo se despejaba un poco el cielo sobre el futuro de la saga de Capcom, es que hay suficiente chicha como para colocarlo como el siguiente gran paso de la franquicia. Mucho tendrían que cambiar el primero o su secuela para hacerme cambiar de opinión en lo que me queda de partida.

Me atrevería a decir que incluso por encima de Spirit of Justice, donde en realidad lo que había era un batiburrillo de ideas a modo de recopilatorio con todas las locuras que nos había dado la saga hasta el momento, y que la hacían girar más y más hacia una fantasía que se me estaba haciendo bola.

En The Great Ace Attorney Chronicles la cosa cambia por completo. Estamos en los albores del siglo XX y en un mundo en el que el uso de la tecnología aún es una utopía en pañales. No hay máquinas o poderes mágicos que puedan salvarnos el culo en un juicio, sino la búsqueda de pistas, la deducción y señalar inconsistencias.

Nuevas mecánicas que le sientan de fábula

No hace falta que diga que el cambio le sienta de fábula, claro, pero que vuelva a las raíces y se deje de espiritismos y poderes especiales no significa que vaya corto de mecánicas más allá de las básicas. La posibilidad de juguetear con las pistas dándoles vueltas o revisar a conciencia pruebas lupa en mano es sólo la punta del iceberg.

Con la llegada de Holmes -Herlock Sholmes para evitar problemas de copyright a este lado del mundo-, llegan también el Baile de Deducción, en el que poner en su sitio a un detective a kilómetros de lo que cabría esperar señalando sus incorrecciones a la hora de investigar un caso.

Por otro lado están los Exámenes de Sumario, algo así como un One More Thing al final de los juicios con jurado (han vuelto) destinado a señalar incorrecciones entre las ideas de los miembros para darle la vuelta a una sentencia que apunta a perjudicarnos.

Entre una prometedora historia, un apartado visual puesto al día y la inclusión de contenido adicional, lo único que podría provocar un “¡Protesto!” cuando llegue la hora de analizarlo es el hecho de estar completamente en inglés. Un símbolo más de la poquita confianza que sigue poniendo Capcom en esta formidable saga.

Temas
Inicio