Publicidad

Análisis de JUMP Force, la colisión más explosiva de héroes del manganime
Análisis

Análisis de JUMP Force, la colisión más explosiva de héroes del manganime

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Durante más de medio siglo, el Weekly Shonen JUMP ha sido la cuna de la que han salido los mangas -y los animes- más exitosos a nivel mundial. El molde e indiscutible referente a la hora de hacer un estilo de héroes y aventuras. Y JUMP Force quiere rendir homenaje a la publicación nipona y transmitir la intensidad de su legado. Sin embargo, sólo cumple holgadamente con uno de esos dos elementos.

Goku, Luffy y Naruto encabezan una selección de los máximos embajadores de la marca JUMP en un título que reúne y hace colisionar 16 publicaciones exitosas y tan contrastadas como City Hunter y Yu-Gi-Oh!. ¿Los elejidos? Nada menos que 40 iconos de la historieta nipona:

Hay ausencias, desde luego, pero el criterio de selección es poner freno a una poderosa amenaza que atañe a todos los universos. Y, definitivamente, Ryotsu de Kochikame no es quizás la persona más indicada para esta misión.

En este aspecto, Bandai Namco ha desplegado una historia que, en el fondo, no deja de ser una excusa para reunir a cuarenta iconos del manga y hacerles resolver sus diferencias a base de puñetazos, tajos y proyectiles.

Ahora bien, ya te adelantamos que si vienes a buscar una trama argumental profunda o una historia a la altura de los grandes autores del Shonen JUMP, no te vas a ir contento. Pero si lo que quieres ver son combates explosivos, estás en el sitio indicado.

Luz, fuego, ¡destrucción! ¿De qué va JUMP Force?

Un ejército de malhechores comandados por Freezer ha irrumpido en el mundo real, desatando el caos y la destrucción. Goku y otros guerreros aparecen a tiempo para detenerlo aunque la última risa se la lleva el tirano: de un certero disparo de energía reclama la vida del jugador. Afortunadamente, eso no será nuestro fin, sino nuestra puerta de entrada a la JUMP Force.

1

Por primera vez en la serie de crossovers de la JUMP tendremos la opción de crear un personaje personalizable. De hecho, será el verdadero eje sobre el que girará toda la experiencia, compartiendo protagonismo con los héroes de Dragon Ball, Naruto o One Piece, pero también siendo nuestro avatar dentro enorme espacio social del juego.

Un concepto que Bandai Namco ha tomado prestado con acierto de Dragon Ball Xenoverse aunque -al haber varias licencias en juego y no centrarse en un universo en concreto- queda más descafeinado.

No verás una historia a la altura de los grandes autores del Shonen JUMP. Pero si lo que quieres ver son combates explosivos, estás en el sitio indicado.

Eso sí, el personaje que creemos es mucho más que un monigote personalizable: más allá de la ingente cantidad de desbloqueables, podrá convertirse en el luchador definitivo del juego. O, al menos, el que más case con la experiencia de combate que deseamos encontrar ya que podremos enseñarle las mejores técnicas y mejorar sus habilidades. Pero primero deberemos subir una barbaridad de niveles, resolver toda clase de misiones y, por supuesto, salvar el mundo.

Como comentamos más arriba, la trama argumental nos posiciona frente a una misteriosa amenaza que combina el mundo real con los JUMPS, los universos de los que provienen los héroes y villanos de esta historia. De hecho el propósito final es unificar todos los mundos, y pese a que de primeras no suena mal, el proceso supondrá una verdadera masacre.

JUMP

Goku, Luffy y Naruto lideran los tres equipos principales dedicados a investigar este suceso y repeler las fuerzas del mal. Aunque claro, lo verdaderamente divertido es cómo lo harán.

Una propuesta jugable ligera y no competitiva, pero realmente explosiva

Bandai Namco define JUMP Force como un Action Fighting, sin embargo para casos como este debería empezar a acuñarse el término de Anime Brawler: Spike Chunsoft vuelve a ponernos por delante unos enormes, bastante destruibles y generosos en detalles escenarios para que demos rienda suelta las técnicas y transformaciones más icónicas de los personajes más poderosos del manganime.

Merece la pena destacar la trayectoria previa de Spike Chunsoft, quienes antes de fusionarse han desarrollado varias entregas de la saga Dragon Ball marcando en buen grado -junto con Dimps o CyberConnect2 entre otros- las pautas de las adaptaciones de los títulos basados en licencias de anime.

En este aspecto, sobre el papel no se alejan demasiado de aquello a lo que estamos acostumbrados: controles muy sencillos con un golpe rápido, uno fuerte, una técnica de agarre y un salto como base y dedicando los bumpers y gatillos para la movilidad y transformaciones. Sin embargo, la experiencia de juego tiene identidad propia.

JUMP Fprce

Como viene siendo cada vez más frecuente dentro del género de los juegos de lucha, JUMP Force hace uso del Unreal Engine y en su apartado jugable lo exprime de maravilla: movimientos suaves y fluidos, efectos trepidantes y un ritmo muy intenso. De hecho, es lo mejor de la propuesta. Un esquema sencillo de entender, pero no tan fácil de dominar, a lo que hay que sumar unas cinemáticas apoteósicas al ejecutar determinadas técnicas.

Por otro lado, se ha buscado ofrecer un apartado visual único, manteniendo los diseños originales pero dándoles un fuerte toque de fotorrealismo que -en general- no les sienta mal a los personajes, aunque hay algunos que salen más beneficiados que otros. Con esto se consigue dar identidad al juego, pero también sirve refleja los daños que reciben los luchadores rasgando su ropa y deteriorando su aspecto, al tiempo que los escenarios son castigados sin piedad.

JUMP Force hace uso del Unreal Engine y su apartado jugable lo exprime de maravilla. De hecho, es lo mejor de la propuesta.

Sin embargo, la idea tiene un punto flaco: a diferencia de otros títulos de lucha, como Dragon Ball FighterZ, este esquema sirve muy bien para subir niveles de manera continua en el offline y disfrutar de unas pachangas online, pero carece de un verdadero matiz competitivo.

Como comentamos en nuestras primeras impresiones jugables, las batallas se realizan por equipos de tres luchadores, los cuales comparten barras de salud, movilidad y energía. Podemos hacer relevos y asistencias pero, como todo está unificado, si nos sentimos cómodos con un personaje en concreto no tiene sentido sacarlo del escenario.

Spike Chunsoft ha integrado una suerte de sistema de elementos, de modo que existen prioridades al realizar determinadas técnicas o armas por las que merece la pena tener un equipo que nos de cierta prioridad, pero al final lo que se acaba imponiendo es el ritmo y la capacidad de esquivar o romper una cadena de combos.

JUMP

Los 40 personajes disponibles no ofrecen un contraste profundo, pero -a diferencia de otros títulos basados en licencias de anime- desde luego importa a quíen escojas, de modo que no es lo mismo usar a Seiya de Pegaso que a Boruto, Kenshin o Yugi Muto, aunque hay personajes más prácticos que otros. De hecho, en lo personal habría añadido algún cambio a la cámara cuando se usa al enorme Barbanegra, el cual eclipsa totalmente a los luchadores más menudos.

Por supuesto, tendremos opciones de multijugador offline contra la IA o un segundo jugador, aunque en este segundo caso en lugar de ofrecer una solución a pantalla dividida la cámara irá alternando según lo que ocurra en pantalla. Es cuestión de acostumbrarse, claro.

Ahora bien, eso no desmerece que la promesa de Bandai Namco por ofrecer un crossover espectacular y explosivo se ha cumplido: como se esperaba, JUMP Force es todo festival de personalidades, técnicas y destrucción que cualquiera puede disfrutar. Pero ¿y qué ocurre con el resto de aspectos?

¿En qué punto ubicamos JUMP Force frente a los anteriores crossovers del WSJ?

Otro de los títulos firmados por Spike Chunsoft es J-Stars Victory y, en cierto modo, sería el juego que más se puede aproximar a su filosofía. Un panel de personalidades igual de generoso inspirado en el Weekly Shonen JUMP, combates por equipos, transformaciones…

JUMP Force está a otro nivel en muchos aspectos, y pese a que descarta el estilo cell-shading que tan bien le queda a los personajes de manga, consigue una experiencia en general más completa sobre el terreno de combate y añade una suerte de hilo narrativo. Sin embargo, en ese aspecto concreto se puede considerar que esta entrega ha sido una oportunidad perdida.

JUMP

No nos vamos a engañar, la trama argumental de JUMP Force no es el máximo de sus reclamos, pero eso no exime a Spike Chunsoft de no haber puesto mayor énfasis en elementos como las animaciones de los personajes más allá de los combates.

Dicho de otro modo: el despliegue realizado por ofrecer unos diseños lo más resultones posibles se derrumba cuando aparecen expresiones y gestos que nos llevan a generaciones pasadas.

JUMP Force da a los fans lo prometido: un festival de personalidades, técnicas y destrucción que cualquiera puede disfrutar.

Hay otros problemas, claro, como los tiempos de carga. Puede pasar un minuto entre que fijas tu equipo y que se inicia la ronda. Y cuando el sistema de juego está enfocado a que hagas muchas misiones seguidas, supone un problema.

JUMP Force no es perfecto, ni mucho menos. Su espacio social es tan innecesariamente grande que en la mayoría de los casos parece vacío, y perderse por él es algo que solo merece la pena hacer una única vez. Sobre todo cuando al final lo que haremos será ir directos hacia las misiones para que nuestros personajes desbloqueen contenidos, continúen la historia y -sobre todo- suban de nivel.

Umbras Base 1

A lo que hay que sumar un elemento añadido. Si bien la presencia de algunos personajes como Light Yagami y Ryuk de Death Note es meramente anecdótica, más allá de los diálogos no queda realmente patente la identidad y el modo que los personajes realmente tienen un impacto en la historia o el juego más allá de los escenarios de combate.

Estamos de acuerdo en que nuestro personaje, el nuevo héroe al que nosotros bautizamos y daremos forma, es el verdadero protagonista. Pero JUMP Force no termina de despegar como tributo a las obras implicadas en un juego destinado a consagrar los 50 años de la publicación nipona.

La opinión de VidaExtra

A la hora de jugar, JUMP Force es el crossover de héroes del Weekly Shonen JUMP más explosivo jamás hecho. Y es necesario insistir en que, en este aspecto, Bandai Namco ha cumplido con todo lo anunciado y prometido. Ver cómo se desarrollan los combates es una maravilla, un verdadero festival en el que cinco generaciones de héroes y villanos exhiben lo mejor de sí mismos y -a la vez- un juego que irradia identidad propia.

Pero si quieres ir más allá de su propuesta de lucha, lo cierto es que Spike Chunsoft no ha conseguido transmitir esas mismas sensaciones de manera homogénea al resto de la propuesta: animaciones a las que les falta un hervor, una trama en la que se podía haber aprovechado un poco más el carácter y la variedad de los personajes o un espacio social más cómodo y organizado.

El crossover de manganime más explosivo, pero le falta ese nivel de excelencia que se espera de un juego que conmemora el 50 aniversario del Shonen JUMP

Al final, uno acaba preguntándose si en JUMP Force se ha puesto toda la carne en el asador, o hemos regresado a esos tiempos en los que un juego de anime sólo podía ser realmente disfrutado por los más fans más devotos. Afortunadamente, en este caso, su apartado de lucha lo compensa. Y es la que de verdad nos tiene que importar.

JUMP

JUMP Force es ese juego al que le dedicas una cantidad ingente de horas a base de mejorar tu personaje, desbloquear contenidos, superar la historia y completar la barbaridad de misiones fijadas y de eventos.

Quizás su pecado sea que le falta ese nivel de excelencia en todos sus aspectos que se espera del juego que conmemora el 50 aniversario del Shonen JUMP, pero lejos de hacerse rutinario -y pese a sus tiempos de carga- al final uno siempre acaba echando más partidas de las que tenía pensadas inicialmente. Y eso en un juego de lucha es absolutamente esencial.

JUMP Force

JUMP Force

Plataformas PS4, Xbox One y PC
Multijugador
Desarrollador Spike Chunsoft
Compañía Bandai Namco
Lanzamiento 15 de febrero de 2019
Precio 59,90 euros

Lo mejor

  • Combates apoteósicos en escenarios completamente destruibles
  • La selección de personajes y licencias y su renovado aspecto
  • Un sistema de combate fluido y sencillo de entender

Lo peor

  • Un trubuto al legado de Shonen JUMP que no consigue la excelencia
  • El modo historia debería estar más pulido
  • Su espacio social es innecesariamente grande

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir