Publicidad

Análisis de Mafia: Definitive Edition, un remake que tiene el reto de respetar un clásico a la vez que mejorarlo
Análisis

Análisis de Mafia: Definitive Edition, un remake que tiene el reto de respetar un clásico a la vez que mejorarlo

Nuestras primeras impresiones sobre Mafia: Definitive Edition no podían haber sido más positivas cuando le echamos el guante el pasado mes de agosto y jugamos no pocas horas a su campaña principal. Respecto al clásico Mafia de 2002, el salto era espectacular y todo parecía ir perfecto, salvo leves fallos.

Por desgracia, ya con la versión final y bastantes más horas por delante, han quedado más patentes esas impurezas, viendo cómo no se han corregido la inmensa mayoría. Y eso que, pese a estos bugs y glitches, no deja de ser la celebración de una joya de inicio del siglo XXI que todo fan de la temática de gángsters debería jugar, pese a que algunos sigamos prefiriendo Mafia II.

Respetando y potenciando la historia de Mafia

Mafia

Lo más importante que hay que saber a la hora de afrontar un juego como Mafia: Definitive Edition, es que Hangar 13 ha sido muy respetuoso con la obra original, modificando lo justo ciertas escenas sin que pierdan su esencia, ganando, por lo general, con el cambio. Hay decisiones más cuestionables, eso sí, al fin y al cabo hablamos de un juego de culto de 2002, como por ejemplo el cambio de Tommy Angelo al llegar por primera vez al bar de Don Salieri para cobrar su primer sueldo.

Ya el clásico de Illusion Softworks era muy cinematográfico en ese sentido, para enfatizar una historia que nos conquistaba desde el inicio, como era ver a un taxista convertido en mafioso por caprichos del destino, hasta que decide buscar una salida para escapar de esa espiral delictiva tan peligrosa con la ayuda del detective Norman, años más tarde. Esto sigue igual de atractivo. Incluso más.

Y es que no se pueden obviar los 18 años de diferencia entre ambos Mafia, donde hay un salto tremendo a nivel gráfico respecto al original, como es lógico. Esa apuesta cinematográfica ha salido ganando claramente en la actualidad, donde ahora resulta más fácil si cabe empatizar con todos sus protagonistas, con ese Tommy como maestro de la función al ser el personaje que controlamos.

Cualquiera que haya jugado a la obra clásica verá cómo sus recuerdos se han potenciado y mejorado con esta puesta al día que no ha descuidado ni un ápice qué es lo que hizo tan grande a aquel Mafia. De hecho, hasta su escena de introducción es exactamente un calco de la de 2002, pero con todas las bondades a nivel técnico que ofrecen los sistemas actuales, también en cuanto a sonido se refiere, con una banda orquestada de mayor calidad. Personalmente, se me siguen poniendo los pelos de punta con su banda sonora. De las mejores del género.

Además, ahora Lost Heaven se muestra más viva que nunca y con un encanto que entra claramente por la vista, con edificios que simulan algunos de los más emblemáticos de varias ciudades estadounidenses de la época, junto con otros paisajes a las afueras dignos de mención, como toda esa parte de la presa.

La historia respeta aquella evolución de taxista a mafioso por parte de Tommy y la estructura en forma de misiones encadenadas, siendo nuevamente una aventura que engancha por su trama, pese a que haya momentos donde el pico de dificultad (en modo Clásico) se dispare una barbaridad, como cierta persecución en la granja por parte de un vehículo armado de la policía... Porque sí, también respeta su dificultad original, si así lo deseamos. Y no faltarán los botiquines.

Mejorando (casi) todos los recuerdos de un clásico

Mafia

Las mejoras de Mafia: Definitive Edition no se quedan en la superficie, como era de esperar, habiendo mencionado algunas en nuestro adelanto del mes pasado. Así por ejemplo, contamos con unas señales de tráfico dinámicas y de lo más sutiles que aparecen cuando trazamos una ruta, para no depender tanto de consultar el minimapa inferior o el propio mapa en sí desde el menú de pausa.

Atrás queda aquel radar con escasa información, aunque haya echado en falta dejar un mapa semitransparente como sí sucedía en el original. Ahora bien, lo importante es que en todo lo relativo al control, ha experimentado igualmente diversas mejoras, siendo una delicia pilotar un bólido de carreras o trepar por distintas paredes cuando estamos huyendo de la policía. Sigue teniendo sus limitaciones, claro está, aunque parezca un juego de mundo abierto, pero sin duda se muestra más vivo y el chute de nostalgia es brutal al potenciar los recuerdos.

Ha ganado también en cuanto al sistema de combate cuerpo a cuerpo, donde ahora contamos con una esquiva ligeramente similar a la usada por Rocksteady en los Arkham de Batman. Todo resulta más básico, eso sí, siendo fácil pillarle el punto y salir airoso de ese tipo de reyertas con bates de béisbol o cuchillos. Y de igual modo, las escenas con disparos han sufrido otros cambios, contando ahora con un sistema de coberturas y de una rueda de selección de armas radial, con un máximo de dos armas de fuego, sin contar granadas o molotovs caseros, claro.

Por supuesto, hay que respetar la ley e intentar vigilar a la policía para que no nos pille con un arma desenfundada, o conduciendo por las calles con exceso de velocidad. Si queremos que sea estricto, lo seguirá siendo. Aparte que la policía será dura en cuanto a las persecuciones se refiere, por mucho que, cuando vayamos más rodados, sepamos de qué pie cojean y nos resulte más fácil despistarlos. O incluso realizarles un contraataque a punto de esposarnos.

Sigue siendo un Mafia francamente divertido si vamos a por la historia, pero que también ofrece alicientes de peso si nos decantamos por el juego libre, que se desbloquea al completar la primera misión. Ahí nos espera otro tipo de aventura, puesto que habrá que investigar para descubrir dónde se encuentran las misiones secretas, activadas desde cabinas de teléfono. Y aquí no faltarán, por supuesto, otro tipo de carreras para conseguir coches especiales (el llamado Crazy Horse es una bestia parda) u otras misiones con tiroteos de por medio, como en un banco.

Pero arrastra bugs y glitches incomprensibles

Mafia

Sin embargo, no todo es perfecto, por desgracia. Cuando 2K Games anunció hace tiempo su desarrollo a cargo de Hangar 13, me temí lo peor, puesto que son los responsables de Mafia III, que salió al mercado repleto de bugs que empañaron, por otro lado, un trabajo meritorio para insuflarle más vida a la trilogía de Mafia.

En la beta me había topado con problemas insignificantes, pero en esta versión final la lista de bugs y glitches se disparó hasta lo ridículo e incomprensible, rompiendo la magia en un montón de situaciones: desde no abrirse una puerta para activar una escena hasta ver cómo caía una furgoneta (literalmente) desde el cielo. He visto de todo. Algunos civiles levitando a un metro de altura, enemigos muertos cuyo cuerpo no para de tener convulsiones... Hasta mi propio coche quedó semi-enterrado en el asfalto al bajar un momento a comprobar un muro.

La IA de los habitantes de Lost Heaven también hace aguas, circulando de modo errático a poco que salte alguna variable, como ver cómo bajan los pasajeros del tranvía, provocando algunos atascos con cierta facilidad. Son aspectos, en su mayoría, que bien se pueden corregir de cara a un parche posterior, pero viendo lo que sucedió con Mafia III, tampoco podemos dar nada por sentado, que su "Definitive Edition" provocó un downgrade temporal en PS4 Pro y Xbox One X.

Es una lástima, porque las sensaciones que nos había dejado Mafia: Definitive Edition rozaban el sobresaliente, soñando con un remake a la altura de todo un clásico del género. Pero es imposible perdonarle esta clase de errores, por mucho que se siga disfrutando su historia en líneas generales si hacemos la vista gorda.

Además, hay juego para rato, porque ahora contamos con una mayor variedad de coleccionables, desde varios tipos de tebeos, tabaco, carteles de los criminales más buscados y medio centenar de zorros misteriosos... Sin olvidar, por supuesto, el tiempo que nos llevará completar el resto de misiones secretas del juego libre.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, Mafia: Definitive Edition no es un remake tan brillante como habíamos soñado tras el primer adelanto del pasado mes de agosto, pero nos gustaría creer que Hangar 13 podrá corregir todos esos bugs y glitches para que el nombre de este clásico siga por todo lo alto. Que es un juegazo, por lo demás.

Mafia

Mafia: Definitive Edition

Plataformas Steam, PS4 (versión analizada) y Xbox One
Multijugador No
Desarrollador Hangar 13
Compañía 2K Games
Lanzamiento 25 de septiembre de 2020
Precio 35,90 euros

Lo mejor

  • Revisitar Lost Heaven, más bonita que nunca
  • El enorme atractivo de su trama
  • Su BSO y temas clásicos del jazz
  • Respeta el original, pero lo mejora

Lo peor

  • Aunque los bugs y glitches afean la experiencia
  • Que no haya un remake de Mafia II

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios