Publicidad

Los modelos de suscripción de juegos al estilo Netflix siguen creciendo, y el miedo de algunos desarrolladores también

Los modelos de suscripción de juegos al estilo Netflix siguen creciendo, y el miedo de algunos desarrolladores también
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

Nunca ha sido tan fácil y barato ser jugador. Muchos de nosotros nos hemos criado con uno o dos juegos al año y algún fin de semana de alquiler, pero la situación a día de hoy es completamente distinta. Lo que antes te gastabas en esos dos juegos es lo mismo que ahora inviertes al año en servicios como Game Pass por acceso a cientos de juegos.

Que eso es bueno para los jugadores y una formidable estrategia para los que la ofrecen es, al menos por ahora, impepinable. Pero que también lo sea para los desarrolladores es una duda que no ha dejado de crecer desde que echasen a rodar.

La comparativa frente a la música y el cine

En una reciente entrevista a Business Insider, un desarrollador anónimo ha querido poner sobre la mesa el miedo de la industria a caer en problemas como los que ya ha vivido la música y el cine. Según comenta este ejecutivo, otros medios ya han esclarecido en qué posición deja eso a los creadores.

"Lo que ha ocurrido con otras industrias es que se firman grandes cheques durante un tiempo hasta que la plataforma ya no necesita a los creadores de contenido. Ese cheque puede parecer bueno ahora, pero puede no parecerlo tanto de aquí a cinco años".

El problema sobre el que abrir el debate está en qué ocurrirá cuando esos servicios sean lo suficientemente grandes para que la gran mayoría de usuarios no entienda otro modo de consumo. En ese momento el servicio de suscripción dejará de necesitar a los creadores y serán ellos los que precisen su inclusión en los catálogos para poder asomar la cabeza entre el público.

"Es una oferta que no puedes rechazar. Simplemente nos ajustamos al nuevo paradigma. Tenemos que asegurar nuestro margen de beneficios por adelantado. Si hacemos un juego para Game Pass, tendremos que crearlo en base a esos márgenes".

Las declaraciones de este ejecutivo anónimo, que prefiere no revelar su nombre o puesto por estar precisamente en relaciones profesionales con este tipo de servicios, llegan días después de que Phil Spencer volviese a reiterar los buenos números de Game Pass.

Según los datos de Microsoft, el dar a conocer nuevos juegos y franquicias acaba provocando que los jugadores se interesen por otros títulos del género o ese estudio en concreto mediante compras en la tienda.

Gamepass

Hay más voces que plantean la misma duda (y otras que la refutan)

El comentario se se suma a otras voces que ya hemos escuchado con anterioridad, esta vez de nombre propios de la industria. Fred Wester, ex CEO de Paradox Interactive sin ataduras que le limiten a la hora de exponer su opinión, comentaba a mediados del año pasado una visión similar.

“Lo que debes tener en cuenta ahora es que, cuando la gente te tira dinero a ti, en tres años el péndulo se balanceará hacia el otro lado y te verás golpeando la puerta de Microsoft diciendo “por favor, déjanos entrar otra vez” (...) si te vendes ahora porque has recibido 10.000 dólares en efectivo en tu mano, no creo que vayas a pasar por un buen momento de aquí a tres años. Esos tiempos no volverán”.

Por otro lado, desde Devolver Digital reflejaban una situación similar desde su posición como distribuidora. Graeme Struthers, co-fundador de la editora, declaraba hace unos meses que "el mundo de las suscripciones es una preocupación".

"Y somos activos en estas áreas, así que no podemos simplemente quedarnos  a un lado y quejarnos. Game Pass, PlayStation Plus, y Apple Arcade son  servicios en los que estamos participando. Uno no puede evitar  preguntarse si esto llevará a una situación en la que hay tanto  contenido que te quedas fuera. Eso es lo que no nos deja dormir por la  noche".

Parte de lo necesario para equilibrar esa balanza y no sufrir lo que muchos artistas musicales ya han denunciado, está en acercar a los desarrolladores los números reales que se extraen del consumo de sus juegos como herramienta negociadora.

Por su parte, otros habituales del ecosistema Xbox como Playdead reconocían que “es la primera vez que hay algo que realmente se considera justo para los desarrolladores”. Por su parte, Microsoft asegura que no tienen “la intención de ofrecer un servicio en el que tengas todo el contenido”. La dualidad sigue siendo clave a día de hoy a diferencia de, por ejemplo, Spotify.

“Esto está destinado a ser un complemento en el ecosistema. No vemos un futuro en el que las suscripciones sean dominantes. Vemos un futuro en el que los consumidores tengan la opción de elegir entre una suscripción y una compra, donde exista un ecosistema mixto porque es lo que quieren los consumidores y lo que quieren los desarrolladores”.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios