Ocho mujeres más se suman a la demanda por discriminación contra PlayStation y su ambiente hostil hacia ellas

Ocho mujeres más se suman a la demanda por discriminación contra PlayStation y su ambiente hostil hacia ellas
87 comentarios

A finales de noviembre del año pasado una demanda era presentada en California contra PlayStation. Emma Majo, antigua analista de seguridad de la compañía, realizaba duras acusaciones respecto a supuestos casos de discriminación de género. No solo señalaba su experiencia personal, sino que el texto reclamaba que más mujeres empleadas de Sony se sumasen a la causa.

Ahora, ocho mujeres más han alzado la voz y han declarado haber sufrido trato sexista durante su estancia en PlayStation. La información revelada por Axios apunta que este grupo se ha unido a la demanda presentada por Majo contra Sony. Entre ellas, encontramos tanto a una trabajadora actual como varias que ya no forman parte de la plantilla.

En sus declaraciones describen a PlayStation como un lugar de trabajo con una cultura hostil hacia las mujeres. El grupo desvela una gran variedad de comportamientos sucedidos en las oficinas de PlayStation de los Estados Unidos, incluyendo comentarios denigrantes, insinuaciones inoportunas, falta de atención a su trabajo o a sus ideas y especialmente el hecho de que a las mujeres les resulta especialmente complicado ascender en sus puestos.

Una de las implicadas es Marie Harrington, la cual ha formado parte de Sony durante más de 16 años. Harrington explica que se ha repetido constantemente la falta de mujeres en puestos de relevancia, lo cual se evidenció durante una sesión de evaluación. Alrededor de 70 hombres fueron considerados para ser ascendidos frente a apenas cuatro mujeres.

Kara Johnson, otra antigua empleada de Sony, asegura que "creo que Sony no está preparada para manejar adecuadamente los ambientes tóxicos". De hecho, Johnson aclara que 10 mujeres dejaron sus puestos en la oficina de Rancho Bernardo, California, en los cuatro meses anteriores a su marcha.

Johnson intentó poner remedio a la situación según una carta compartida por ella y que fue dirigida a las empleadas de Sony cuando dejó la compañía en enero. En ella recoge múltiples intentos por notificar a sus superiores las situaciones de discriminación de género, contra mujeres embarazadas y una reticencia por parte del responsable de recursos humanos para actuar contra estos hechos.

La respuesta de Sony

La compañía japonesa no ha respondido a las acusaciones nuevas realizadas contra ella, pero sí que realizó su propio movimiento hace unas semanas. Sony presentó una propuesta a la corte para desestimar la demanda inicial de Emma Majo, alegando que las "reclamaciones generalizadas de acoso de Majo se basan únicamente en acusaciones inapelables de actividad de personal común y corriente".

Una audiencia sobre todas estas reclamaciones no tendrá lugar hasta el mes que viene, como pronto. Todo ello sucede en plena vorágine de escándalos en Activision Blizzard por situaciones similares, incluyendo una demanda por la muerte de una trabajadora.

Temas
Inicio