Publicidad

¿Por qué Activision Blizzard despedirá a 800 trabajadores si ha cerrado 2018 con unos beneficios históricos?
Industria

¿Por qué Activision Blizzard despedirá a 800 trabajadores si ha cerrado 2018 con unos beneficios históricos?

Publicidad

Publicidad

Activision Blizzard acaba de publicar su informe financiero, y pese a que sus befeficios obtenidos en 2018 han supuesto un hito histórico, las previsiones de cara a este año obligarán a la compañía a realizar una reestructuración que supondrá el despido del 8% de su actual plantilla.

De hecho, tal y como se informa desde Kotaku -y como se esperaba- los despidos en Activision, Blizzard, King y otros estudios asociados como High Moon han comenzado a efectuarse a lo largo del día 12 febrero, coincidiendo con el informe trimestral. 

Como referencia, se estima que esta reestructuración afectará a aproximadamente 800 de los más de 9.000 empleados con los que Activision Blizzard contó el pasado año.

En este aspecto, Bobby Kotick, presidente ejecutivo de la compañía, incide en que, pese a que los beneficios de Activision Blizzard han sido los mejores hasta la fecha, la reestructura -que también afectará a la cadena de liderazgo- estará centrada en mejorar sus licencias clave, los contenidos de cara al jugador y, a la vez, abordar nuevas oportunidades e iniciativas.

Si bien nuestros resultados financieros para 2018 fueron los mejores en nuestra historia, no nos dimos cuenta de todo nuestro potencial. Para ayudarnos a alcanzar nuestro máximo potencial, hemos realizado una serie de cambios importantes en el liderazgo. 
Estos cambios nos deberían permitir alcanzar las muchas oportunidades que nuestra industria nos brinda, especialmente con nuestras poderosas franquicias, nuestras sólidas capacidades comerciales, nuestras conexiones digitales directas a cientos de millones de jugadores y nuestros empleados extraordinariamente talentosos 

Entonces, ¿en qué situación se encuentra  la compañía para tomar esa delicada decisión y a quiénes afecta este nuevo enfoque

La prioridad: potenciar las licencias clave

Dado el contexto actual, para Activision Blizzard la prioridad de la compañía es reforzar sus grandes franquicias  y evaluar el futuro de otras áreas e iniciativas que no han terminado de despegar.

En este sentido, se espera que títulos como Call of Duty, Candy Crush, Overwatch o Warcraft vean cómo el tamaño de sus respectivos  equipos de desarrollo crece aproximadamente un 20%.  

Por parte de Call of Duty, por ejemplo, se ha adelantado que la entrega que llegará este año de manos de  Infinity Ward estará arraigada a la historia de la saga, confirmándose además (vía VG247) que contará con una campaña así como nuevas funciones de cooperativas y una gran experiencia multijugador.

Dicho de otro modo: estos despidos, así como la propia reestructuración de la compañía,  no afectará a los equipos de desarrollo de juegos.  Es más, la intención es que éstos recibirán nuevos y mayores recursos.

Activision1

Entonces, ¿quíenes se verán afectados por estos recortes laborales? Según se indica en PC Gamer, los despidos se han centrado precisamente en aquellas áreas que no guardan relación con el desarrollo de juegos, lo cual incluye -entre otros- los departamentos de publicación o las divisiones de eSports. 

Una decisión muy complicada que intenta poner en perspectiva el presidente de Blizzard, J. Allen Brack, a través de una nota firmada por él mismo y que obtuvo Kotaku: 

En los últimos años, muchos de nuestros equipos que no son de desarrollo se expandieron para satisfacer diversas necesidades. Los niveles actuales de personal en algunos equipos no son proporcionales a  nuestra lista de lanzamientos actual. Esto significa que necesitamos reducir algunas áreas de nuestra organización. 
Lamento compartir que hoy nos separaremos de algunos de nuestros colegas en los Estados Unidos. En nuestras oficinas regionales, anticipamos evaluaciones similares, sujetas a los requisitos locales. 

En relación a esto último, es importante tener en cuenta el enorme despliegue que Activision Blizzard ha realizado de cara a reforzar los eSports: no solo a través de Call of Duty, que también, sino sentando cátedra de cara al jugador profesional con la muy ambiciosa Overwatch League.

Sin embargo, y según indica el propio Kotick, el objetivo común de este conjunto de medidas es bastante simple:  

Acelerar el ritmo y la calidad del contenido para sus comunidades de jugadores y [para apoyar] una serie de nuevas iniciativas de productos 

Un objetivo que tambien comparte Brack, de Blizzard. Centrar la compañía en dar soporte a los juegos dándole la mayor prioridad a los equipos de desarrollo.

Es fundamental que prioricemos el desarrollo de productos y aumentemos la capacidad de los equipos que realizan este trabajo para servir mejor a nuestra comunidad de jugadores. 
También debemos evolucionar operativamente para proporcionar el mejor soporte para productos nuevos y existentes 

Con todo,  los despidos en Blizzard se tendrían que llevar a cabo ofreciendo a sus exempleados el mejor trato posible dentro de las circunstancias. Según la carta firmada por Brack, se promete a los afectados un paquete integral de indemnización por despido, incluyendo cobertura sanitaria, asistencia para la colocación laboral y  bonos de participación en las ganancias del año anterior. 

No hay manera de facilitar esta transición para los empleados afectados, pero estamos haciendo todo lo posible para apoyar a nuestros compañeros. 

El calendario de Activision Blizzard en 2019

Los títulos de Activision Blizzard son rentables. De eso no cabe duda. Sólo la trilogía de Crash, la cual fue publicada en PS4 y el año pasado en Xbox One, Switch y PC, obtuvo más 10 millones de copias vendidas. Y el éxito de Call of Duty está más que comprobado.

Sin embargo, muchas de sus sagas clave se han quedado estancadas. Según los datos oficiales del informe, sólo Blizzard ha mantenido  35 millones de usuarios activos al mes durante el pasado trimestre. Y mientras que Overwatch y Hearthstone han mantenido sus cifras estables, World of Warcraft ha sufrudo una bajada de jugadores tras el lanzamiento de Battle of Azeroth.

CallofDuty

Con todo, el último cuatrimestre de Blizzard supuso un incremento de los beneficios del  15% con respecto al año pasado. 

Pero claro, ahora mismo Activision Blizzard se enfrenta a muchos frentes abiertos a la vez. La pérdida amistosa de Bungie ha trastocado los planes de la compañia de cara a este año, así como su sonora fuga de cerebros y la mala acogida de un Diablo Immortal que está por llegar a móviles tampoco ayuda. 

También merece la pena considerar que Apex Legends, el nuevo Battle Royale de Respawn, es una amenaza directa al Blackout de Call of Duty: Black Ops 4.

Ahora bien, pese a las expectativas pesimistas de cara a 2019, Activision tiene varios ases en la manga que le pueden reportar sorpresas. Empezando por nuevas licencias como el inminente Sekiro: Shadows Die Twice, y dejando para más adelante dos apuestas sobre seguro como son Warcraft III Reforged y el esperado remake de Crash Team Racing.

Esperemos que los afectados no tarden en volver a posicionarse en un proyecto que les apasione y que estas nuevas medidas sirvan para beneficiar a los empleados y a los jugadores por igual.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir