Compartir
Publicidad
Stadia ha logrado que me replantee mi afán de coleccionista de videojuegos en formato físico
Industria

Stadia ha logrado que me replantee mi afán de coleccionista de videojuegos en formato físico

Publicidad
Publicidad

Siempre he sido bastante escéptico con el juego en streaming y la reciente prueba con PlayStation Now en PC no logró que mejorasen mis sensaciones. Pero Google ha conseguido con la presentación de Stadia que me empiece a replantear todo lo que pensaba sobre este tema y lo espere con muchas ganas.

No es solamente que no estemos atados a un sistema predeterminado, como suele ocurrir en otros servicios en streaming (salvo pequeñas excepciones), sino que viene acompañado de varias funciones sumamente interesantes y todo ello con una potencia sin igual. El futuro de los videojuegos, se podría decir.

Aceptando la realidad que se nos viene encima

200319 Stadia 01

Mal que me pese, por mucho que defienda el formato físico, lo digital sigue ganando adeptos a cada año que pasa y ya está completamente normalizado. La primera vez que tuve que empezar a aceptarlo a regañadientes fue con el sensacional catálogo exclusivo que tuvo Xbox Live Arcade en Xbox 360, porque de aquellas todo lo que salía ahí lo hacía en ese formato intangible.

Poco a poco, ese servicio junto con Steam o PlayStation Network, lograron que diese el salto a las bibliotecas digitales. O al menos, hasta cierto punto, porque a día de hoy aún sigo esperando a veces a que se confirme la versión en formato físico del éxito de turno en digital, como el caso de The Messenger.

Las ofertas en digital, mucho más agresivas que las que están en físico, también han logrado que vaya cediendo cada vez más. Hace días, sin ir más lejos, compré Vampyr en Xbox One por 15 euros tras ver lo lento que baja su precio en físico, donde ha llegado a estar sin stock en no pocas ocasiones, para más inri.

En este sentido, Xbox Game Pass está siendo uno de los principales responsables de este cambio, donde pasamos por completo al Netflix de los videojuegos, pese a no ser precisamente un servicio en streaming, sino más bien por pagar una cuota simbólica para contar de golpe con un catálogo de juegos envidiable.

Han sido diez años de transición donde he tenido que ir aceptando que lo digital es el futuro, al igual que me ha pasado con la música (sigo coleccionando CD y Blu-Ray, pero he acabado abrazando portales como Bandcamp), y ahora no me queda más remedio que hacer lo propio con el streaming por mucho que me siga aterrando la idea de no "poseer" lo que compre. Depender más de Internet.

Stadia suena demasiado bien para ser cierto

200319 Stadia 02

Como dije al principio, era bastante escéptico con esta tecnología. PlayStation Now me demostró que ha llegado tarde y mal al resto de territorios, mientras que Antstream, por muy atractiva que me resulte la idea de rejugar clásicos del siglo pasado, necesita mejorar en cuanto a rendimiento visual y de latencia.

Con Stadia eso no va a suponer un problema, según Google, pero si algo me atrae poderosamente es el hecho de que podremos jugar a cualquier título actual, como Assassin's Creed Odyssey, al máximo de su potencia (4K a 60 fps) desde cualquier dispositivo. Porque una cosa es que para mí los gráficos sean un aspecto secundario, pero si puedo elegir tampoco voy a descartar este tipo de dulces...

Hay que tener en cuenta que no ha pasado ni un año desde que compré un portátil más actual porque mi PC de sobremesa se estaba quedando algo cojo con ciertos juegos y que lo que plantea precisamente un servicio como Stadia es que me olvide completamente de renovar mi equipo, que me despreocupe por completo de esos gastos, ya que gracias al streaming tan solo dependo de la conexión y unos requisitos mínimos para usar el navegador Chrome. Y esa idea me flipa.

Pienso en el partido que le podría sacar en el futuro a mi Surface, donde hasta ahora aprovechaba su naturaleza híbrida y portátil para títulos de poca exigencia, como Wargroove, y se me cae la baba, porque esta vez sí que podría correr los juegos en calidad Ultra. Hasta la fecha, siempre priorizaba consolas frente a PC, pese a tener todos los dispositivos del mercado, por mera comodidad, pero con Stadia estoy convencido de que cambiaría el chip... siempre y cuando el precio de los juegos (o suscripción) vaya acorde, que todavía es una incógnita...

Tampoco es que vaya a dejar de lado el formato físico, eso jamás, pero sí llegar a repartirlo más con lo digital. Y aún falta por ver el potencial de Microsoft con su prometedor Project xCloud de cara al E3 2019... Cuantas más alternativas, mejor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio