Publicidad

He pasado el fin de semana intentando revivir el vicio a Time Crisis con una pistola GunCon, pero no ha sido nada fácil
Juegos Retro

He pasado el fin de semana intentando revivir el vicio a Time Crisis con una pistola GunCon, pero no ha sido nada fácil

Publicidad

Publicidad

Uf, me merendaba ahora mismo un Time Crisis y me quedaba a gustísimo. ¡Oh, espera! Una tarde de vicio al Point Blank… Aquí están guardados una PSX con todos sus cables, ambos juegos con su caja inmaculada y una flamante GunCon. Una lástima que no tenga una tele de tubo.

Nada bueno puede salir de un pensamiento así un sábado por la tarde. Así que ya sea por pena, por las risas, por empatía o curiosidad, acompañadme en mi caída a un pozo de lamentos en una espiral de nostalgia, foros abandonados, proyectos de Kickstarter y lágrimas. Muchas lágrimas.

Guncon

Añorando tener una recreativa en casa

Desconozco cómo llegué a ese punto y qué lo motivó, pero ahí estaba yo, saltando de foro en foro a través de enlaces con demasiados años como para acabar llevando a algo bueno. El caso es que yo tenía muchas ganas de Time Crisis -con énfasis en el muchas ganas- y cruzarme con gente con el mismo deseo no estaba facilitando las cosas.

Los llantos sobre cómo Namco había abandonado sus pistolas de plástico para PlayStation tras una tercera edición de su mítica GunCon en PS3 aún resuenan en los albores de internet y, como en el caso de los instrumentos de plástico que probablemente ayudaron a su desaparición, el retorno del periférico es una nube de rumores que nunca ha acabado de cuajar.

El último juego de la saga, Time Crisis 5, apareció en forma de recreativa para el mercado nipón allá por 2015 y, para encontrar algún atisbo de la franquicia en consolas, toca ir aún más atrás, hasta 2010 con el lanzamiento de Razing Storm en PS3.

La compañía se agarró hasta a las rarezas para intentar mantener viva la llama. Llegó a lanzar un juego para iOS que se podía controlar con otro dispositivo, a modo de pistola con una aplicación específica. Nada que ver con la experiencia original y tampoco algo que se convirtiese en la salvación de la saga.

La moda de las pistolas de luz

Para aquellos que os perdisteis esta maravillosa idea, las pistolas de luz eran un periférico que captaban en fracciones de segundo dónde estabas apuntando en la pantalla y reaccionaban al disparo. El invento, una idea con 70 años a sus espaldas, se convirtió en el protagonista de las salas arcade para dar paso a versiones caseras de la mano de casi todas las consolas.

Spectrum tuvo la suya, NES también y casi cada consola de aquella época que te venga a la cabeza tenía un cacharro similar, desde Megadrive hasta Dreamcast o la primera Xbox. Pero con permiso de todas ellas, y de la Zapper de Nintendo en especial, la gama GunCon de Namco se apoderó de la atención del mercado.

Por su precisión al disparar, incluso para poder matar a una mosca en pleno vuelo en uno de los minijuegos de Point Blank, la GunCon se convirtió en uno de esos periféricos que cualquier fanático de las recreativas debía tener.

Intercambiando el pedal que encontrabas en las máquinas de los salones por un botón en su lateral, juegos como Time Crisis permitián asomarte y esconderte a placer en los parapetos para protegerte de las balas. Disparando fuera de la pantalla, recargabas el arma para seguir eliminando masillas, jefes finales y luchando contra el crono.

El clavo en el ataud

Si nunca habéis tenido la oportunidad de probar un cacharro así, os aseguro que es tan divertido como suena. Tanto que las consolas, especialmente en el caso de las GunCon y PlayStation, se llenaron de títulos destinados a sacarle partido.

15 títulos basados en franquicias como Resident Evil, La Jungla de Cristal o Los Cazafantasmas aterrizaron en la primera PSX. A PS2 le siguió un número similar pero, en el caso de PS3, el catálogo de juegos compatibles descendió de una forma brutal por estar en el momento y el lugar equivocado.

El pack de pistola y el juego Time Crisis 4 tuvo la mala suerte de saltar del arcade a la consola en plena fiebre de los primeros años de Wii, y la novedad de Nintendo acabó merendándose al clásico de los tiros sin dejar ni los restos. Una tumba que acabó de cavar PlayStation Move, dispositivo compatible con dos de los tres juegos lanzados en la máquina.

"Teníamos pensado crear una nueva, sin cables. No lo llegamos a  realizar por la llegada de Move por las mismas fechas. Era inútil hacer algo que sólo serviría para un juego mientras que con Move puedes disfrutar de muchos".

La GunCon 3 fue la única pistola en saltar de las teles de tubo a las pantallas de plasma y LCD gracias a unos marcadores que se colocaban a izquierda y derecho del televisor, pero no tuvo nada que hacer en una revolución que ya había sido coronado por cámaras de detección y barras con sensores.

Las alternativas a la GunCon

Llegados a este punto uno podría imaginar que, aunque sea sin una pistola de luz pero sí con PlayStation Move, hay alguna forma de rejugar estos clásicos, pero nada más lejos de la realidad. Ni siquiera las triquiñuelas a base de emuladores, barras con sensor USB y el uso del Wiimote en PC han conseguido crear una experiencia potable para gozar de estos juegos.

Tras mucho bucear y encontrarme con pormenores sobre precisión, calibrado y accesorios, cualquier clavo ardiendo al que sujetarme se desvanecía en mis manos al saltar de un enlace a otro. Recurrir al ratón como pistola en el caso de PC, o a los juegos de Wii que intentaron mantener viva la moda, son las dos únicas opciones potables y medianamente accesibles a día de hoy.

La gran esperanza está ahora puesta en la realidad virtual, que en cierta forma ha mantenido un poco ese espíritu de los shooters sobre raíles con experiencias más o menos similares, pero siguen siendo un parche muy lejos de lo que uno podría llegar a esperar.

Por suerte aún quedan valientes con recursos capaces de darle la vuelta a la tortilla. El proyecto Sinden Lightgun de Kickstarter, una pistola compatible con pantallas LCD con un sistema similar al de la GunCon 3, podría tenernos jugando a los también rumoreados remakes de House of the Dead más pronto que tarde, pero por ahora lo único a lo que podemos agarrarnos es a la esperanza. Cruzad los dedos y no perdáis la fe. 

Ah, y si tenéis una tele de tubo guardadla como oro en paño. 

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios