Publicidad

La peor canción de un videojuego estaba en Resident Evil, da más risa que miedo y tiene una surrealista historia detrás

La peor canción de un videojuego estaba en Resident Evil, da más risa que miedo y tiene una surrealista historia detrás
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Visualiza esta situación. Estás en una mansión atestada de zombis, vienes de reventar cabezas y llevarte más de un susto y, de repente, toca descender a lo que la cultura popular nos ha enseñado como el peor lugar en el que estar en cualquier obra de terror: el sótano.

No ocurriría nada más allá de lo esperable a quienes jugasen la primera edición de Resident Evil para PlayStation o cualquier otra plataforma. Sin embargo, y para sorpresa de cualquiera, en la versión de Resident Evil Director's Cut lanzada dos años después sonaba esta canción.

La historia del compositor sordo que no era ni una cosa ni otra

Lo surrealista y cómico de la canción elegida tiene aún más tela que cortar. Tras su creación estaba, aparentemente, un famoso compositor sordo llamado Mamoru Samuragochi que acabó apodado como el Beethoven japonés

Lo sorprendente de toda esta historia es que el tiempo acabó destapando a Samuragochi como un fraude. Las composiciones no eran suyas, pertenecían a un compositor llamado Takashi Niigaki, y además este desveló posteriormente que ni siquiera era sordo

"Soy cómplice de Samuragochi porque continué componiendo tal y como él me pedía pese a saber que estaba decepcionando a la gente. Ya no puedo engañar más". 

Samuragochi acabó admitiendo que lo relatado por Niigaki era cierto y que, aunque tenía problemas de escucha, no cumplía con los requisitos legales para contar con un certificado de discapacidad que reconociese su sordera.

Con el tiempo muchos se han animado a intentar arreglar el tema recurriendo a cambios de instrumentos y reinterpretaciones de la composición. Nunca sabremos con certeza qué intención había realmente detrás de esta canción, pero al menos los arreglos han arrojado algo de luz sobre lo que en realidad deberíamos haber escuchado al bajar al sótano.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios