Publicidad

¿A qué jugábamos en 1983? Estos son los 13 mejores videojuegos clásicos de aquel año
Listas

¿A qué jugábamos en 1983? Estos son los 13 mejores videojuegos clásicos de aquel año

Publicidad

Publicidad

Retomamos nuestro viaje al pasado con esta retrospectiva que nos está sirviendo para recordar clásicos de los videojuegos y fórmulas de éxito que debutaron y se extendieron como la pólvora a lo largo del tiempo... hasta la etapa que nos sitúa.

En esta ocasión, nos toca ver qué juegos debutaron en 1983. Un año donde surgieron varios clásicos memorables aunque bajo un aspecto que no les hace honor a su nombre. Hay que dejarse llevar por la nostalgia y reconocerles su mérito, porque después acabaron pegando el pelotazo. ¿Sabéis cuáles fueron?

Manic Miner

Manic Miner Manic Miner (ZX Spectrum). También salió en Amstrad CPC, MSX, Commodore 64...

Siendo uno de nuestros favoritos de ZX Spectrum, toca empezar el repaso por los mejores juegos de 1983 con ese clásico llamado Manic Miner. Fue el primero de la saga protagonizada por Miner Willy (el segundo fue Jet Set Willy, una de las joyas de 1984), siendo un plataformas bastante exigente que, aparte de haber influenciado a otros juegos posteriores (VVVVVV, por ejemplo), destacó también por ser el primer juego de ZX Spectrum con música. Y lo creó Matthew Smith.

Track & Field

Track and Field Track & Field (Arcade). También salió en MSX, NES, ZX Spectrum... e incluso Xbox 360.

Track & Field es el aporreabotones deportivo por excelencia, el inicio de una saga legendaria para Konami en cuanto a juntanzas con los colegas se refiere para destrozar camisetas, mecheros y todo lo que se tercie. En sus inicios fue escueto en el número de pruebas (seis, donde no faltaron las míticas 100 metros lisos y salto de lontigud), pero gozó de buena variedad en sucesivas entregas, como el genial International Track & Field de 1996. El último capítulo salió en 2008 para DS, renovando su espíritu diez años después con Hyper Sports R en Nintendo Switch.

Food Fight

Food Fight Food Fight (Arcade). También salió en Atari 7800.

Food Fight es de esa clase de juegos que resultan toda una ironía, porque no entra por la vista como la comida, pero sí que nos proporciona una digestión de lo más sana gracias a ese espíritu arcade tan divertido. General Computer Corporation creó un híbrido entre Robotron: 2084 y Pac-man, donde era importantísimo no dejar que se derritiese el helado mientras devorábamo el resto de la comida del escenario, esquivando ya de paso a los cuatro chefs. Estuvo en el fallido Game Room de Xbox 360 y nunca tuvo secuela, pero curiosamente sí varios clones.

Elevator Action

Elevator Action Elevator Action (Arcade). También salió en MSX, Commodore 64, Amstrad CPC, NES...

Elevator Action fue uno de los primeros éxitos de la mítica Taito en la década de los 80. Destacó por su particular diseño de niveles, con distintos edificios de 30 plantas en los que había que llegar a la planta baja para salir de ahí pitando con unos documentos, como buenos espías. En 1994 contó con una secuela mucho más vistosa en recreativas y Saturn, hasta que ya en pleno 2011 se intentó su regreso con un estilo más desangelado y sin demasiada fortuna en PS3.

Jetpac

Jetpac Jetpac (ZX Spectrum). También salió en BBC Micro, ZX Spectrum Vega y Xbox 360.

El primer trabajo de Ultimate Play the Game, estudio que hoy conocemos como RARE, fue Jetpac. Y sí, es uno de los múltiples clásicos que se incluyeron en el fantástico RARE Replay. ¿Y de qué iba exactamente el juego? Pues, como su nombre dejaba entrever, controlábamos a alguien equipado con un jetpack (una mochila propulsora, vamos) cuyo objetivo era reparar constantemente su nave en cada fase, asegurándose que tuviese el suficiente combustible. Tuvo dos secuelas entre el mismo 1983, curiosamente, y 1990. Ya en 2007 contó con un remake para Xbox Live Arcade nada desdeñable bajo el nombre de Jetpack Refuelled.

Lode Runner

Lode Runner Lode Runner (Apple II). También salió en Commodore 64, IBM PC, ZX Spectrum, y un largo etc.

Lode Runner es un caso bastante atípico, porque a pesar de que triunfó en la década de los ochenta y gozó de una desproporcionada cantidad de entregas (incluso en los 90 y en una etapa más actual, donde recientemente se anunció un nuevo capítulo para PS4), se olvidó en seguida su importancia en esta industria puesto que fue uno de los primeros juegos con editor de niveles. Su mecánica, por otro lado, se alejaba de los típicos plataformas al hacernos pensar cada movimiento para que no nos atrapasen, destrozando el suelo, y así poder coger todo el oro de cada nivel. No podíamos saltar, además, de ahí lo complicado.

Gyruss

Gyruss Gyruss (Arcade). También salió en Atari 2600, Commodore 64, NES...

Konami ha tenido una trayectoria intachable dentro de los matamarcianos, por ello es fácil olvidarse de Gyruss al no haber enjevecido igual de bien que el resto y porque nunca tuvo continuidad. Lanzado un año después de Time Pilot, se salió totalmente del patrón reinante en los shoot 'em up, al introducir un efecto pseudo 3D para la nave y los enemigos. Como si en el clásico Galaga (1981, Namco) nos desplazásemos sobre un eje circular, pero sin la locura de Tempest (1981, Atari).

Spy Hunter

Spy Hunter Spy Hunter (Arcade). También salió en Atari 2600, ZX Spectrum, Commodore 64, Apple II...

Inspirado en las películas de James Bond, Spy Hunter fue un juego de Bally Midway muy popular a principios de los 80 al aunar dos cosas que gustaban mucho: la acción con los coches. Aquí lo de ser espía era lo de menos, ya que el protagonismo total recaía en el bólido, equipado con armas. Tuvo una secuela en 1987 hasta su renovación total en 2001, siendo su última entrega el prescindible Spy Hunter de 2012 para 3DS y PS Vita. Su película sigue sin llegar a buen puerto.

Xevious

Xevious Xevious (Arcade). También salió en Atari 2600, NES, Commodore 64, ZX Spectrum...

Si echamos un vistazo a la placa "Namco Galaga" del estudio nipón, donde creó precisamente el clásico antes citado Galaga de 1981, se ve una clara evolución a nivel gráfico con este Xevious, donde se usó la misma placa. El estilo de este matamarcianos, además, no era de pantalla fija, sino que tenía un scroll vertical y había que preocuparse de dos planos (aéreo y terrestre), como en Twinbee (1985, Konami). Gozó de varias entregas y revisiones, pero sin el mismo impacto.

Bomberman

Bomberman Bomberman (MSX). También salió en NEC, Sharp X1, NES, ZX Spectrum...

1983 no pudo ser un mal año cuando supuso el nacimiento de esta saga legendaria de Hudson Soft que aún sigue activa en la actualidad, gracias a Konami. Sin embargo, el primer Bomberman tenía un aspecto ligeramente distinto al que conocimos pocos años después con su expansión a nivel internacional, empezando por el aspecto de su protagonista, que parecía un granjero. Luego vino el toque robótico y esa estética tan colorida, siendo uno de los mayores exponentes de los party games en toda reunión que se precie con más gente.

Spelunker

Spelunker Spelunker (NES, 1985). Salió originalmente en Atari 8-bit en 1983, pasando por muchos sistemas.

Sin Spelunker no habría existido Spelunky, eso para empezar. Le debemos mucho a este clásico tan exigente de Tim Martin, donde explorábamos un montón de cuevas recogiendo dinero, llaves y gemas preciosas intentando no caer en sus múltiples peligros. Incluso hasta el salto más pequeño nos podía matar, lo que desquició a toda una generación. Sus múltiples remakes respetaron esa esencia.

Mario Bros.

Mario Bros. Mario Bros. (Arcade). También ha salido en Atari 2600, Apple II, NES y más consolas de Nintendo.

No fue la primera aparición del incombustible Mario (ese honor recae en el clásico Donkey Kong de 1981, aunque allí el fontanero bigotudo de Nintendo se llamaba simplemente "Jumpman"), pero sí que Mario Bros. fue el primero donde se destacó su nombre y le acompañó su hermano Luigi. Es, de lejos, el plataformas de la legendaria saga de la Gran N que peor ha envejecido debido a sus limitaciones y extremada simpleza. Pero es historia viva del videojuego.

Dragon's Lair

Dragon's Lair Dragon's Lair (Laserdisc). Salió en infinidad de sistemas de la época y hasta Nintendo Switch.

Si hablamos de juegos en vídeo para Laserdisc y con QTE (Quick-Time Event), es imposible que no se nos venga a la mente aquel Dragon's Lair de Rick Dyer y Don Bluth. Como si de un dibujo animado se tratase, teníamos que rescatar a la princesa dentro de un juego repleto de secciones de ensayo y error que requerían muchos reflejos y paciencia. Gozó de dos iteraciones más, aparte de probar fortuna (peor si cabe) con otros estilos, como plataformas en 2D e incluso una aventura en 3D en el año 2002 mediante Dragon's Lair 3D: Special Edition.

Hubo más juegos en 1983, por supuesto. Pero ahora es vuestro turno. Así que contadnos qué otros juegos os marcaron o creéis que deberían recordarse.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios