Publicidad

50 años de Konami, o cómo el gigante nipón no está aprovechando bien su 50 aniversario
Industria

50 años de Konami, o cómo el gigante nipón no está aprovechando bien su 50 aniversario

Publicidad

Publicidad

Konami es una de las grandes compañías de videojuegos nacidas antes de los 80 y para mí una de mis favoritas del siglo pasado. Cada año sacaba auténticas maravillas atemporales y en sus filas figuran sagas legendarias como Castlevania, Gradius, Metal Gear, Silent Hill o Suikoden.

Pero eso es cosa del pasado ya que su imagen se empezó a deteriorar en la última década, centrándose en su franquicia futbolera para aguantar el pulso con EA Sports y apostando, a su vez, por el mercado de los móviles y los pachislots para seguir obteniendo beneficios. Poco parecía importarle, aparentemente, que estuviese a punto de cumplir 50 años de historia.

Konami no se ha olvidado del todo del pasado

Konami

Y decimos aparentemente, porque este 2019 ha cambiado un poco su política de juegos anuales. Con la marcha de Hideo Kojima a raíz de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain todo se veía muy negro para los fans de la Konami de antaño, especialmente después de recibir en 2018 Metal Gear Survive.

Sin embargo, este año, el de su 50 aniversario, hemos visto cómo ha empezado a acordarse de su enorme legado. O al menos, parte de él.

Todo surgió el pasado 20 de marzo, a un día de celebrar su medio centenar de vida en esta industria, con esa noticia donde anunciaba tres colecciones muy especiales que recopilaban múltiples clásicos de los años 80 y 90, tanto de su etapa en recreativas como en consolas de aquellas épocas.

Konami se acordaba así de buena parte de sus Contra, de sus Castlevania y de algunos de los matamarcianos que salieron entre esas décadas gloriosas para la compañía nipona. Era un paso, a pesar de que hubiese notables ausencias en Castlevania Anniversary Collection, por ejemplo, al no abarcar el resto de títulos que salieron en la segunda mitad de los noventa.

Recientemente, eso sí, nos sorprendía otra noticia que incitaba más si cabe al optimismo: ver cómo se acordaba de la TurboGrafx-16 de NEC y Hudson Soft (estudio del que adquirió sus derechos en 2012). Porque ahí se incluyen varios clásicos de Konami, como Castlevania: Rondo of Blood, Gradius II o Snatcher. ¿Lo malo? Que hace poco supimos que no se venderá en España.

Vale, pero... ¿y qué hay de los nuevos juegos?

Konami

Viendo que en sus 50 años de historia no se ha olvidado del todo de su enorme legado, hay que pensar también en qué está haciendo en lo relativo a los nuevos juegos. Y aquí, aparte del eFootball PES 2020, que no falta a su cita cada año, lanzará Contra: Rogue Corps, la nueva entrega de su run & gun por excelencia... con un nuevo intento con la perspectiva en 3D.

Nada más sobre el horizonte, salvo en Japón, donde sigue sacando alguna que otra recreativa, como una nueva versión de Dance Dance Revolution. Y todo cuando se cumplen cuatro años desde la cancelación de Silent Hills, del que se celebra esta semana el quinto aniversario del debut de P.T. en PS4.

¿Es suficiente? Ni por asomo. Para una compañía de su larga trayectoria, esperábamos bastante más en su 50 aniversario, sin olvidar que la noticia de ese Contra no se cogió con el entusiasmo deseado al ver cómo iba a ser. Que igual acaba resultando ser un juego notable, pero por ahora genera dudas.

Duele más si cabe al ver que otros estudios han homenajeado a Konami de la mejor forma posible, desde la etapa primigenia de los Castlevania con el excelente Bloodstained: Curse of the Moon hasta su paso al género de los metroidvania con Bloodstained: Ritual of the Night, hasta ese guiño a los Contra (y Metal Slug, de Nazca Corporation y SNK) llamado Blazing Chrome.

Y mientras tanto, siguen las peticiones para pedir el regreso de Suikoden sin que Konami haga nada por ahora. ¿Habrá sorpresas antes de cerrar 2019?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir