PS5 esquiva la CBOMB y permite jugar a videojuegos digitales y físicos sin poseer una pila CMOS

PS5 esquiva la CBOMB y permite jugar a videojuegos digitales y físicos sin poseer una pila CMOS
8 comentarios

A mediados de este año, un importante hallazgo se produjo en los principales sistemas de Sony. Tanto PS3 como PS4 y PS5 poseen una batería que recibe el nombre de CMOS y sin ella se impide el correcto funcionamiento de todos los títulos de las consolas. Esto es debido a que esta pila proporciona una corriente a la placa base para mantener el reloj interno activo.

En el caso de que este componente desaparezca o se agote su uso tras una duración estimada de 10 años, la única forma de regular el reloj será tras conectarse a las tiendas digitales de cada uno de los sistemas. El problema reside en que no está asegurado que en el futuro las plataformas digitales del trío de consolas estén habilitadas y sin ellas, será prácticamente imposible jugar de forma normal.

Con todo, Sony arregló esta situación para PS4 hace un par de meses y mientras PS5 fue testeada para comprobar su viabilidad. El resultado no fue positivo en su momento, pero esto ha cambiado tal y como ha comprobado el usuario Hikikomori Media. Tras comprar una PS5, ha retirado la batería CMOS y ha realizado pruebas para comprobar si han habido mejoras.

El firmware con el que la PS5 es conectada a la corriente es el 21.01 y a partir de ese punto Hikikomori comienza a experimentar. En la anterior prueba, por ejemplo, Mortal Kombat 11 no superaba el 97% a la hora de instalarse en formato físico, por lo que era imposible jugar. En esta ocasión, el juego se ha instalado al completo y, más allá de las partidas online, es totalmente funcional.

Resident Evil 7 tampoco ha tenido problemas en físico, de la misma forma que la versión japonesa de Disaster Report 4: Summer Memories y Bloodborne. Si bien todos estos casos físicos funcionaron sin problemas, el mayor riesgo existe para los poseedores de una PS5 en formato digital, la cual no posee un lector blu-ray y restringiendo el uso de títulos físicos.

En este periodo de pruebas, Hikikomori conectó la consola a internet, se actualizó al firmware 21.02 (el más reciente) y descargó varios juegos. Una vez realizado el proceso, desconectó la PS5 de la red para crear un escenario real sin la pila CMOS.

Okage: Shadow King, un clásico de PS2, es jugable, pero presenta diversos problemas visuales durante la partida. Gravity Rush Remastered, en cambio, no presentó fallos e incluso permitió el desbloqueo de trofeos. Astro's Playroom y Hotline Miami también pudieron ser jugados sin complicaciones.

Sin embargo, las trabas las presentan los juegos vinculados a PlayStation Plus. Un candado junto al nombre indica que no se puede acceder a ese contenido, ya que es imprescindible permitir la conexión a PSN. Con todo, en la mayoría de casos PS5 se libra de este temido problema. Ahora tan solo resta PS3 por recibir una solución, que esperemos que llegue más pronto que tarde.

Temas
Inicio