Publicidad

20 años de Los Sims y sumando: nueve apasionados por la saga celebramos su legado (e imaginamos su futuro)
Simuladores

20 años de Los Sims y sumando: nueve apasionados por la saga celebramos su legado (e imaginamos su futuro)

Los Sims no es un juego al uso, y eso es uno de sus máximos atractivos. De hecho, es tan terriblemente entretenido ahora como lo fue hace 20 años, cuando supuso una verdadera revolución en los videojuegos. Un fenómeno que muchos hemos vivido (y vivimos) a lo grande.

El simulador de vida de EA y Maxis ha cautivado a cientos de millones de jugadores de todo el mundo, incluyendo a quienes no suelen dedicar su ocio al PC. Permitiéndonos decorar, construir y destruir, prosperar, comprar compulsivamente, realizar retorcidos experimentos sociales o, sencillamente, replicar nuestra vida en el juego y darle giros espectaculares.

A fin de cuentas, Los Sims son un lienzo en blanco que podemos pintar con un fino pincel o con brocha gruesa, según nos dé.

Y pese a que, como juego, es una puerta a otra realidad, su mero planteamiento es pura fantasía: en Los Sims podemos ser, literalmente, lo que queramos. Quién queramos.

El vecino perfecto o el trol del barrio. Podemos crear la casa de nuestros sueños y regodearnos todo lo que queramos con los detalles, irnos de fiesta con otros sims o tomar todas esas decisiones equivocadas -o acertadas- que, probablemente, no haríamos en nuestro día a día. Dedicarnos a lo que queremos sin límites.

Porque en Los Sims los resultados de nuestros actos son tan interesantes como aquello que nos atrevemos a hacer. Es básicamente jugar a la vida con réplicas de nosotros, de nuestros amigos y familiares, de famosetes y celebridades o personajes de fantasía con rasgos estrafalarios que le den un toque de color a la experiencia.

Decidir cómo van a vivir día a día es divertidísimo. Sobre todo, cuando las posibilidades son infinitas. Porque lo que de verdad hace única cada partida a Los Sims son las historias que nacen desde el  juego. Los recuerdos que atesoramos jugando, a base de ensayo y error, y esas anécdotas que rara vez compartimos en la vida real.

Quizás por ser parte de realidades separadas, o tal vez porque el juego es una muy particular caja de juguetes que no entiende de edades. Y cada nueva expansión la hace más interesante.

Nueve fans y una obsesión: Los Sims

Apps 7486 68704462823027885 B6587ba0 5825 489d 8192 52b66f372f6e

¿Qué tienen Los Sims de especial? Varios apasionados por la saga nos hemos propuesto averiguarlo poniendo en común recuerdos y experiencias. Algunos continúan sus partidas y otros guardan un recuerdo muy especial de sus vivencias, sin descartar el volver a engancharse al juego.

En VidaExtra hemos conversado con amigas y amigos de Xataka, Applesfera, Bebés y más, Trendencias y compañeros de Webedia, y la primera conclusión es estupenda: hablar de Los Sims ha sido de hablar de experiencias muy positivas.

La cuestión inicial es una de las más interesantes: ¿cómo conocimos el juego? Nuestro primer punto en común es que todos empezamos con la entrega original. De hecho, David Bernal Raspall, de Applesfera, reconoce que Los Sims tuvieron algo que ver con la carrera que elegiría.

Conocí Los Sims a través de una amiga a la edad de 14 o 15 años. Lo cierto es que el juego me encantó desde el primer momento, y eso que se trataba solamente de la versión dos.
Para mí el juego se centraba en la construcción de casas. De hecho, creo que mi carrera como arquitecto tuvo una importante base en este juego.

Nuestro amigo Mario Merinowski, editor de vídeo de Xataka y autor de verdaderos articulazos, también se quedó enganchadísimo al primer Los Sims.  Y sí, también era de los que le quitaba la escalera a sus personajes cuando éstos se metían en la piscina.

Los Sims los toqué por primera vez con... ¿8-10 años? Los Sims 1 lo tenía mi cuñada que era 8 años mayor que yo. Y un día pues se lo pedí junto a la expansión Los Sims “De vacaciones”. Ahí comenzó mi andadura. Con esa edad simplemente era un juego más y por aquel entonces no había muchos. Pero después mi madre me compró otra expansión “Magia Potagia”. Y eso fue la locura. Enganchado hasta no poder más, buscando trucos, era divertidísimo a veces que se formaran y tener un Sim de 10, y otras quitarle la escalera de la piscina o dejarles encerrados sin puertas.
Luego Los Sims 2 los jugué brevemente en PS2, ya había más catálogo de videojuegos así que pasó sin pena ni gloria.
Pero Los Sims 3 y los Sims 4 en PC, ya más mayorcito, era como tener una vida paralela. Todos hemos hecho eso de crearnos a nosotros con nuestros amigos, nuestra familia o nuestra pareja y el perrito. Era Mario Merinowski “daba du babá” y podía ser quien quisiera: astronauta, pintor, un vago… Escalar profesionalmente y conseguir una mansión (nadie lo ha hecho sin usar motherlode xd) o vivir en una caravana a lo puerco y… subsistir.
Ezichgaxsaaeltr

Como Mario, nuestra compañera de Webedia (y verdadera fan de la saga) Cristina Bonastre tampoco le dedicó demasiada atención a Los Sims 2. Eso sí, recibió los Sims 4 por todo lo alto.

Yo empecé con Los Sims iniciales y ahora estoy con Los Sims 4, De Los Sims 1 pasé al 3, si no recuerdo mal. Empecé porque una amiga me lo enseñó, luego se lo vi a mi prima y me lo acabé instalando yo. De hecho, mejoré todo el ordenador solo para poder jugar a Los Sims 4.
Puedo haber llegado a jugar unas 12 horas tranquilamente. En plan: empezar a las 10 de la mañana y acabar a las 23:30 pensando "¡Ostras, la cena!

Lo cual no quiere decir que Los Sims 2 fuese un fracaso. Sus cien millones de copias vendidas en 2008 lo avalan, y Pepa López, de Trendencias, tiene estupendos recuerdos de él.

Empecé a jugar a los Sims cuando era niña con la primera versión, que mirando hacia atrás era muy rudimentaria. Pero me permitía controlar la vida de mi avatar como si fuera un adulto, con mi casa, mi dinero, mis planes. Y eso, para una adolescente, es todo un subidón. Como jugar a las Barbies y montarte tus dramas y tus historias, pero en versión virtual.
La primera vez que me enganché a Los Sims tendría 13 años y me los regaló mi padre. Eran los Sims 1 y me volvió loca, pasaba horas jugando hasta que me obligaban a apagar el ordenador. Pero después vinieron los Sims 2 y la diferencia era abismal, mucho más completo y con muchas más posibilidades.

Otra compañera y amiga de Webedia, nos comparte sus estupendos recuerdos de Los Sims, al que considera el primer juego de PC que realmente la fascinó.

Nunca he sido una persona que haya jugado mucho a videojuegos. No recuerdo muy bien cuándo empecé a jugar a Los Sims, pero sí que fue una recomendación de mi pareja. Hasta entonces, me habían gustado sobre todo los de plataformas (todos los de Mario Bros., especialmente). También los de desarrollo mental y acertijos.
Los Sims fueron el primer juego en PC al que jugaba (y, posiblemente, el último), más allá del buscaminas o el solitario. Y he de reconocer que me enganchó desde el principio. Supongo que el empezar de cero y tener que construir tu propio mundo, relacionarte con gente, construir casas, etc. fue lo que me entretenía. Recuerdo que era muy divertido el poner jacuzzi en los jardines, hacer que se pelearan entre los personajes o que tuvieran hijos.

Aquello fue un fenómeno mundial. Desde México, Lucy Ortega, de Bebés y más, comparte sus recuerdos y nos ofrece un interesante aspecto del juego:  Los Sims no eran una moda pasajera o ese juego que te lo ha dado todo al par de semanas: aquello era experiencia que disfrutaría durante años.

Comencé a jugar Sims cuando era adolescente, hace unos 18 años o más. No recuerdo bien cómo me metí en el juego, posiblemente lo vi en publicidad o en alguna tienda y lo compré para jugar en PC. No creo haber jugado nunca tanto tiempo un juego como lo hice con Los Sims, me enganchó desde el inicio y tuve seis de los siete paquetes de expansión posteriores, que fueron de gran entretenimiento durante años.
También llegué a jugar Sims 2, que hacía muy interesante ver cómo los sims iban madurando y transformándose en cada etapa de su vida, aunque ese fue por menos tiempo que los primeros Sims.

Eso sí, la más fan de todos nosotros es Patricia De la Torre, directora de Trendencias: no solo ha disfrutado de las cuatro entregas de Los Sims, sino que ya sueña con la quinta entrega.

Bueno, yo soy muy, muy fan del juego de toda la vida. Es el único juego que me vicia. He tenido Los Sims 1, 2, 3 y 4 y soy tan friki que me veo vídeos soñando con que sacan los Sims 5 ya.
Me gusta tela crear los sims y decorar la casa pero lo que más me engancha es "avanzar" en la vida sim, rollo el tener el curro de la leche, casarme con un pibón, tener hijos y que crezcan.

Curiosamente, no solo compartimos obsesión con Los Sims, sino también cero remordimientos al confesar entre risas que la mayoría de nosotros usábamos los trucos de dinero infinito para acceder a esa vida de fantasía que, poquito a poco, hacíamos realidad en el juego.

Ezxmrukxqamwado

Dicho lo cual, los proyectos que llevaba a cabo David en Los Sims justifican holgadamente el uso de los comandos de dinero fácil.

Cuando empezaba el juego lo primero que hacía es utilizar motherlode o kaching, el comando que permitía generar dinero. A continuación compraba la parcela más grande del juego y empezaba la construcción. 
A lo largo de los años he construido los diseños más curiosos, desde casas voladoras, a casas flotantes rodeadas de piscinas que hacían de foso, a casas totalmente camufladas de árboles.

Charlie, a quien puedes leer también en Trendencias, también invertía generosas cantidades de  §imoleones (dinero sim) en darle un toque único a su propia mansión digital.

Cuando salieron me maravilló la idea de crear vidas paralelas. Aunque empecé creándome una casa muy austera, lo cierto es que descubrí un código que al ponerlo te daba dinero gratis y empecé a crear maravillosas mansiones de lo más horteras con jacuzzis y miles de pisos.
Me encantaba el momento de construir casas (pero mucho), o sea me podía pasar horas. En época de vacaciones unas 4 o 5 horas seguidas perfectamente sin problema
Cuando descubrí "la trampa" de crear dinero automáticamente, me hice una mansión tan loca que estuve meses soñando con ella. Era muy hortera y tenía de todo, pero supongo que esa era la gracia.

Recogiendo papeles: sabemos que puedes divertirte muchísimo y que el dinero para llevar a cabo tus ideas más alocadas no era un problema. Pero claro, juegos así hay a montones. Entonces, ¿dónde está la gracia a la hora de jugar?

Lo divertido de crear una vida al gusto, una casa de ensueño... Y después darle la vuelta a todo

Apps 50983 63579701696601563 2322c249 E34d 41bf 96b3 4336e29ff0e3

A diferencia de otros videojuegos, en Los Sims no ganas o pierdes la partida. Es posible que tu sim tenga un trágico destino, claro. O muchos y diversos. Pero también es parte de la experiencia jugar con esas posibilidades.

A fin de cuentas, para unos es una oportunidad de experimentar a la hora de dar forma a la casa (o mansión) de sus sueños y para otros, como nos cuenta Cristina, una manera de pasar la tarde sin el estrés de otros juegos.

Al empezar la partida, lo que hago es mirar en que día sim me quedé, qué trabajos tenía cada uno, si tienen tareas/deberes pendientes para el día siguiente y su estado de hambre/sueño. Al principio jugaba utilizando el truco del dinero, pero ahora lo que me pongo como meta es "jugar y alcanzar objetivos sin utilizar ningún truco". Así también se ve que cosas te hacen ganar más pasta.
De especial no sé qué tendrá. De hecho, visto desde el exterior es básicamente un juego con el que pasar la tarde con cero estrés. De esos juegos que no tienen rumbo fijo, si no que tu misión es que tus sims sigan el camino que tú escoges y conseguir que pasen de no tener apenas nada, a tener una señora casa.

No todo es construir y decorar, claro. Otra manera de divertirse igual de interesante es jugar con los personajes y sus personalidades en juego. De hecho, es lo que más le gustaba varias de nuestras compañeras cuando jugaban a Los Sims originales.

Si piensas fríamente no tienen nada de especial, pero cuando salieron me maravilló la idea de crear vidas paralelas.  Me encantaba el momento de construir casas (pero mucho), o sea me podía pasar horas.
Creo que lo divertido era eso: que eran como personajes reales pero que te podías inventar su historia. No eran personajes cerrados que tienen que superar determinados retos. Lo divertido es que podías hacer que cada personaje fuera distinto, que tuviera su propia personalidad.
Supongo que al principio hacías con ellos lo que se esperaba que hicieses (que trabajasen, que tuvieran una casa más grande, que se portaran bien…) pero luego podías crear un troll, un alter ego, y hacer con él todas las “macarradas” que no harías ni en tu vida real.

David ya no juega a Los Sims, pero confiesa que cuando era de más joven llegó a pasar seis horas al día frente a la pantalla algún día que otro. Incluso un poquito más en vacaciones y fines de semana. Eso sí, la mayor parte de ese tiempo lo dedicaba, dentro del juego, a su otra pasión: la arquitectura.

Desde los primeros años en que descubrí el juego hasta que lo dejé, sin contar una pausa de algunos años que abarcó toda la versión tres del juego, he debido de pasar fácilmente más de mil horas frente a la pantalla, más que suficiente para aún recordar de memoria la melodía del juego.
Pasaba el 95% del tiempo en el modo diseño y siempre llevándolo al máximo de sus posibilidades con trucos, como dejar alguna pared sin cerrar para poder construir piscinas en los interiores; piscinas que luego decoraba como lagos interiores en los halls de entrada.
Uno de mis trucos favoritos era dejar habitaciones sin puertas, especialmente las habitaciones más privadas, de esta forma los visitantes, y sobre todo los ladrones, no podían entrar, y en cambio yo podía teletransportarme dentro.

Por supuesto, en Los Sims no hay una sola manera de jugar y también es posible combinar varios estilos. Incluso crear historias propias con personajes fascinantes. Algo así como ser los directores de nuestra propia Sitcom.

Screenshot 1118 Réplica de la casa de FRIENDS realizada por @pescapin_

Por ejemplo, a Lucy le gustaba por igual crear familias excéntricas llevarlas a mansiones divertidísimas. Y las expansiones daban un juego tremendo.

Me gustaba crear vecindarios con personajes y/o familias muy variadas: desde los que eran como cualquier persona promedio con trabajo, hijos, etcétera, hasta familias excéntricas que vivían en mansiones con decoraciones exageradas o a las que le incluía un par de fantasmas (todos sabemos lo que debíamos hacer para conseguirlos, pero era requisito para poder tener mi vecindario multifacético). (risas)
Creo que lo que más me gustaba era construir y decorar las casas e ir expandiéndolas a la par que mis sims iban creciendo intelectual y laboralmente, y las expansiones que más me gustaban era definitivamente Magia Potagia (Makin' Magic) y De vacaciones (Vacation), porque ampliaban mucho las posibilidades y el modo de jugarlos, además que la de magia me parecía muy alocada e intrigante.

Por su parte, Merinowski  no solo afianza el concepto, sino que nos deja una pregunta sobre la mesa de propina.

Lo que te engancha de Los Sims es poder ser, vivir y hacer lo que quieras. Cómo quieras, con quien quieras. ¡Es un simulador de la vida, casi! De hecho, no hay algunos memes de “¿y si nosotros somos los sims de alguien?".
Unnamed 3

Razones no le faltan: eso explicaría buena parte de este 2020. Por otro lado, la perspectiva que nos ofrece Pepa es igual de interesante que la de Merinowski. Y claro, también acabó disfrutando de las expansiones del juego.

Supongo que cuando eres adolescente y te permiten convertirte virtualmente en un adulto con dinero por el que decides todo es una vía de sentirte al mando.
Pero no te voy a mentir, ya con 20 y pico tuve los tres con TODAS sus expansiones, lo más loco tenía hasta la de H&M o la de Ikea. Y era un poco lo mismo, creaba un personaje que era yo y hacía todo lo que me gustaría hacer a mí en la realidad, desde decorar bonito hasta viajar a Japón. El truco del dinero ayuda bastante

Quién no ha dejado de jugar es Patricia, quien se considera a sí misma una purista de las habilidades mientras va logrando los retos de la más reciente entrega.

Aunque uso todo el rato el truco del dinero, en las habilidades soy más purista y me mola ir consiguiéndolas. De los Sims 4 también me engancha mucho el ir haciendo los retos que te proponen para que el sim consiga sus aspiraciones.
Sigo jugando, intento que sea controlado porque se me va de las manos (risas). He hecho de todo, ser sirena, vampiro, ovni, famosa .. Cambio a mis sims de ropa y peinado a saco. Para mi el ir al espejo o la cómoda es como algo diario en cada día sim. Tengo pendiente probar la nueva expansión de maquillaje de MAC.

Por supuesto, las anécdotas florecían entre recuerdos. Al punto que muchos de los que dejaron el juego hace algún tiempo no descartan regresar. Como, por ejemplo, B. Arranz.

Tampoco recuerdo muy bien por qué dejé de jugar a Los Sims. Sí que compré algún título más para consolas portátiles (Los Sims estaban perdidos en una isla). La calidad del juego era mucho peor, pero los retos eran más interesantes. Pero creo que si me dieran la oportunidad, volvería a jugar a Los Sims. Y, probablemente, me volverían a enganchar durante una época.
Eayuxeyx0aaienq

Lucy Ortega nos cuenta que también lo dejó durante la universidad, aunque el motivo por el que lo hizo no fue precisamente que se dejara de divertir con Los Sims.

Eventualmente lo dejé cuando comencé la universidad, aunque algunos años después volví a jugarlo, ¡pero es tan adictivo que tuve que obligarme a no jugarlo más! Me quitaba demasiado tiempo y ya tenía responsabilidades de adulta.
Pero nunca se sabe, quizás cuando sea mayor vuelva a jugarlo si aún es posible, pues lo gamer no se quita nunca y sigo disfrutando de otros videojuegos en mis ratos libres.

Pepa, como Patricia y Cristina, sigue jugando a Los Sims hoy en día. De hecho, la variedad de temáticas de las expansiones que suma la cuarta entrega tiene mucho que ver.

Hace un par de años caí en la tentación y me compré los Sims 4 y volví a reencontrarme con mi fanática interior del juego. Lo que más me gusta es que venga siempre con nuevas expansiones, para que no dé tiempo a aburrirte.
Cuando crees que ya has sacado todo el jugo al juego llega una ampliación y de repente puedes tener perro, compartir piso en la Universidad o irte unos días a la playa.
A mi me ayuda a desconectar muchísimo, me divierte e incluso proyecto un estilo de vida al que ni soñaría yo, con mansiones espectaculares, cambios de look cada día y casas llenas de animales. ¡Es un planazo que nadie rechazaría!

Muchos de nosotros tenemos claro que regresaremos tarde o temprano, y otros estamos pendientes de la siguiente gran novedad. Lo cual nos lleva a la pregunta del millón de §imoleones.

Esto es lo que le pedimos a Los Sims 5

Ejuugv3wkaexiwc

¿Veremos una quinta entrega de Los Sims? Se puede decir que cada nueva expansión es una especie de huida hacia adelante por parte de Electronic Arts. Mejoras que añaden cada vez más profundidad y variedad a Los Sims 4 a la vez que prolongan la vida de un título que lleva con nosotros desde septiembre de 2014.

Y, a la vez, superando ese ciclo de aproximadamente cinco años entre entregas.

El próximo Pack de Expansión de Los Sims 4 supone también una declaración de intenciones: los jugadores podrán reducir su huella ecológica, planteando el desafío de promover un estilo de vida sostenible entre nuestros vecinos del juego.

Dicho lo cual, lo cierto es que sí hubo un lanzamiento posterior: tras un par de entregas para móviles, Los Sims Móvil buscaron ser una alternativa free-to-play y de bolsillo de la experiencia. No fue su primer intento en estas plataformas y, como nos indica Charlie, los anteriores tampoco cumplieron con las expectativas.

Hace unos 5 años me lo descargué en el iPad, y aunque estuve enganchada unos tres años lo dejé ya que la dinámica no era la misma y me hacían pasar pruebas para avanzar (lo guay del original es que no tenías que hacer nada y no te obligaba a estar pendiente)

En Los Sims 4 y las versiones para móviles se han promovido todo tipo de actividades, se nos ha dado la posibilidad de saltar a la fama, tener una mascota e incluso convertirnos en sirenas y tritones. Pero, definitivamente, no todo está dicho.

Etaz9xwwoaiefhm

Hay ideas demasiado interesantes para dejarlas pasar. Excusas perfectas para una nueva entrega. Es más, Patricia De la Torre tiene muy claro lo que desea ver en Los Sims 5 y cómo le gustaría que se hiciese. Electronic Arts, toma nota:

Por supuesto, que los Sims 5 te guardase lo que ya tenías en los 4 sería la leche, básicamente porque cuando cambiabas de Los Sims 3 a Los Sims 4 era una faena perder todo lo que habías conseguido/comprado/o bajado pirata.
Quiero conducir mi coche y poder andar por cualquier mundo libremente.
También me encantaría que para cambiarnos de ropa/peinado/maquillaje no hubiera que ir al creador de sims y fuera algo más directo. (+ que hubiera más ropa, peinados y maquillaje cada poco ) (risas)
Me gustaría que se pueda interactuar con los elementos de la casa y poder "desordenarlas". Más que la típica bolsa de basura ropa sucia, me molaría mazo poder mover las toallas, fruta o otros elementos.
Odio que los bebés estén en la cuna, solo los puedes sacar para dar de comer o hacer cariños, molaría mazo sacarlos y pasearlos en un cochecito por ejemplo.
Además, me molaba también cuándo tenían signos del zodiaco y cuando tenían miedos y recuerdos (Sims 2 creo) eso podría volver.
También molaría algo más personalizado para ligues, rollo que puedas marcar cosas que le gustan de su personalidad o su vida a tu sim, rollo tiene trabajo, le gustan los animales, quiere tener hijos... Más realista. No solo que te curres que suba la relación y ya.
Está guay como envejecen ahora pero quizás que no fuera tan de repente y algo más gradual.

Todas las propuestas de Patricia son mucho más que razonables. ¿Suficientes como para lanzar un nuevo juego de Los Sims? Desde luego que sí.

Por lo pronto, el espectáculo de Los Sims continúa: 20 años después, su propia fórmula da el giro definitivo con The Sims Spark’d, un reality show que muy pronto comenzará a emitirse en territorio americano con Los Sims como epicentro de la experiencia y cuyo primer tráiler ya puedes ver.

Una nueva manera de sumergirse en una fórmula cuyo límite es la imaginación de los propios jugadores combinada.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios