Compartir
Publicidad
Publicidad
Xbox One X, catálogo de juegos y exclusivos. ¿Es todo lo que necesita Microsoft para triunfar?
Xbox One

Xbox One X, catálogo de juegos y exclusivos. ¿Es todo lo que necesita Microsoft para triunfar?

Publicidad
Publicidad

Llevábamos mucho tiempo esperando esta conferencia del E3 2017. Microsoft había dejado un catálogo prácticamente desierto de novedades para el nuevo curso y las mostradas con anterioridad no eran suficientes para mantener altas las expectativas. Sabíamos que parte de la respuesta a dicha situación sería la nueva Xbox One X pero, ¿es suficiente?

Respuestas así hay que buscarlas desde la opinión, es imposible ser exclusivamente objetivos frente a un catálogo de juegos y una propuesta tecnológica que nos puede gustar más o menos a cada uno, y si partimos de esa base, tengo clarísimo que juegos como ‘Anthem’ o ‘Forza Motorsport 7’ me han vendido el salto a Xbox One X.

La revolución de Xbox One X

La nueva máquina de Microsoft es uno de esos pepinos a los que es difícil dejar atrás, más aún teniendo en cuenta que esos 499 euros con los que saldrá a la venta apuntan a gozar de ofertas destinadas a jubilar nuestra Xbox One actual y aprovechar una escueta aunque agradable rebaja.

Sabíamos que podía llegar a ocurrir si eran agresivos con los precios y la máquina demostraba merecer el desembolso, y tener ‘Anthem’ en pantalla, con la promesa de un mejor rendimiento desde Xbox One X, fácilmente nos mete el cambio por el gaznate mientras nosotros abrimos la boca sin demasiados problemas.

Pero pese a que todos teníamos esa idea más o menos clara, faltaba algo más con lo que rendir cuentas con Microsoft. Es aquí cuando recordamos esa frase de: “no me sirve de nada una consola más potente si sigo teniendo los mismos cuatro juegos”, y es aquí cuando toca resolver esa duda.

22 juegos exclusivos

Hemos visto mucha primicia, mucho lanzamiento exclusivo (una forma bonita de decir exclusiva temporal) y otros tantos títulos del programa ID@Xbox que probablemente también acaben llegando a otras plataformas. Si nos centramos en los juegos puramente exclusivos de Xbox One y PC, gracias a Play Anywhere, la cifra se queda en 22, de los cuales toca destacar apenas siete: ‘Crackdown 3’, ‘Cuphead’, ‘Forza Motorsport 7’, ‘Ori and the Will of the Wisps’, ‘Sea of Thieves’, ‘State of Decay 2’ y ‘Super Lucky’s Tale’.

Francamente, creo que ha sido una conferencia entretenida, plagada de grandes juegos y más de una sorpresa muy agradable, siendo Xbox One X una de ellas, pero no puedo evitar pensar que era un momento clave para pegar un puñetazo sobre la mesa que fuese más allá del hardware.

¿Es demasiado pedir? Bueno, el que no llora no mama, dicen, y aunque fuese en forma de teaser o anuncio comedido, no veo el problema de llenar la conferencia con anuncios de la talla de un nuevo ‘Halo’, más ‘Gears of War’, nuevos géneros o la recuperación de franquicias olvidadas y maltratadas. Pienso en lo que suponía sumar otro número a ese siete con un ‘Scalebound’ o, si apuramos incluso más, llegar hasta los 10 con un ‘Fable’ y un plataformas de Rare desarrollado en paralelo a ‘Sea of Thieves’.

¿Suficiente para ganarle la partida a Sony?

Puede ser parte de la cantinela de que los jugadores nunca estamos satisfechos, pero puestos a buscar frases con gancho me quedaría también con la de “el cliente siempre tiene la razón”. No creo que haya sido el único con la esperanza de vivir una conferencia plagada de juegos con los que frenar el espíritu altivo que se gastan en la competencia. Espero no ser tampoco el único que confía en una competencia lo más cruda y ajustada posible como motor de evolución y mejora.

Suelto todo esto sabiendo que caeré frente a Xbox One X, que a ‘Sea of Thieves’ en cooperativo le tengo unas ganas locas y que he visto pocas cosas más bonitas que ‘Ori and the Will of the Wisps’, pero también lo hago con la convicción de que ser poseedor de una Xbox 360 ofrecía una tranquilidad que Microsoft no me ha sabido demostrar hasta ahora.

Queda mucha generación por recorrer y seguro que el lanzamiento de Xbox One X nos acerca aún más sorpresas que probablemente se estén guardando para darle la vuelta a la tortilla en el momento adecuado, pero tal vez el tema de la confianza y la esperanza se les esté yendo un poco de las manos y, si al final sufren de exceso de paciencia, la situación puede volverse en su contra. Es algo que hoy sólo atisbamos a imaginar, pero que mañana comprobaremos en nuestras propias carnes. La pelota ya está en otro tejado.

Más sobre el E3 2017 en VidaExtra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos