Compartir
Publicidad
¿Habría ganado Microsoft el E3 incluyendo las novedades de la Gamescom?
Xbox One

¿Habría ganado Microsoft el E3 incluyendo las novedades de la Gamescom?

Publicidad
Publicidad

Aunque la sensación general tras las conferencias del E3 2015 fue tremendamente positiva, no pude evitar notar que todas las presentaciones habían sido bastante descafeinadas. Ya lo dejé claro en el repaso que hicimos de cada una de ellas, eché en falta más carnaza y menos relleno, más aún teniendo en cuenta que había material más que suficiente para que la percepción fuese mucho más positiva.

La razón me la ha acabado dando, creo, la conferencia de Microsoft en la Gamescom 2015, con un inicio espectacular y una caída en picado que deja ambas versiones de la compañía, la de Los Angeles y la de Colonia, un poco a medio gas. ¿Habría ganado Microsoft el E3 lanzando ahí toda la artillería?

Oportunidad perdida

Lo de ‘Scalebound’ habría sido la réplica perfecta al ‘Horizon Zero Dawn’ de Sony, y el tráiler de ‘Crackdown 3’, el gameplay de ‘Quantum Break’ y el anuncio de 'Halo Wars 2' habrían servido para darle aún más empaque a una conferencia a la que le sobraba enseñar por enésima vez ‘Cuphead’ (sí, yo también le tengo ganas, pero el tema ya huele) y no consiguió absolutamente nada perdiendo demasiado tiempo con Hololens.

Entiendo que pretendía ser el contraataque a la posibilidad de que Sony enseñase poco después Project Morpheus, pero los nipones dedicaron sólo un par de líneas a su invento y, al final, la demostración de esa supuesta versión de ‘Minecraft’ que no veremos ni en pintura a corto plazo podría haberse aprovechado para otras sorpresas.

Puede que los platos fuertes del retorno de 'The Last Guardian' y el remake de 'Final Fantasy VII' sean huesos duros de roer, pero toda munición es poca cuando estás luchando por intentar acercarte al rival que está en cabeza. Hay que darlo todo, especialmente cuando el 90% de la comunidad está pendiente, y nos guste más o menos, es la feria norteamericana la que arrastra más portadas.

La Gamescom no es el E3

La Gamescom sigue creciendo a pasos agigantados y ganando la importancia que pocos eventos europeos han conseguido igualar, pero desde luego no es el E3, y a fin de cuentas siempre se podría haber optado por hacer lo que Sony en la Paris Games Week, enseñar algo más de lo que ya se había presentado en Los Angeles.

El problema no son los juegos, es saber transmitir la sensación de ser imprescindibles cuando todos miran

Precisamente por no tener esa competencia directa, por evitar Sony el enfrentamiento desplazando su conferencia a la feria de octubre, el ataque no ha parecido igual de potente. El problema, por descontado, no son los juegos, de hecho lo interesantes e ilusionantes que me han parecido es lo que ha provocado ponerme a escribir este texto.

Estando Xbox One en una posición no demasiado cómoda, Microsoft necesitaba salir del E3 mucho más reforzada, marcando para el verano que la consola es una gran compra pese a que la llegada de ‘Uncharted 4’ y el resto de novedades de Sony tienen un tirón tremendo.

Protagonistas mal elegidos

Más aún si además de vender todo ese “mejor catálogo de la historia de Xbox”, se hubiese dado algo más de protagonismo al cambio de interfaz que está por llegar antes de acabar el año. La idea de que Xbox One cambia para mejor hasta en su menú de inicio es justo lo que faltaba para que aquellos que en su día se quedaron indecisos acaben por dar el salto. No acabo de verle el sentido a, no sólo retrasarlo, también esconderlo tras una nota de prensa en vez de anunciarlo a bombo y platillo.

Xboxonedashboard

Debería haber sido suyo el hueco de un ‘Just Cause 3’ que ni va a ser un vendeconsolas (especialmente por ser multiplataforma) ni necesita mostrarse más para que nos tiremos de cabeza a por él cuando llegue a las tiendas. Tres cuartos de lo mismo con las novedades de ‘Minecraft’ o la inclusión de 'Worms WWD' o 'Thimbleweed Park'.

Sea como sea Xbox One me sigue pareciendo una opción muy válida para dar el salto a la nueva generación (PS4 empieza a serlo si pienso en el catálogo de exclusivos que está al caer, no el de hoy en día), pero no tengo la impresión de que los de Redmond estén transmitiendo bien esa sensación. De hecho, creo que el trillón de consolas que lleva vendidas Sony parece más culpa de Microsoft que mérito de los japoneses, pero eso ya es otra historia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio