Publicidad

Esto es lo que nos pareció el Inside Xbox con el primer vistazo a los juegos de Xbox Series X
Xbox Series X

Esto es lo que nos pareció el Inside Xbox con el primer vistazo a los juegos de Xbox Series X

Publicidad

Publicidad

En general, las expectativas ante el Inside Xbox centrado en mostrar los primeros juegos para Xbox Series X que Microsoft tuvo a bien llevar ayer no eran muy altas por aquí, sabíamos que sólo íbamos a ver títulos de terceros, pero con todo y con eso todavía hubo lugar para cierto desencanto entre la comunidad. Tanto es así que incluso el propio Aaron Greenberg de Xbox asegura que desde la compañía no se hicieron bien las cosas.

Por esta y otras razones, los que formamos el equipo de VidaExtra hemos querido compartir con vosotros nuestra opinión personal acerca del evento y lo que pudimos ver en él. Se presentaron muchos juegos, y lo cierto es que todos prometen lo suyo, pero quizás Microsoft no supo vender lo que al parecer quería vender.

La opinión de R. Márquez

Pecar de exceso de confianza, ese es el único problema que podría atribuirle a un Inside Xbox que, quejas a un lado, mostró juegos muy prometedores. Exceso de confianza por parte de Microsoft que, ante una competencia que parece congelada en criostasis, cree que puede ir a examen repasando un poco el día anterior. Pero también exceso de confianza por nuestra parte, por caer una vez más en las promesas del marketing a las que ya deberíamos estar más que acostumbrados.

Lo de intentar vender como gameplay lo que fueron escenas creadas con el motor del juego es una jugarreta a la atención de los jugadores. Más aún cuando muchos de esos vídeos rezaban la letra pequeña de “imágenes representativas” en una presentación que invitaba a ver el futuro de Xbox Series X. Una vez más el problema no son ni los juegos ni, probablemente, la potencia de la consola, sino lo rematadamente mal que siguen llevando la comunicación las compañías.

La opinión de Jonathan León

La nueva generación de consolas está a seis o siete meses de distancia, y como suele ser habitual cada vez que nos vemos en esta tesitura, las expectativas y la especulación se disparan. Las compañías lo saben, y no les cuesta nada aprovecharse de ello.

El panorama que se presenta promete más juegos intergeneracionales que nunca, lo que se traduce en pocos motivos para comprar una nueva consola por parte del usuario. En Microsoft, sin embargo, quieren que nos emocionemos. Que si el ecosistema Xbox, que si Smart Delivery, que si optimización para Series X. Todo eso está muy bien la verdad, al menos se están mojando algo con esto de enseñar su consola (a diferencia de Sony), pero tras ver los supuestos gameplays de ayer uno no puede evitar preguntarse si estas mejoras gráficas son realmente tan decisivas.

De alguna manera tienen que hacer tiempo hasta los verdaderos juegos next-gen, y eso pasa por un marketing exacerbado que parece que quiere que veamos más de lo que hay. Personalmente, lo único interesante que encontré en el Inside Xbox de ayer fueron los anuncios de títulos nuevos como Call of the Sea o The Medium. Independientemente de que tengan mejoras en las nuevas consolas o no, al menos son juegos prometedores.

Call of the Sea

La opinión de Sergio Cejas

Lo cierto es que los últimos Inside Xbox no me han terminado de dejar muy buenas sensaciones y eso me había generado dudas sobre qué llegar a esperar exactamente del que se emitió ayer. Tenía una esperanza de que los anuncios de Microsoft fueran impresionantes al estar enfocados a Xbox Series X, pero la verdad es que en líneas generales lo que se vio me dejó un poco frío.

Hubo algún que otro juego que sí captó mi atención, como por ejemplo The Ascent, Chorus o Bright Memory Infinite, pero cuando terminó el evento me quedé con la sensación de que faltó algo que realmente me dejara boquiabierto o me hiciera levantarme de la silla. Quiero creer que esto no ha sido más que un pequeño aperitivo y los anuncios de verdad y los más impactantes llegarán en julio.

El problema es que la próxima generación de consolas está cada vez más cerca y de momento no he visto ningún videojuego que me haga contar hasta los segundos que quedan para su lanzamiento. Solo pido una cosa de cara al próximo Inside Xbox y es que, si se dice que va a haber gameplay, lo haya de verdad y no nos dejen con la miel en los labios.

La opinión de Jarkendia

¿Por qué lo llaman gameplay cuando deberían decir in-game trailer? Tenía claro que el Inside Xbox de ayer no iba a ser la bomba, por mucho que girase en torno a los juegos de third-parties para Xbox Series X, principalmente porque nunca hubo un Inside Xbox que me gustase de verdad por culpa de su formato alargado.

Sin embargo, debo reconocer que su primer tramo me sorprendió para bien por el ritmo elegido y esa broma inicial de Aaron Greenberg parodiando el aspecto de "nevera" de la consola de Microsoft. Eso, unido a la presentación de varios juegos que no se habían visto hasta la fecha, hizo que fuese una presentación amena, pese a que no hubiese atisbo realmente de next-gen salvando un par de títulos, como Bright Memory Infinite, originario de PC. Lo malo es que de gameplay hubo poco o nada en la gran mayoría de juegos presentados, con el agravante del esperado Assassin's Creed: Valhalla por parte de Ubisoft, donde se reiteró que veríamos un poco de gameplay. Y al final todo eso acabó empañando el resto.

Suerte que en julio se esperan cosas más grandes. Pero prefiero no hacerme ilusiones, como hice con este Inside Xbox. Y lo que tenga que salir, saldrá.

Scorn Scorn

La opinión de Frankie MB

Con cierta antelación, Microsoft prometió al mundo un adelanto excepcional: un Inside Xbox de más de media hora en el que se mostraría cómo lucirán los juegos de la siguiente generación de consolas. Las sensaciones que tuve, por otro lado, es que se pusieron en común una docena de juegos que perfectamente podríamos ver en la actual, pero que llegarán optimizados a Xbox Series X.

Que no se me malinterprete: la ambientación de Bright Memory Infinite es tan alucinante como su ritmo. Y que probablemente la mayoría de estos juegos, si no todos, vayan a lucir en 4K nos dejará embobados frente a la pantalla. Sin embargo, confieso que además de esperar una mayor demostración visual en la que se palpasen las diferencias con los sistemas actuales, también deseaba ver adelantos de juegos más esperados.

No es que el nuevo Assassin's Creed no sea uno de los más esperados del año, claro. Me refiero al nuevo proyecto de From Software con George R.R. Martin, un adelanto del nuevo FIFA 21 (ya oficial) que muestre lo que el motor Frostbite es capaz de lograr en la next-gen o, puestos a pedir gameplay, un nuevo avance de Cyberpunk 2077 en el que los detalles frente a Xbox One salgan a relucir.

La máquina de Microsoft no sólo busca ser la más potente de la nueva generación, sino que ahora mismo es más tangible que PS5, y somos conscientes tanto de que el Game Pass como la retrocompatibilidad serán sus grandes armas. A fin de cuentas, el sistema Smart Delivery garantizará que tendremos la mejor versión. Sin embargo, el nuevo Inside no ha colmado mis deseos de ver cómo lucirán los juegos de la década que acaba de arrancar. Quizás, el evento programado para verano lo consiga.

La opinión de Alex CD

Como decía al abrir este artículo, no iba con la sensación de enfrentarme a un Inside Xbox espectacular ni especialmente jugoso desde el momento en que Microsoft confirmó que estaría enfocado solamente a videojuegos desarrollados por terceros para Xbox Series X. No porque estos títulos sean incapaces de lucir bien, sino porque todavía es prontísimo para ver en movimiento juegos para la nueva generación que puedan transmitir un verdadero salto técnico. Como máximo veremos algo de este calado en julio con, ahora sí, los juegos exclusivos de los estudios first party.

Si bien iba de antemano con los pies en el suelo, el planteamiento del Inside Xbox me pareció poco acertado. Si el objetivo era dar a conocer cómo van a lucir los juegos en su consola de nueva generación, el resultado fue, para mí, que lo harán igual que en la actual. No esperaba ver el gran salto aquí, como he dicho antes, pero quizás sí algo más de lo que se vio. No sé qué pretendía realmente Microsoft con esto más allá de encadenar un puñado de tráilers uno detrás de otro, algunos muy llamativos y de juegos que quiero probar como Call of the Sea o ese Bright Memory Infinite, pero de nuevo, creo que falló el planteamiento.

La cita de julio, todavía sin fecha, se nos antoja más necesaria que nunca para ver de una vez qué quiere ofrecernos la compañía con sus juegos y su consola de nueva generación.

Os esperamos en los comentarios para que nos contéis qué os pareció todo a vosotros también.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios