Publicidad

Assassin’s Creed Valhalla: los mitos y leyendas de los Años Oscuros que unen a Masones, Templarios y Vikingos
Acción

Assassin’s Creed Valhalla: los mitos y leyendas de los Años Oscuros que unen a Masones, Templarios y Vikingos

Publicidad

Publicidad

Assasin’s Creed Valhalla promete llevarnos hasta el siglo IX, momento en el que los vikingos empezaron a expandirse por Europa. Sin embargo como ya ocurría en Assassin's Creed Origins y Odyssey, seguimos estando en un punto muy anterior a la creación de la Orden del Temple y la secta de los Hassassin, concretamente más de 300 años antes de su fundación.

Hasta ahora la saga ha esquivado ese problema reorganizando sus orígenes en base a la aparición de los Ocultos y la Orden de los Antiguos, pero la aparición de los vikingos y Alfredo el Grande, uno de los enemigos a los que daremos caza en Valhalla, apuntan a hilar aún más fino el origen de ambas hermandades.

Los mal llamados Años Oscuros

Presentado en el primer tráiler de Assassin’s Creed Valhalla, Alfredo fue apodado el Grande por convertirse en rey de Wessex y autoproclamarse rey de los anglosajones tras frenar el ataque vikingo que pretendía apropiarse del suelo inglés en los Años Oscuros.

Vikingos1

El periodo hace referencia a una época comprendida entre el 476 y el año 1000 de la que se tiene poca información por la falta de literatura en latín, producción cultural y registros históricos. Es una época también está marcada por lo tenebroso debido al constante conflicto armado entre reinos y la caída de la demografía.

Con el tiempo la arqueología ha demostrado que la Edad Media, llamada así por estar entre la caída del Imperio Romano y la Edad Moderna -dos épocas de esplendor cultural y tecnológico-, estaba lejos de la decadencia y oscuridad que estamos acostumbrados a ver obras de literatura, pintura y audiovisuales.

A la Edad Media le debemos las gafas, la pólvora, la encuadernación, las ventanas, los molinos, el sistema decimal y hasta los relojes mecánicos, así que está lejos de ser esa época de catetos rodeados de boñigas que se nos ha colado a base de poco rigor histórico y el auge de diversos mitos y leyendas.

Gunthram

Eso no resta que, como en el caso de tierras inglesas, fuese una época de mucha división. Inglaterra estaba plagada de reinos que combatían entre ellos por hacerse con el control de una tierra rica y abundante. Una situación que los vikingos supieron aprovechar para huir del frío escandinavo.

La relación entre los Años Oscuros y el mito vikingo

Piratasnomadas

A la máxima de “la historia la escriben los vencedores” se suma aquí el hecho de no contar con un mayor peso de cronistas vikingos y la falta de documentación propia de la época a la que hacíamos referencia antes. ¿Qué nos queda? Una aura de destrucción y salvajismo que deriva en el misticismo relacionado con ese gran ejército pagano que se recogió en algunas crónicas.

A menudo relacionados con salvajes que arrasaban con todo antes de volver a casa, la arqueología ha acabado demostrando una visión mucho más terrenal de lo que fueron los vikingos, reconociéndose su valía e influencia en materias de cultura y navegación. De hecho, este último punto fue el que les otorgó la categoría de piratas saqueadores.

Como marineros experimentados, los vikingos eran capaces de recorrer largas distancias, atacar zonas costeras poco defendidas y escapar con el botín antes de que alguien supiese qué acababa de ocurrir allí. Sin embargo no fue lo único que hicieron en su llegada a Inglaterra.

Se tiene constancia de dos grandes campamentos en Lincolnshire y Yorkshire en la que grupos vikingos pretendían establecerse como granjeros, dando así sentido a la idea perpetrada por los ingleses de que los vikingos eran “lobos entre ovejas”. Sin embargo, aunque sus intentos de expansión funcionaron con muchos reinos enfrascados en guerras entre vecinos, la entrada en escena de Alfredo el Grande demostró que podía plantárseles cara.

Vikingos2

¿Quién era Alfredo el Grande y que relación tiene con los Templarios de Assassin’s Creed?

La historia real de Alfredo el Grande, el menor de los cinco hijos de Ethelwulfo, rey de Wessex, podría fácilmente entrar en consonancia con el lore de la saga de Ubisoft. Se cuenta que al morir su madre en el año 855 marchó como peregrino a Roma, donde el juego podría aprovechar para introducirlo en la Orden de los Antiguos que daría paso a los Templarios años después.

Alfred

Sin embargo la relación real entre Alfredo el Grande y la Orden del Temple es inexistente porque, simple y llanamente, quedaban muchos años para que esa fuera fundada. Pese a ello, hay hilo del que tirar, uno que sigue teniendo cabida entre los mitos y leyendas de la época pero no como históricamente verídico: la relación entre masones y templarios.

Para aquellos que no conozcan a los masones, se trata de uno de los gremios que, por su hermetismo, han provocado cierto misticismo a su alrededor. Creados como una hermandad que aglutinaba a los constructores de la época, con el tiempo abrieron las puertas a personas ajenas al gremio. Captando grandes riquezas y poder, con el tiempo derivarían en una suerte de club de la clase alta destinado a controlar en la sombra el devenir de los reinos.

¿Qué pinta aquí Alfredo el Grande? Él nada, pero sí su descendencia cercana. Según se dice, 25 años después de la muerte de Alfredo, el rey Athelstan, su nieto, sería el encargado de facilitar y promover la Constitución Gótica, una carta que permitía la creación de la Orden de los Masones como una organización libre con poder para regularse entre sí.

De Masones y Templarios

Todo esto está muy bien, ¿pero qué tiene que ver realmente con una trama que siempre ha versado sobre los templarios y que ahora también toma como referencia a los vikingos? Tranquilos, aún hay más volteretas de menor o inexistente rigor histórico a las que agarrarse.

Masones

Para entender la relación entre la Logia Masónica y la Orden del Temple hay que recurrir a la caída de estos últimos. Tras las cruzadas y la consquista de Tierra Santa, los templarios habían acumulado una ingente cantidad de tierras y riquezas que provocaron que muchos de ellos se conviertieran en grandes banqueros.

El poder religioso y monárquico de la época vieron en su creciente fama un peligro que debía ser erradicado. Para ello, en el año 1314 los templarios fueron acusados de sodomía y herejía, disolviendo así la congregación y encarcelando o quemando en la hoguera a los caballeros de la Orden del Temple.

Quienes huyeron del ataque se dispersarían por toda Europa, escapando de las costas francesas y llegando hasta Inglaterra donde, se dice, muchos serían apadrinados por sociedades que los escondieron y protegieron. ¿Masones apadrinando a grandes banqueros? Ya tenemos conspiración.

Un momento, ¿y los vikingos?

¿Preparados para la última voltereta? Pues vamos allá. ¿Y si los masones tuviesen algo que ver con los vikingos y los ritos masónicos estuviesen relacionados con los rituales de iniciación nórdicos?

Vikingfun

Algunas teorías aseguran que, con la llegada de los vikingos y sus asentamientos, ciertas costumbres fueron abrazadas o adaptadas por la población local, llegando en última instancia hasta los masones de la mano de ritos de iniciación y objetos clave.

Por poner algunos ejemplos: 

  • Los pilares son símbolos de culto que se encuentran en ambas culturas. 
  • El rito de iniciación masónica implica varias acciones relacionadas con el número tres aparentemente similares a los ritos de los jóvenes vikingos, también enfocados al tres en honor a Odin, Thor y Freya. 
  • Al introducirse en un clan vikingo o en la Logia se calza el pie derecho dejando el izquierdo desnudo.

Historias surrealistas a un lado, lo que sí queda claro es que el equipo de narrativa de Assassin’s Creed Valhalla tiene una mina de oro en la que escarbar. Y para aquellos que gozamos del lore de la saga tanto como de su jugabilidad, todos estos mitos y leyendas son un filón que estamos deseando catar.

Imágenes | Viking Expansion

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios