Análisis de Maquette: vine por los puzles con objetos gigantes y me quedé por su convencional historia de amor
Análisis

Análisis de Maquette: vine por los puzles con objetos gigantes y me quedé por su convencional historia de amor

No puedo negarle una sonrisa a cualquier historia de amor hecha con algo de mimo, y la de Maquette es sin duda alguna una de ellas. El clásico chica conoce a chico con final feliz -sea cual sea el desenlace- apadrinado aquí por Annapurna y salpicado de puzles con aroma a indie actual.

Lo que empieza como un guiño a las mecánicas de tamaño y perspectiva de Superliminal, y parece apuntar a lo entrañable de Florence en lo narrativo, demuestra tener una personalidad propia y algunos momentos sublimes pese a permanecer escondidos en una masa bastante más sosa y previsible.

Las claves de Maquette

Como esa relación con altibajos de la que te despides con amargura y recuerdas con una sonrisa en los labios, Maquette está lejos de ser un juego perfecto, pero consigue ganarse un espacio en tu memoria con su historia y planteamiento.

Maquette3

Ya desde el principio, con un inicio con banda sonora que bien podría ser el reflejo del último éxito de Sundance, Maquette deja bien claro que lo que pretende contarnos una historia. Que el resto es un mero acompañamiento de lo que ha venido a relatar.

Con una vista en primera persona desde la que vamos leyendo en las paredes retazos de esa citada relación, y que de vez en cuando cede hueco a pausas en las que se amplía la historia con conversaciones de momentos clave de la vida de los protagonistas, nuestro papel será hacer avanzar la trama a base de completar los puzles que rodean a su escenario central.

Problemas que crecen y encogen

En él, una enorme sala con una maqueta en el centro que, a su vez, es una representación del escenario que hay si nos alejamos hacia los bordes del mismo. Lo que en la maqueta es un pequeño edificio, a nuestras espaldas es un edificio de tamaño normal. Lo que manipulamos en el interior de la maqueta también acaba afectando a la parte exterior.

Maquette2

Con esa sencilla premisa y una maqueta que se va modificando conforme avanzan los capítulos, el juego irá planteándonos distintos retos que, pese a guardar relación con la historia en lo que respecta al telón de fondo, no profundiza demasiado en la unión de historia y jugabilidad.

Aunque está la relación entre cómo hacemos de ciertos problemas algo más grande o más pequeño dependiendo de la situación y la perspectiva -llegando a enfrentarnos a enormes abismos que antaño eran meros escalones-, no sigues ahí porque te estén contando algo con un estilo revolucionario, y lamentablemente tampoco por estar disfrutando sus puzles de una forma especial.

Superando los puzles de Maquette

Coger la llave con la que acabas de abrir una puerta en el mundo exterior, colocarla en la maqueta, y que aparezca como algo más grande creando un puente, es una jugada a la que puedes agarrarte pocas veces como factor sorpresa. Maquette quema esa carta ya desde el principio y, con tímidas variaciones, el efecto inicial acaba dejando paso a la indiferencia. A ello se suma, por acabar de rizar el rizo, un control que deja bastante que desear, especialmente al manipular objetos de gran tamaño.

Maquette1

Con físicas que pueden jugarte buenas y malas pasadas, no he podido evitar tener la sensación de no saber si había resuelto un puzle como debía o si había conseguido engañar al juego con una triquiñuela.

Si bien agradezco la libertad a la hora de enfocar los retos, no puedo afirmar haber vivido un momento eureka, pero sí muchas aprobaciones con cierto desdén. El “pues será así” es algo que ha resonado en mi cabeza en no pocas ocasiones.

La opinión de VidaExtra

No puedo negar que, pese a todo lo malo que pueda decir de Maquette, en realidad lo he jugado de principio a fin y he quedado más que satisfecho. No por ser una historia que escape de lo previsible, sino por estar enganchado al qué y el cómo me estaban contando su historia.

Puede que sus puzles lleguen tarde a una fiesta en la que otros ya han demostrado estar muy por encima, pero Maquette es uno de esos juegos a tener en cuenta si quieres pegarte una maratón de vicio un domingo por la tarde y, con algo de suerte, empezar la semana con una sonrisa.

cover

Maquette

Plataformas PC, PS4 y PS5 (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Graceful Decay
Compañía Annapurna Interactive
Lanzamiento 2 de marzo de 2021
Precio 17,99 euros (incluido en PS Plus)

Lo mejor

  • Una historia muy emotiva.
  • La idea es muy original.
  • Tiene varios momentos sorprendentes.

Lo peor

  • Sus mecánicas no ganan demasiada profundidad.
  • Bastante previsible.

Temas
Inicio