Compartir
Publicidad
Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020: las olimpiadas de SEGA aspiran a ser el Wii Sports de Switch, y los Joy Con pueden ser la clave para conseguirlo
Análisis

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020: las olimpiadas de SEGA aspiran a ser el Wii Sports de Switch, y los Joy Con pueden ser la clave para conseguirlo

Publicidad
Publicidad

Mario y Sonic. Sonic y Mario. La rivalidad más intensa de la guerra de la consolas acabó zanjada y cristalizándose en una saga deportiva: Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos. Una combinación ganadora si tenemos en cuenta que desde Nintendo se continuó extendiendo (en exclusiva) el legado la SEGA más arcade. 

Propuestas descaradamente deportivas a través de una jugabilidad que se pasea alegremente por el umbral de los party games, manteniendo y celebrando en todo momento y con desenfado aquella legendaria rivalidad hasta nuestros días. Hasta Nintendo Switch. Hasta Tokio 2020.

Eso sí, SEGA se resiste a que su crossover deportivo pierda el factor sorpresa. En lo jugable ya no se trata de ver cómo los personajes más icónicos de Mario Bros. y Sonic the Hedgehog miden sus habilidades de manera individual, sino del modo en el que se adapta cada disciplina olímpica a las posibilidades únicas de cada sistema nintendero. 

Afortunadamente, la Gran N lleva años dando pie a experimentar con la jugabilidad de sus consolas. Y como podrás ver en nuestro gameplay de Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020, hay que reconocer que Nintendo Switch y sus Joy Con dan mucho juego. 

Hasta la fecha hemos visto en Switch más de un (y de dos) sucedáneos del clásico Wii Sports, el título con el que Nintendo dio el campanazo hace un par de generaciones. Sin embargo, Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020 es el título que más y mejor ha sabido plasmar esas sensaciones. Sin perder, claro, ese toque seguero tan distintivo.

Mismas reglas, distintas maneras de divertirse

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020 no es un punto y aparte en la saga frente a lo visto anteriormente. De hecho, se puede considerar como la suma de todo lo aprendido en las anteriores sobremesas de Nintendo, lo cual supone el regreso de eventos clásicos con su respectiva puesta a punto visual y jugable, cuatro nuevos deportes y algunos ajustes especialmente interesantes.

Por parte de los personajes seleccionables, la versión que pudimos poner a prueba ofrecía hasta 20 héroes y villanos cargaditos de carisma y desparpajo. La novedad menor es que casi todos vestirán acorde al evento que se vaya a disputar, de modo que Sonic,Tails y Knuckles dejarán de corretear con el trasero al viento para enfundarse kimonos, camisetas o trajes de surf, aunque Bowser y Metal Sonic seguirán a su bola

Por otro lado, la novedad más interesante es que se acabaron las estadísticas individuales, lo cual no quiere decir que Mario, Peach y Wario corran a la misma velocidad. Ni mucho menos. 

A

En estas olimpiadas se seguirá apostando por ofrecer un toque de variedad a cada personaje, de modo que algunos disponen de mayor fuerza, otros destacan en técnica, los hay más rápidos y también están aquellos que rinden bien en todas las circunstancias sin sobresalir en algo concreto. 

Así, dependiendo del héroe o villano que elijamos, contaremos con un tipo de ventaja diferente que variará según el evento. Es decir, que todos tengan algo que aportar a cualquier deporte.

A

Pero donde de verdad se luce el juego es en el sistema de control. SEGA ha tenido en cuenta aquellos que prefieren sacar provecho de los Joy Cons, pero también tiene puesta la vista en quienes se harán con una Nintendo Switch Lite. Así, antes de cada evento podremos disfrutar de hasta tres alternativas de control. 

Por supuesto, es en los Joy Cons donde reside el alma de las experiencias clásicas. La prueba de Tiro con Arco demuestra una vez más la magia de los mini-mandos de Switch y su vibración HD, invitándonos a replicar los gestos de los tiradores olímpicos. Y lo mismo se aplica al espectáculo que se forma más allá de la pantalla al jugar los 100 metros vallas entre varios. 

A

Ahora bien, algunos eventos de la versión que pudimos probar, como el Kárate, sólo ofrecían el sistema tradicional de control y reducía el número de jugadores a dos. Nintendo promete revelar más modos y contenidos conforme se acerque la fecha de salida, así que quizás esto cambie con respecto a la versión final. Toca esperar.

A fin de cuentas, el objetivo de Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos: Tokio 2020 es ofrecer variedad y diversión, englobando en un mismo título experiencias tan distintas como el fútbol, la gimnasia, el piragüismo o el tenis de mesa; además de alguna que otra disciplina de fantasía y nuevos deportes que harán su debut en esta entrega. 

Mario & Sonic: piques de sofá, hacer el ganso frente a la tele y las risas (ganes o pierdas)

A

De poco serviría reunir a todos estos personajes y ponerlos a hacer deporte en grupo si la experiencia no fuese divertida, y hay que admitir que el debut de Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos cumple holgadamente ese propósito. Regresan los piques de sofá, las raquetas imaginarias, los apasionados gestos trazados en el aire y las risas. Cuando ves a tu Bowser caer o comerse una valla es inevitable. Cuando remontas con él, también.

Nuestra sesión de juego incluyó tres de los cuatro nuevos eventos que se sumarán a la saga: skateboarding, kárate y surf. Por otro lado, la escalada deportiva no estaba disponible, así como los eventos de Carrera, Tiro y Kárate de Fantasía. 

A
  • El skateboarding recordaba inevitablemente a la serie Tony Hawk. Una enorme pista y la posibilidad de desplegar trucos acrobáticos que desafiaban a la misma gravedad. Si elegimos el control por Joy Con podremos trazar nuestra trayectoria y calcular nuestros impulsos aprovechando los giroscopios. Con un poquito de práctica se obtienen resultados muy locos.
A
  • El kárate premia más la técnica y la determinación que la capacidad de improvisar. Los movimientos son muy rígidos y contundentes, lo que no quita que, como ocurre con el skateboarding, podamos ejecutar técnicas centelleantes dignas de Street Fighter y hasta una suerte de finishers. Como comentamos, este evento solo se pudo jugar con los botones tradicionales.
A
  • El  nivel de control del surf no se desmarca demasiado de lo visto en el skateboarding, aunque hay  un matiz distintivo en la experiencia: tendremos que interpretar la forma de las olas para sacarle el máximo partido a nuestros movimientos y giros de Joy Con. Quizás sea el deporte menos intenso de las tres, pero como adición al conjunto es realmente interesante.

El conjunto de actividades queda redondeado por una localización total de los textos y los diálogos, manteniendo al reconocible Charles Martinet como la voz de medio reino Champiñón; a lo que hay que sumar la posibilidad de compartir partida con hasta ocho jugadores tanto offline como online. SEGA va con todo de cara a las olimpiadas de Tokio.

a

No sabemos cuánto tiempo tendrá que pasar hasta que Nintendo se decida a publicar Wii Sports en Switch, pero nuestras primeras sensaciones de cara a este decatlón tan peculiar son especialmente positivas. Puedes ganar o puedes perder. Incluso puedes fracasar de manera bochornosa. Pero incluso en el peor de los casos las risas están aseguradas

  • Plataformas: Nintendo Switch 
  • Multijugador: sí
  • Desarrollador: SEGA
  • Compañía: SEGA
  • Lanzamiento: noviembre de 2019
  • Precio:  49,90 euros
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio