Publicidad

PS4: análisis

PS4: análisis
93 comentarios

Publicidad

Publicidad

La última en llegar y como no podía ser de otro modo vamos a analizarla en profundidad. Lo hicimos con Xbox One y ahora le toca el turno a PS4, la última consola de Sony y si nos dejamos llevar por su éxito en ventas, el gran estandarte de la nueva generación de consolas.

Una máquina que marca un cambio en la manera de pensar y actuar de la compañía japonesa y que, en el fondo, se demarca casi a conciencia de lo que ha supuesto PS3 y de las aspiraciones que tenían Kutaragi y las demás mentes pensantes de la multinacional en 2006. Curioso es pues que me halle yo aquí, sentado delante de mi ordenador e intentando aclarar las ideas sin saber muy bien cómo empezar o qué decir. Sólo puedo pensar que me siento como si me diesen un Ferrari sin gasolina y sin posibilidad cercana de encontrar una gasolinera. Mi antiguo coche no era tan guapo, ni tan veloz, ni tan fardón, pero me llevaba y juntos disfrutábamos el camino.

Y es que vuelvo a tener una sensación parecida a la que tuve con Xbox One. No he sentido tampoco esa ilusión por escudriñar todos sus menús y sus recovecos, esa impresión ante lo novedoso o lo desconocido que me provocaron otras consolas antaño. Todo en PS4 me suena, algunas cosas para bien y otras para mal. Sé que tiene muchísima potencia y muchísimas posibilidades pero lo sé tras haberlo visto en muchos vídeos, no por haberlo experimentado yo.

Una nueva generación de consolas, un cambio tan bestia como el de PS3 a PS4… el factor “wow” como algunos lo llaman. Ese momento en el que hay algo que te confirma que sí, que has hecho un salto generacional y estás haciendo cosas que hace un tiempo parecían del futuro. Y no me refiero al simple salto en gráficos. Xbox One tiene a su Kinect 2 y aunque funciona regular sí tiene momentos brillantes en los que te das cuenta de que esto, con Xbox 360, era imposible. Pero vayamos paso por paso que de momentos “wow” no vive una consola pensada para durar siete u ocho años.

PS4, análisis en vídeo

Arrancamos con un paseo en vídeo por algunas de sus características:

Sony reivindica a la consola de juegos con PS4

Consola PS4
Vivimos en una época de convergencia, nunca me canso de decirlo. Los fabricantes buscan crear su ecosistema de aplicaciones y gadgets, quieren que nos lancemos a por ellos e intentan crear una experiencia de uso unificada. Microsoft lo intentará con sus nuevos sistemas operativos y con el asalto al hogar que ha emprendido con Xbox One.

Pero Sony, extrañamente, ha decidido ir por otro camino. Quizá el no tan lejano año 2006 todavía despierte pesadillas en la conciencia colectiva de la compañía. En aquel momento la directriz principal era otra y PlayStation 3 tenía que encargarse de poner un lector Blu-Ray en cada casa. Digamos que PS3, tras el tremendo éxito de PS2, aspiraba a ser el epicentro del comedor. Un dispositivo que reproducía el formato de vídeo en HD ganador, que se conectaba a internet, que reproducía películas desde un USB, vía streaming, canciones, fotos… en resumen, PS3 fue el intento de Sony por conquistar el hogar.

PS4-PS2

Pero con PS4 las tornas han cambiado. Quizá aprendiendo de sus errores (ya sabéis eso de que el que mucho abarca poco aprieta) decidieron cambiar el rumbo del asunto y mientras PS3 seguía recibiendo actualizaciones que la transformaban en un “hub” multimedia cada día más parcheado, el equipo de Mark Cerny diseñaba una vuelta a los orígenes.

“Mientras PS3 seguía recibiendo actualizaciones, el equipo de Mark Cerny diseñaba una vuelta a los orígenes”

Una consola que cumpliese las expectativas de los desarrolladores y de los jugones. Fácil de desarrollar, arquitectura X86, sólida y conocida, potencia, tamaño discreto, conectada a la red y capaz de brindar una experiencia social… una máquina pensada por y para los juegos y los jugones.

Pero quizá a día de hoy muchos de esos usuarios le piden más a la consola. Es algo que marca la ruptura entre los planes de Microsoft, en los que Xbox One es el centro del comedor y hace muchas cosas entre las que entran los juegos, y los de Sony, en los que PS4 es la consola definitiva y si hace algo más a nivel contenido y servicios pues no molesta.

De cualquier modo y centrándonos en que una consola es y debe de ser primordialmente una buena consola es de justos reconocer que PS4 tiene casi todas las cartas a su favor.

PS4, hardware y diseño

hardware
Tras haber alucinado con el enorme tamaño de Xbox One no puedo evitar pensar en lo pequeña que es PS4. No, no es tan pequeña, es que la otra es enorme. De algún modo en Sony se las han apañado para integrar un hardware más potente que el de la consola de Microsoft en un espacio mucho más reducido.

El tamaño (275 x 53 x 305 mm) es lo suficientemente compacto como para poder integrarse de una manera elegante en nuestro comedor o en nuestra habitación. Donde cabía una PS3 cabe de sobras una PS4 y además se mantiene la apuesta de poder funcionar con la consola en vertical. Algo que Xbox One ha perdido y que quizá la hubiese hecho más versátil a la hora de convivir en nuestro espacio.

PS4

“En definitiva, un diseño sobrio y elegante con un punto canalla y rompedor gracias a ese perfil sesgado que la remata.”

A nivel de diseño debemos aplaudir a Sony por haber arriesgado. Como os decía, sí se vislumbra que la consola es la continuación espiritual de PlayStation 2 (desde la luz azul que la cruza hasta algunas formas y materiales) pero afrontada con muchísimo más riesgo. Ese perfil inclinado ayuda a que la consola tenga una imagen más rompedora pero sin perder nunca la sobriedad de su forma.

Curioso también que las dos compañías hayan optado por usar dos tipos de material plástico negro. La parte brillante (que se ralla y se ensucia sólo con mirarla) y la mate, mucho más sufrida. En definitiva, un diseño sobrio y elegante con un punto canalla y rompedor gracias a ese perfil sesgado que la remata.

PS4 detalle
El plástico brillante negro, amigo de la suciedad y el polvo

“El transformador viene dentro de la consola. No todos pueden decir lo mismo.”

Respecto a su pequeño tamaño me asaltan dudas en cuanto a calentamiento, ruido y durabilidad. Sony se las ha apañado para meter el transformador dentro de la consola así que todavía se va a generar más calor en su interior. Microsoft, con las dimensiones tan generosas de Xbox One, está asegurándose una correcta ventilación de sus componentes. Está por ver si PS4 consigue hacer lo mismo en muchísimo menos espacio. Un espacio que afectará a cómo se disipa el calor y a como se ventilan correctamente las entrañas de la bestia.

Pero ahora centrémonos en el hardware que lleva (aunque os recomiendo leer la serie de especiales entre Xbox One vs PS4 que hemos lanzado hace poco). En CPU, RAM y GPU son muy parecidas aunque con cambios reseñables como ya vimos. Pero no demos más rodeos y centrémonos en la siguiente tabla.

PS4

Mucho hemos comentado que en el fondo son dos consolas muy similares a nivel de hardware. Y es que lo son aunque no hay que negar que PS4 es más potente. Prueba de ello son los juegos multiplataforma que están viendo la luz. En la consola de Sony funcionan a más resolución mientras que Xbox One tira de reescalado. De todos modos aquella promesa de que esta generación de consolas sería la de los 1080p estables a 60fps está lejos de cumplirse. Al menos por ahora.

Resumiendo, a nivel de diseño industrial PS4 rompe con la tendencia de PS3 y vuelve a posicionarse en el lado estético de PS2. Sus materiales de construcción son sólidos y aunque puede que no de ese aspecto de “lujo” que daba PS3 en su momento sí que parece robusta y duradera. Una consola todo terreno pensada para llamar la atención lo justo e integrarse de manera elegante en nuestro comedor. Lo de marcar a la competencia con una línea estética exquisita se lo dejamos a otras marcas que viven de la imagen. Sony quiere vivir de una gran consola.

PS4, el nuevo DualShock 4 a examen

DualShock 4

PS4

Comentaba al principio que daba la sensación de que en Sony han querido volver a los orígenes y aprender del montón de errores que cometieron con PlayStation 3. Uno de ellos (de los más sonados) fue aquel mando con forma de “boomerang” o plátano directamente que se presentó junto a la consola. Luego, tras el aluvión de críticas ya que aquello parecía cualquier cosa menos un mando cómodo, se descartó la idea y la máquina vio la luz con el ya mítico SixAxis.

Que venía a ser el mismo mando que en PS2 pero con detección de movimiento (una característica que funcionaba realmente mal) y sin vibración. Luego, con la salida de DualShock 3 se consiguió disimular el asunto y por fin se presentaba un mando que integrase vibración y detección de movimiento. Pero claro, a nivel ergonómico seguíamos con las bases de una propuesta que databa casi de 1995. Era lógico tomar medidas, sobre todo viendo las excelentes propuestas de la competencia directa.

DualSHock4

"DualShock 4 es el mejor mando que Sony ha diseñado jamás."

Y esas medidas se llaman DualShock 4. Un nuevo mando rediseñado completamente que hace muchas cosas bien, podríamos decir que es el mejor mando que Sony ha diseñado jamás, pero que también tiene un par de fallos que posiblemente se subsanarán en revisiones posteriores.

  • DualShock 4 ha crecido a lo ancho y el resultado es mucho más cómodo de sostener si tienes manos grandes como las mías.
  • Los materiales han cambiado y ahora una textura rugosa juega junto a una goma que facilita el agarre.
  • Se ha añadido un touchpad central cuya funcionalidad está aún por ver pero que sin duda enlaza con la línea de PS Vita. De hecho es una de las características nuevas del mando que más incertidumbre me causa pero en cualquier caso serán los desarrolladores los que acaben confirmando si es algo clave o un añadido absurdo.
  • Los botones de acción son más grandes, los gatillos estrenan diseño y ahora son como deberían de haber sido siempre. Recogen el dedo perfectamente y facilitan su pulsación.
  • Los joysticks analógicos también estrenan forma en su parte superior pensada para impedir que el dedo resbale.
  • Incorpora batería (lo que facilita que su peso sea menor y que esté perfectamente integrada en el mando) que se recarga mediante USB conectando el mando a la consola.
DualShock4

Como os he dicho creo que este es el mejor mando que ha fabricado jamás Sony. Pero no está exento de fallos y tras unos días de uso estos son los dos que más me han incomodado. Ojo, tomadlo con relatividad ya que la percepción de lo bien o mal que va un mando depende en gran medida de las manos que tengamos. Y al DualShock 4 con las mías le ocurre esto:

  • Los dos nuevos botones, “Share” y “Options” me resultan casi imposibles de pulsar. Es como si estuvieran demasiado hundidos y mi dedo no alcanzase a darles bien. Al igual que su posición, demasiado antinatural y forzada. Una lástima aunque he de reconocer que su uso, por el momento, es limitado.
  • La batería integrada tiene sus cosas buenas y sus cosas malas y a medida que vaya perdiendo efectividad nos obligará a recargarla cada vez más. Y ese es el punto, me da la sensación de que este nuevo DualShock 4 es muy goloso cuando se trata de comer batería. Dura bastante menos que el mando de Xbox One o que el DualShock 3.
  • La zona azul iluminada. Me mola, entiendo que a la gente le mole y da un punto futurista al asunto pero… ¿ya está? Me da la sensación que aunque Sony diga que sirve para que los desarrolladores la cambien de color para ayudar a la inmersión en el juego esta barra responde más al uso de la PlayStation 4 Eye. Una cámara que quizá en algún momento iba a venir con cada PS4 y que al final ha sido lanzada como un periférico a parte.
PS4

Estas son las características del DualShock 4:

  • Dimensiones aproximadas: 162×52×98 mm.
  • Peso aproximado: 210 gr.
  • Botones PS, Share y Options.
  • Cruceta.
  • Botones Triángulo, Círculo, X y cuadrado.
  • Dos sticks analógicos
  • Botones R1/L1, R2/L2, L3, R3.
  • Touchpad de dos puntos de tipo capacitivo.
  • Sensor de movimiento Sixaxis (giroscopio de tres ejes y acelerómetro de tres ejes).
  • Barra de luz.
  • Altavoz mono.
  • Puerto USB (Micro B).
  • Conector para headset.
  • Bluetooth (Ver2.1 + EDR).
  • Batería recargable de Ion Litio.

PlayStation Eye 4, una cámara prescindible

Camara
Cuando analizamos a Xbox One tuvimos claro que Kinect 2 era uno de esos pilares básicos en la estrategia de Microsoft. Un pilar que ahora mismo sólo aporta el consabido factor “wow” pero que en un futuro dará mucho juego. Teníamos curiosidad por ver hasta donde había llegado Sony con su PlayStation Eye 4 y la verdad es que va por otros derroteros.

La cámara de Sony es, cuando menos, prescindible. Se trata de una cámara dual capaz de reconocer el entorno en 3D y detectar con precisión la posición del pad gracias a la luz azul que emite. Además lleva micrófonos capaces de detectar el origen de una fuente de audio o reconocer comandos de voz y además mejora la precisión de PlayStation Move. Todo muy bonito pero… ¿para qué?

Y es que la experiencia de uso PlayStation 4 no parece haber sido diseñada teniendo muy en cuenta la cámara y el hecho de que sea un añadido opcional la deja en una posición extraña en el mercado. Sin apenas promoción, sin apenas apoyo de los desarrolladores y sin juegos o aplicaciones que puedan sacarle jugo PlayStation Eye 4 es una incógnita.

PS4 Camara

Estas son las características técnicas de la PlayStation 4 Eye:

  • Dimensiones aproximadas: 186×27×27 mm.
  • Peso aproximado: 183 gr.
  • 1280×800 px x 2 en vídeo.
  • Frame Rate: 60 fps a 1280×800 px / 120 fps a 640×400 px / 240 fps 320×192 px.
  • Formaro de vídeo RAW, YUV.
  • Rango de captura: de 30 cm al infinito.
  • Campo de visión de 85º.
  • Micrófonos de 4 canales.
  • Longitud aproximada del cable: 2 m.

Resumiendo, un dispositivo interesante pero con un futuro confuso. Sony, al hacerlo optativo para rebajar el precio de venta de la consola, lo ha apartado del foco y ahora mismo no atrae la atención ni de desarrolladores ni de usuarios. No está disfrutando de su “momentum” y a la larga puede acabar resintiéndose. Como os decía, es una cámara totalmente prescindible dentro de la experiencia PS4.

La interfaz de PS4, atrapada entre dos aguas

Interfaz
Si algo le pedía yo personalmente a esta nueva PlayStation 4 era un rediseño profundo de la interfaz visual de la consola. El anterior estaba totalmente desfasado y carecía, en mi opinión, de la usabilidad necesaria para una consola de estas características.

La barra repleta de opciones quizá era una buena opción al principio pero los servicios de PS3 fueron aumentando, al igual que las opciones y opciones dentro de opciones. Al mismo tiempo que las televisiones crecían y crecían y nosotros nos alejábamos más de ellas para jugar más cómodos desde el sofá. ¿El resultado? Un menú poco práctico, ilegible desde la distancia, confuso y que necesitaba urgentemente un lavado integral de cara.

"Con la nueva interfaz de PS4 han conseguido un lavado de cara en casi todos los sentidos"

Con PS4 lo han conseguido, pero solo parcialmente. Es como extrañamente siguieran empeñados en mantener una cierta estructura y el desorden que otorgan categorías y categorías anidadas de forma ilógica mientras intentan lavarle la cara al asunto utilizando imágenes grandes y clasificando la información.

Interface

Por eso toda la experiencia de usuario de PS4 está partida en tres zonas. La superior, con menús al estilo PS3 que nos llevan a submenus y submenús dentro de los submenús, la intermedia con zona de actividad de los amigos, juegos y demás contenido que va apareciendo, y la inferior que ofrece información detallada y visual de lo que hayamos elegido en la intermedia. A favor diré que es muy rápido y ágil navegar por todo lo que ofrece el sistema pero sigue teniendo un punto caótico que debería de haberse arreglado.

Al igual que otras mejoras que esperemos vayan implementando como poder organizar a tu elección los juegos que tengas en la consola instalados o las películas y series que hayas comprado. Por cierto, punto interesante y polémico. PS4 no es compatible con DLNA y tampoco reproduce Mp3, al menos de momento. Aunque Yoshida ha confirmado que están trabajando en ello para incorporar esas características en cuanto sea posible.

"PS4 avanza en la dirección correcta a nivel de interfaz, pero queda mucho por hacer."

Deben mejorar también la gestión de tus listas de amigos. Ahora que PS4 eleva el límite hasta los 2.000 amigos e incluso permite nombres reales echo de menos algún sistema para poder moverme entre ellos con más facilidad, agruparlos a mi gusto e incluso seguir a los que yo quiera. Como os decía son cosas que supongo irán llegando con el tiempo.

Interface 2

Resumiendo, PS4 ha avanzado en la dirección correcta a nivel de interfaz pero sigue manteniendo algunas incoherencias heredadas de PS3. A veces no es necesario ofrecer tanta información y de una manera tan barroca. Menos impactos visuales pero más relevantes sería un buen camino a seguir. Aunque de momento no nos preocupemos, ya sabéis que estas consolas evolucionarán mucho a lo largo de su ciclo de vida así que un rediseño integral caerá tarde o temprano.

PS4 con PS Vita, la lucha por la segunda pantalla

PSvita
Parece que será una de las tendencias inevitables en esta nueva generación y, de nuevo, hay que reconocerle el mérito a Nintendo. La compañía nipona se atrevió a dibujar un futuro en el que el jugador prestaba atención no sólo a lo que ocurría en la pantalla principal del juego si no también a los inputs que le llegaban desde otra más pequeña.

Sony y Microsoft se apuntaron al carro y cada uno a su manera. Sony, por ejemplo, está dispuesto a afrontar el asunto desde dos vías diferentes. Por un lado tenemos una aplicación para tabletas y smartphones que nos permite conectarnos con nuestra cuenta y que a la larga posiblemente evolucione en una especie de SmartGlass. Sería lo deseable.

“Este año debe ser el año de PS Vita y quizá utilizarla como pantalla de PS4 le ayude a ganar valor frente al usuario”

En la otra mano tenemos a PS Vita, la consola portátil de nueva generación que no acaba de despegar y a la que Sony tiene en cuidados intensivos. Tras dos años a la venta este año debe dar el do de pecho y reclamar su sitio en el panorama de las consolas portátiles. Y quizá la posibilidad de utilizarla como pantalla de lo que vemos en PS4, muy al estilo del mando de Wii U, le ayude a ganar valor ante el usuario.

psvita

Lo malo es que los desarrolladores serán los que tengan que dar soporte a esta función y de momento son pocos los juegos que lo hacen. Aunque los que han apostado por ello consiguen que el invento funcione aunque la tasa de fotogramas y la calidad de la imagen sufren si la conexión no es muy rápida.

¿Pasará el futuro por considerar a PSVita la extensión de PS4? Posiblemente los tiros vayan por ahí pero no deberían olvidar que lo verdaderamente positivo sería que la consola portátil tuviese sus propios títulos “must have”, un catálogo fuerte, y no necesitase de empujones así para sobrevivir. De momento el invento funciona, veremos cómo lo respaldan los desarrolladores a la larga.

PS4 y los juegos o la ausencia de ellos

Juegos PS4
Finalmente debemos llegar al apartado clave. Ese que demuestra si independientemente de las características técnicas o las promesas de futuro una consola merece la pena: los juegos. Y es que los juegos a una consola son como las patatas a una tortilla de patatas. Sin ellos no tiene mucho sentido comprar una máquina de última generación y dejarla que acumule polvo en un rincón.

Es como, volviendo a la metáfora que escribí al principio del artículo, si te regalan un ferrari y no te dan gasolina ni posibilidades de encontrar una gasolinera. Muchas gracias, pero mi anterior coche sí tenía gasolina y aunque no fuese tan espectacular me llevaba a todos los sitios que le pedía. Eso ocurre con PS4 y la culpa es de Sony.

"El catálogo de lanzamiento exclusivo de la consola es ridículo. Simple y llanamente."

El catálogo de lanzamiento exclusivo de la consola es ridículo. Simple y llanamente. Si alguien está salvando los papeles son las desarrolladoras multiplataforma que han preparado excelentes conversiones de sus éxitos para que acompañen a la consola desde su lanzamiento. Pero Sony, la que debería presentar una línea potente de lanzamientos para convencer al jugador de que su nueva PS4 merece la pena, no ha hecho los deberes.

Killzone Shadowfall
Killzone Shadowfall es espectacular a nivel visual pero más aburrido que un bocata relleno de pan

Killzone: Shadow Fall’ es, como mínimo, mediocre y ‘Knack’ no puede ser un argumento de venta válido cuando el juego parece más una prueba de rendimiento y motor de físicas que una experiencia de juego sólida. Así las cosas sólo queda aferrarse a ‘Resogun’, el único juego decente y exclusivo puesto a la venta y que los suscriptores a PS+ obtendrán de manera gratuita. E imagino que comparando el listado de títulos de lanzamiento que acompañan a Xbox One estaréis conmigo que ‘Resogun’, por muy bueno que sea y lo es, no puede enfrentarse a ellos.

Knack
Knack no es un ejemplo de lo que nos espera esta generación... o no debería

"Comprarse ahora mismo una PS4 es hacer un brindis al futuro… incierto."

Comprarse ahora mismo una PS4 es hacer un brindis al futuro… incierto. A un futuro que llegará muy bien no se sabe cuando ya que las pocas exclusivas anunciadas se han ido a 2014 sin fecha definida y las que han salido no merecen la pena. ‘Uncharted’, ‘Gran Turismo’, ‘God of War’, ‘Ratchet and Clank’, ‘Driveclub’… franquicias que algún día llegarán pero no sabemos cuando.

Siempre quedarán los juegos multiplataforma que, de momento, también van a salir en PS3 y Xbox 360. Y por mucho que en las nuevas consolas se vean mejor (sobre todo en PS4) ¿merece la pena el cambio?

De Sony depende que estos primeros años para PS4, tras su tremendo éxito en ventas, no se conviertan en una travesía por el desierto. Vender la consola es el primer paso, ahora falta crearle un catálogo a su altura y ahí no tienen ventaja respecto a la competencia.

Conclusión

Conclusion
PS4 ha llegado, ya la tenemos entre nosotros y con ella se cierra el ciclo de las consolas de nueva generación. Representa un camino un tanto diferente que el que emprendió Microsoft con su Xbox One hace unas semanas o al que la misma Sony decidió iniciar con PS3.

PS4 nace con la ambición de ser una consola de videojuegos, una gran consola de videojuegos, y no un centro multimedia para el comedor. Y en el camino hace muchas cosas bien como facilitar el desarrollo de juegos para la plataforma o presentar un nuevo y rediseñado mando DualShock 4. Pero hay otros temas que no están tan claros como el uso de la cámara PlayStation Eye 4, los servicios que integrará la consola dentro de un tiempo, el uso de PS Vita como segunda pantalla o sin ir más lejos los juegos.

“PS4 ha conseguido ser un éxito de ventas y no se si es por méritos propios o deméritos del rival”

Los juegos: elemento clave para que una consola aterrice de manera sólida en el mercado y punto débil del lanzamiento de PS4. Una consola que ha conseguido ser un éxito de ventas y no tengo muy claro que sea por méritos propios o por deméritos del rival directo.

Pero me juego la mano a que si Microsoft no hubiese protagonizado tantas polémicas este verano y hubiese pagado el pato de exponer sus planes restrictivos en cuanto a juegos de segunda mano y uso de internet (planes que han cambiado luego) la balanza de ventas no estaría tan inclinada al lado de Sony como lo está a día de hoy.

PS4 ganó la batalla antes de tener que salir a competir y ahora, con las dos consolas en la mano, no queda claro que tenga tantas armas como para vencer la guerra a largo plazo. Será una gran consola si consigue tener un catálogo potente y variado. Sony se dejará la piel en ello, suponemos claro (que luego miramos a PS Vita y nos dan escalofríos), para conseguir que como han repetido hasta la saciedad, sea la heredera de la mítica PS2.

Lo único que está claro es que aún le queda mucho camino por recorrer si quiere ganar esta generación de una manera tan clara como PS2 ganó la suya. Xbox One, pese a su vocación de “hub” multimedia, no se lo va a poner fácil. Interesantes años nos esperan.

Más sobre PS4 en VidaExtra

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir