Publicidad

Retroanálisis de Shadow Dancer, la secuela del Shinobi de SEGA en compañía de un perro
Análisis

Retroanálisis de Shadow Dancer, la secuela del Shinobi de SEGA en compañía de un perro

Cuando un producto tiene éxito, por lo general, si goza de una secuela, es que se reutilice en cierta manera su nombre para saber que se trata de ese mismo universo. Aunque hay veces que eso no sucede así, como con Shadow Dancer.

Salió dos años después que Shinobi, siendo el segundo juego de la saga, además. Lo curioso es que en su adaptación a Mega Drive de 1990, sí que se reflejó en su nuevo nombre, Shadow Dancer: The Secret of Shinobi, que es la versión que vamos a retroanalizar aprovechando que está en SEGA Mega Drive Classics.

Si no lo veo no lo creo, dijo un día otro Shinobi

Shadow Dancer

Independientemente de su nombre, estaba claro que esto era un Shinobi, con esa fórmula prácticamente intacta respecto al clásico de 1987, donde SEGA siguió un camino ligeramente similar al del exigente Rolling Thunder de Namco de 1986.

Un juego de acción y plataformas de scroll lateral, donde moríamos de un impacto, y con dos tipos de salto: con el normal apenas cogíamos altura, pero con el otro, pegábamos un buen brinco para llegar hasta zonas superiores. Y con una sola magia para cada fase, que había que dejar para los momentos más difíciles.

Había un detalle bastante llamativo en Shadow Dancer, por otro lado: para pasar de fase en la recreativa, había que coger/desactivar unas bombas; mientras que en Mega Drive se cambió por el rescate de rehenes, como sucedía en la primera aventura. No era el único cambio entre ambas versiones, puesto que había diferencias en varios jefes, la forma de utilizar al perro o en el tipo de minijuego para cada uno: en el Arcade, lanzábamos shurikens hacia arriba, asemejándose vagamente al clásico de 1987, mientras que Mega Drive caíamos al vacío.

¿Y qué aportaba como secuela? Básicamente, el uso del perro. Tener a un acompañante en todo momento suponía un elemento interesante, al poder usarlo para aturdir brevemente al rival (hasta cierta distancia, cuando se ponía a ladrar para avisarnos) y de ese modo cargarnos a un enemigo de manera mucho más fácil, puesto que en este estado no nos podía golpear y nosotros a él sí, claro.

Shadow Dancer, un clásico de ninjas en Mega Drive

Shadow Dancer

Justo es de reconocer que no fue el único Shinobi de 1989, y por lo tanto secuela como tal, ya que ese mismo año debutó en la consola de SEGA The Revenge of Shinobi, pero es evidente que Shadow Dancer supo distanciarse lo justo para que diese la sensación de estar ante otro producto debido al uso del precioso perro.

Respecto a la recreativa, la versión para Mega Drive ganó una quinta fase, pese a que hubiese diferencias entre las cuatro principales si las comparábamos con la versión original. De hecho, el propio final era completamente distinto. E incluso la forma de referirse al protagonista, siendo un misterio si era Joe Musashi o no.

Como arcade en esencia, la conversión doméstica seguía siendo muy exigente, al no perdonar ni el más mínimo error. Tan solo era permisivo al tocar a los enemigos, que nos empujaban unos centímetros hacia atrás, momento ideal para recomponernos y asestarles un tajo con la katana. Curiosamente, si moríamos en una fase habiendo rescatado a algún rehén, conservábamos ese progreso, pudiendo comprobar cómo desaparecía algún enemigo cercano a dicho rehén.

Con Shadow Dancer, SEGA fue a lo seguro y dejó los experimentos para el antes citado The Revenge of Shinobi, popularmente conocido por la polémica que suscitó al ver cómo introducía en su universo a iconos de los cómics o la TV, como Godzilla, Spider-man, Hulk, Batman o Terminator. La pena es que tras ese boom a finales de los ochenta y buena parte de los noventa, la llama de la saga se apagase y no se llevase bien con la entrada en el siglo XXI. Ojalá regrese Shinobi.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

Sí, pese a que su fórmula haya sido superada en generaciones posteriores. Es justo lo que habíamos dicho con la primera aventura, compartiendo tanto sus pros como sus contras. Shadow Dancer es un juego al que apetece volver, eso sin duda, ya sea en recreativas, Mega Drive o Amiga 500, otra versión que probé.

Shadow Dancer

Shadow Dancer

Plataformas Arcade, Amiga, Atari ST, Master System... hasta la versión libre de Mega Drive (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador SEGA
Compañía SEGA
Lanzamiento 1989
Precio No disponible

Lo mejor

  • El segundo Shinobi oficial
  • La compañía del perro era muy útil
  • Los cambios entre el Arcade y Mega Drive

Lo peor

  • Los cambios entre el Arcade y Mega Drive (sic)
  • No perdonaba ni el más mínimo error
  • Llevar casi 10 años sin un Shinobi nuevo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios