Summum Aeterna quiere ser el próximo pelotazo roguelite. Curiosamente, donde brilla con luz propia es en aquello que lo hace diferente
Análisis

Summum Aeterna quiere ser el próximo pelotazo roguelite. Curiosamente, donde brilla con luz propia es en aquello que lo hace diferente

Todas las influencias que dan forma a Summum Aeterna están perfectamente a la vista desde la primera partida. Lo cual, sobra decirlo, es bueno. La precuela de Aeterna Noctis replantea su fórmula jugable para acercarse más a la premisa roguelite de Dead Cells, la estructura de niveles de Castlevania: Symphony of The Night y la jugabilidad de Hollow Knight, siendo un poquito de todos y ninguno en concreto. Y es por eso que engancha tanto.

Tras ponerle el broche a 2021 con el ultimo caramelito indie Made in Spain, Aeternum Game Studios regresa a la carga, y pese a que los toledanos ya llevan año y medio trabajando en su nuevo proyecto, Summum Aeterna aterriza en PCs en calidad de Acceso Anticipado cuando ni siquiera han pasado seis meses desde el lanzamiento de su ópera prima. De hecho, técnicamente fue anunciado tres meses antes su llegada por sorpresa a Steam.

Ss C1430bd46f518057d8219c81536cfa160f5a0297 1920x1080

¿Un juego a medio cocinar? Por suerte, las inevitables comparaciones entre Summum Aeterna y el anterior título tienen fundamento y las diferencias juegan en beneficio del Rey de la Oscuridad, el inmortal protagonista de esta precuela. si Aeterna Noctis bebe de los metroidvanias de toda la vida, la nueva incursión en su universo combina la esencia de los roguelites con la clásica acción plataformera y le añade un matiz curioso: los frutos de nuestra anterior partida sirven para que el propio jugador de forma a la próxima.

Algo que se entiende un poquito mejor en movimiento a través de nuestro gameplay, en el que queda clara su esencia de roguelite: luchar, ser eliminado y volver a empezar conservando lo ganado.

En VidaExtra hemos tenido la oportunidad de jugar a la versión en desarrollo de Summum Aeterna, hemos sido derrotados por prácticamente todos y cada uno de los enemigos que incluye la actual versión del juego. A veces por despiste, otras por temeridad y, porque como se espera del capítulo anterior a Aeterna Noctis, la dificultad es tanto una seña de identidad como un atractivo en sí mismo.

Al juego le queda camino por delante, todo sea dicho. Dos mundos, dos áreas diferentes y tres armas es mucho más que un aperitivo, pero también la punta del iceberg de lo que se espera y se le debe exigir a la versión final. Nuestras impresiones en torno a Summum Aeterna ya son positivas y lo cierto es que viendo la hora de ruta prevista para este mismo año, ya llegaremos ahí, confiamos en que vayan a mejor. Sobre todo, porque  la gesta del señor de la guerra condenado a la vida eterna ya tiene lo necesario para consolidar más y mejor el universo de Aeterna Noctis.

Mitad metroidvania, mitad roguelite y 100% indie Made in Spain

Screenshots 0022 Screenshot 36

El universo de Aeterna es un lugar cruel y lleno de criaturas peligrosas. Eso puede inquietar de entrada, pero el Rey de la Oscuridad, nuestro protagonista, está hecho de una pasta especial. Según se nos explica entre tiempos de carga, de los incontables horrores que Summum Aeterna nos pondrá por delante, nuestro héroe es el peor de todos. Lo cual, siendo sinceros, también tiene su punto.

Sobra decir que al tratarse de una precuela no es necesario haber tocado Aeterna Noctis, aunque a nivel jugable partiremos con ventaja: las sensaciones de acción y plataformeo rápido en las que los reflejos y la precisión a los controles marcan la diferencia están ahí. Sin embargo, la primera de las diferencias la notaremos en el diseño de los niveles. O, más bien, en la ausencia de diseño en los niveles.

Screenshots 0018 Screenshot 47

No es que Aeternum Game Studios haya renunciado a ese acertadísimo estilo visual en el que animaciones tradicionales sirven de contraste para unas sensaciones clásicas a los controles, sino que -como buen roguelite, los niveles que atravesaremos se generarán justo antes de empezar la partida. Y es a partir de aquí cuando Summum Aeterna se diferencia de Dead Cells: nosotros tendremos cierto poder de decisión a la hora de elegir como será el mundo generado.

Independientemente de lo logrado y lo avanzado en Summum Aeterna, al ser fulminados seremos recompensados con una serie de objetos especiales que podremos canjear para mejorar a nuestro personaje, nuestras habilidades y un tipo de recurso: la semilla. Es más, si nos fijamos, durante el transcurso de la partida podemos ver en el margen derecho cómo éstos elementos se van acumulando y generando antes de ser eliminados.

Screenshot 61 1

Lo interesante es que los niveles de Summum Aeterna se generan haciendo que germinen las semillas obtenidas de partidas anteriores y cada una de ellas posee genes propios que condicionan los elementos del mundo al que viajaremos, incluyendo la cantidad de peligros, tesoros o singularidades con las que nos encontraremos. De lanzamiento podremos hacernos con hasta 20 tipos de mods de mundos y se espera que poco a poco vayan llegando más.

De hecho, y esto es lo verdaderamente curioso, además de que existen diferentes tipos de semillas podremos combinar las que son similares para generar nuevas rarezas que derivan en mundos generados más interesantes y combinar condiciones a nuestro antojo. Y, si bien, nosotros no diseñamos el mundo generado, si podemos elegir qué tipo de experiencia de juego encontraremos.

Una jugabilidad fluida como la seda. Niveles retorcidos y maquiavélicos

Screenshots 0024 Screenshot 31

Si bien, la llamada Mecánica de Semillas se impone como el elemento que diferencia Summum Aeterna de otros roguelites de acción, lo que debe ser su reclamo sigue estando en las sensaciones a los controles. Y ahí Aeternum Game Studios sabe trasladar lo aprendido y heredado de su ópera prima para adaptarlo a cualquier tipo de escenario generado.

Lo esencial: el protagonista Summum Aeterna se mueve igual de suave que el Rey de la Oscuridad de Aeterna Noctis y hereda muchos de sus movimientos esenciales. Tendremos a nuestra disposición y desde el principio esos saltos dobles, los impulsos que le permiten atravesar peligros sin sufrir daño y esos siempre convenientes pisotones con los que rematar a nuestros enemigos tras una pronunciada caida intencionada o no. Lógicamente, conforme vamos avanzando mejores habilidades tenemos.

a

La manera de enfocar las mejoras proviene de nuestra manera de administrar el botín acumulado al jugar y el rendimiento que tenemos en pantalla desde la zona en la que emergemos al ser eliminados. Porque el rey de la Oscuridad es inmortal, pero te podemos asegurar que no es invencible.

Es decir, los tesoros encontrados, los enemigos fulminados, lo explorado y, por regla general, la manera en la que exprimimos cada escenario suma y podemos canjearlo por mejoras y armas. Y, al no haber un condicionante de tiempo o un cronómetro como en otros roguelites, se promueve de manera natural que nos perdamos y exploremos. Que intentemos sortear los tramos más peligrosos incluso cuando no es necesario.

Aunque, por otro lado, al ser mucho más austeros a la hora de recuperar salud seamos plenamente conscientes de lo que hay en juego y lo que arriesgamos al no seguir avanzando.

Screenshot 71 1

Y no solo eso: uno de los elementos que podemos desbloquear es un tipo de habitación en la que aparece una especie de ruleta de la fortuna girada por la mismísima muerte en la que se nos concede una mejora, una norme limitación y una condición para eliminar lo segundo. Dándole todavía más variedad a cada nivel. Un acierto, si es que nos sentimos con la suerte suficiente como para pedir girar la rueda.

Buenos mimbres para un buen roguelite de acción, desde luego, aunque como ya comentamos, todavía es temprano para apreciar en propiedad la gran visión detrás de Summum Aeterna: al estar en fase de acceso anticipado todavía queda mucho contenido por llegar. La buena noticia es que este mismo año redondeará sus atractivos.

Summum Aeterna engancha, y su futuro de cara a 2022 pinta fenomenal

Summum

La versión de lanzamiento de Summum Aeterna, o más bien de Acceso Anticipado, sirven para afianzar su experiencia como juego y distinguirlo merecidamente de lo que ofrece Aeterna Noctis. Pero también la punta del iceberg: más allá de los dos mundos que ya se ofrecen, con sus respectivos jefes y escenarios, la primera gran actualización del añadirá al juego más enemigos y hasta un nuevo tipo de semilla para aumentar su variedad.

Aeternum Game Studios asienta el futuro inmediato de su nuevo juego desplegando una hoja de ruta con planes establecidos repletos de novedades para cada mes de verano. Es más, se espera que de aquí a que acabe el año Summum Aeterna ofrezca un total de cuatro mundos, seis áreas de juego y una buena hornada de mejoras, nuevos sistemas de retos y tipos de armas para superarlos y, por supuesto, más variedad de semillas.

Roadmap Spanish

Dicho lo cual, los planes del estudio de Toledo van incluso más allá: tal y como nos comentaron, la idea es ofrecer a esta precuela el mismo tratamiento que a Aeterna Noctis y lanzarlo en todas las plataformas de juego. Siendo, a todos los efectos, una muestra más de la ambición y el talento que se puede esperar de un videojuego español que sabe llevar a su terreno las mejores ideas de oriente y occidente.

Summum Aeterna es desafiante, intenso, estricto con los controles y con una animación artesanal que no pasa desapercibido. Su acceso anticipado ya está disponible en Steam por unos muy amortizables 15,99 euros que nos harán sufrir con sus partidas rápidas, nos tendrá enganchados con cada gran logro alcanzado y nos tentará irremediablemente tentados a jugar la penúltima partida con cada nuevo tipo de semilla obtenido. Y que, pese a que todo lo que quede por delante, siempre se trate de la penúltima ya es muy buena señal.

Summum Aeterna (Early Access)

  • Plataformas: PC y otros sistemas por anunciar
  • Multijugador: No
  • Desarrollador: Aeternum Game Studios
  • Compañía: Aeternum Game Studios
  • Lanzamiento: 16 de junio de 2022 (Acceso anticipado)
Temas
Inicio