Publicidad

Retroanálisis de Super Puzzle Fighter II Turbo, el adictivo destroza-gemas de Capcom que enfrentó a Street Fighter contra Darkstalkers
Análisis

Retroanálisis de Super Puzzle Fighter II Turbo, el adictivo destroza-gemas de Capcom que enfrentó a Street Fighter contra Darkstalkers

Uno de los primeros juegos que probé de Capcom Home Arcade fue Super Puzzle Fighter II Turbo, pese a haberlo exprimido en su etapa de recreativas y posteriores conversiones a consolas, donde repetí en PlayStation, Dreamcast y Xbox 360.

Corría el año 1996 cuando Capcom probó suerte con el género de los destroza-gemas, cogiendo la idea de todo un clásico como el Puyo Puyo de SEGA para darle un giro y contar con una presentación sumamente llamativa gracias a esos diseños en miniatura de personajes de Street Fighter y Darkstalkers.

Una atractiva parodia en forma de puzle

Puzzle Fighter

Pocos podían imaginar en su momento que una parodia de esa guisa, donde se transportaban dos iconos de la lucha en un juego de puzles al estilo Baku Baku Animal (también de SEGA), fuese a dar como resultado un producto de lo más consistente que aún hoy se recuerda con mucho cariño, sobre todo desde el fallido Puzzle Fighter de 2017 para móviles que duró un año en el mercado.

Super Puzzle Fighter II Turbo partía con ventaja respecto a otros representantes de su género, como Tetris o el antes citado Puyo Puyo gracias a esa recreación en miniatura ultra-kawaii de personajes muy queridos de Street Fighter Alpha y Darkstalkers, como Ryu, Ken, Chun-Li, Sakura, Morrigan, Donovan o Felicia.

La premisa era sencilla, pero difícil de dominar: había que derrotar al rival en dos rondas colapsando su pantalla de gemas. O más bien, bloqueando la salida de la cuarta columna, la única que había que vigilar con especial atención, puesto que era por donde salían las piezas combinadas de dos colores iguales o distintos.

Para enviarle "chatarra" al rival había que utilizar las llamadas Crash Gems, que eran unas gemas redondeadas que eliminaban todas las gemas del mismo color que estuviesen a su alrededor. Esto, cómo no, tenía miga, puesto que podíamos formar hileras enormes de gemas del mismo color, hasta el punto de crear algunas de mayor tamaño (Power Gems), al unir cuatro o más, formando rectángulos muy llamativos. Y también entraban en juego los combos.

Puzzle Fighter, una combinación ganadora

Puzzle Fighter

Dichos combos se producían al encadenar distintas Crash Gems por el efecto de haber destrozado previamente las de otro color, provocando una auténtica burrada de Counter Gems para desgracia del rival, hasta el punto de poder colapsar casi por completo su pantalla de golpe y porrazo, y con una animación muy chula.

No estaba todo perdido, en cualquier caso, para un jugador mañoso, puesto que esas "gemas de contraataque" podían ser un arma de doble filo. Si aguantábamos esa cuenta atrás de cinco movimientos, podíamos tener una buena colección de gemas para acabar devolviéndoselas al rival. Y aquí influía sobremanera el patrón especial de cada personaje, ya que la disposición era distinta para todos.

En casos así, uno imploraba la aparición de un diamante, al romper todas las gemas de un mismo color de toda la pantalla. De lo contrario, había que ir minando poco a poco esas Counter Gems con cada movimiento y la ayuda de las Crash Gems para destrozarlas con una holgura contenida (pero agradecida).

Tras varias adaptaciones a PlayStation, Saturn, PC, Dreamcast y Game Boy Advance, en 2007 se lanzaría al mercado su remasterización para PS3 y Xbox 360 (retrocompatible con Xbox One), donde se introdujeron varias novedades.

A destacar:

  • Modo Y: comenzábamos la partida con varias Counter Gems en pantalla
  • Modo Z: se cambió drásticamente el estilo de juego por cuatro figuras rotando para mover (como en un Bejeweled) mientras subían las demás por la pantalla
  • La posibilidad de editar el patrón de nuestras propias Counter Gem
  • Modo online para cuatro personas (en local se mantuvo a tan solo dos)

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

Sí, totalmente. Sigue siendo igual de adictivo que el primer día, lo cuál es decir mucho para un juego de 1996. Pero es que ese año fue histórico y salieron otros titanes del pique a dos bandas por excelencia, como son Bust-A-Move 2 (en consolas) y Twinkle Star Sprites. Una pena que Super Puzzle Fighter II Turbo no haya tenido la continuidad que merece, salvo por la remasterización en HD.

Puzzle Fighter

Puzzle Fighter

Plataformas Arcade (versión analizada), PlayStation, Saturn, Windows, Dreamcast, Game Boy Advance, PS3 y Xbox 360 (versión analizada)
Multijugador Sí, local (hasta dos jugadores) | Online (hasta cuatro) en PS3 y Xbox 360
Desarrollador Capcom
Compañía Capcom
Lanzamiento 1996 (Arcade)
Precio 9,49 euros (Xbox, retrocompatible)

Lo mejor

  • Uno de los más adictivos de su género
  • Cómo puede dar un vuelco total la partida
  • El diseño de todos los personajes
  • Los añadidos de Puzzle Fighter HD

Lo peor

  • Que Capcom haya fallado al resucitar esta saga
  • Más personajes le habrían sentado fenomenal

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios