Publicidad

Análisis de Trackmania: la experiencia de conducción clásica, espectacular e ilimitada en posibilidades que el género necesitaba
Análisis

Análisis de Trackmania: la experiencia de conducción clásica, espectacular e ilimitada en posibilidades que el género necesitaba

Publicidad

Publicidad

Lo más difícil de Trackmania no es resolver ese retorcido circuito creado a maldad y que, en buena parte de los casos, culmina con un salto imposible; ni tampoco cómo visualizar desde el editor de pistas circuitos que desafiarían las leyes de la gravedad si no fueses a velocidades de vértigo. Lo que de verdad cuesta horrores es dejar de jugar: cada nueva partida siempre acaba siendo la penúltima.

La saga Trackmania está de vuelta partiendo de su premisa clásica: da igual cómo sea tu coche o qué tipo de apaños (estéticos) hayan hecho tus oponentes con los suyos, lo verdaderamente importante son las pistas y que atravesarlas sea una experiencia realmente divertida. Invitándonos, siempre a nuestro ritmo, a que abordemos su matices más desafiantes.

Un regreso que es una doble apuesta segura. Primero por el simple hecho de tratarse de una especie de remake del sensacional Trackmania Nations de 2006, lo cual es aval suficiente para todos aquellos que estén familiarizados con la saga. Pero también porque no necesitarás ser un as del volante: el nuevo Trackmania retiene esa experiencia rápida de entender, fácil de abordar y no tan sencilla de dominar. Entre otras cosas, porque cada pista es un desafío diferente.

Dándote esas sensaciones de logro, pese a que has regresado al anterior punto de control (simplemente pulsando un botón) mil veces. Haciendo que te enfrentes a retos cada vez más intensos con maestría, mientras te lo pasas realmente bien. Compitiendo sin la presión de colisiones que te exasperen. Retomando las estupendas sensaciones de los clásicos a pantalla partida.

Y, en última instancia, convenciéndote de que tienes la capacidad de crear ese circuito que deseas atravesar sacándole partido a las soberbias físicas del juego. O simplemente dar forma a ideas que todavía nadie han hecho.

Las cuatro ces de Trackmania: conduce, construye, comparte y compite

La sensación de variedad y la capacidad de adaptarse a grandes velocidades son dos constantes a la hora de sumergirse en Trackmanía. Pero no te preocupes, esto no es un simulador de conducción y no necesitarás calcular milimétricamente cada acción: acelera, frena, adáptate al circuito, y si ves que la has pifiado vuelve al último punto de control o reinicia sin más penalizaciones que no llevarte una medalla al terminar.

Porque uno de los principios básicos de Trackmania es que conducir siempre tiene una recompensa: además de la sensación de logro al completar un circuito, se nos motiva a sacar la medalla de oro. Y, en su aspecto competitivo, a progresar en los rankings de jugador.

Por otro lado, Trackmania sabe cómo guiar a los primerizos. No solo no penaliza los fallos, sino que nos permite aprender sobre la marcha con el fantasmas de nuestra mejor trazada (algo así como en Super Meat Boy) y ofreciéndonos en el propio coche la información que necesitamos (velocidad o posición) sin que eso nos aleje de la verdadera experiencia: atravesar el siguiente punto de control y descubrir qué nos espera a partir de ahí.

Eu7bpmixyaqm8nx

¿Loopings a lo Sonic? ¿Superficies deslizantes? ¿Una pirueta imposible en la que aterrizaremos y seguiremos corriendo en vertical? Cualquier cosa puede pasar.

El equipo de Ubisoft Nadeo firma esta entrega, siendo los responsables de la saga desde sus orígenes, pero a la vez reteniendo a los integrantes del equipo original. Y eso se palpa en cómo funciona el conjunto: Trackmania no solo ofrece unas estupendas sensaciones a la hora de jugar, sino que es un espectáculo para el espectador a través de sus loopings, sus derrapes en pistas de hielo o esa manera de empatizar con el jugador al atravesar superficies que anulan la dirección o el motor hasta el siguiente punto de control.

En Trackmania lo verdaderamente importante son las pistas, y atravesarlas es una experiencia realmente divertida

A fin de cuentas, solo con ver una partida o dos ya sabes todo lo que puede ofrecer el juego e incluso cómo se juega, pero Trackmania es esa clase de videojuego que juega con el factor sorpresa y justifica la expresión de que “la práctica hace al maestro”: sólo a base de jugar estaremos realmente preparados para cualquier sorpresa que se nos ponga por delante.

Y ahí es donde entra en juego los verdaderos puntos fuertes del juego más allá de la experiencia de juego: su editor de circuitos y su constante riego de contenidos, incluso por parte de la comunidad.

Trackmania Screenshot Review 3

La otra parte de la experiencia Trackmania nos permite experimentar con las posibilidades a través de un sistema de edición simple pero con una enorme variedad de herramientas, colocando bloques o distintos tipos de superficies. Y, lógicamente, permitiéndonos compartirlos con otros jugadores.

Además de las 25 pistas oficiales, las cuales son actualizadas cada 3 meses y que se pueden jugar tanto en solitario como en jugador (online, a pantalla partida o pasando el mando) Ubisoft Nadeo abre la caja de pandora a través de sus opciones sociales, a través de las cuales podremos participar y crear en eventos o descubrir nuevas maneras de interactuar con niveles que retienen la esencia plataformera y la llevan al terreno de la conducción.

Aunque, claro, ahí es donde de verdad deberemos plantearnos si adquirir alguno de los tres accesos de pago del juego o continuar con la experiencia gratuita.

Tres modelos de suscripción en función de lo lejos que queramos llegar

Trackmania Screenshot Review 1

Trackmanía estará disponible desde el 1 de julio para todo el mundo a través de la Epic Game Store o Uplay y no tendrás que pagar un céntimo para poner a prueba su propuesta de conducción, progresar por tu cuenta u online o tantear su editor de pistas. Eso sí, existen modelos de suscripción que hacen mucho más interesantes la experiencia.

Existe un Acceso Estándar de un año valorado en unos diez euros que te garantiza acceso al editor completo, el cual podremos probar online a través de servidores dedicados, así como acceso a nuevas pistas diarias, así como campañas hechas en comunidad en vivo en el Arcade Channel y las salas del club.

Sobra decir que si al cabo del año no continuamos con el Acceso Estándar seguiremos teniendo a nuestra disposición todas las pistas que hayamos recibido durante la suscripción.

Screenshot 1073

Por otro lado, existe un segundo nivel que incluye el Acceso Estándar de un año que está pensado para los jugadores más dedicados y los fans de la saga: con el acceso al Club se incentiva la experiencia social y podremos unirnos a cualquier club, compartir repeticiones, fantasmas o campañas, promocionar concursos, lógicamente, acceder a contenido exclusivo.

¿En qué deriva esto? En esencia, todo el mundo está invitado a jugar y descubrir la experiencia. Y no solo eso, podremos tantear con las posibilidades del editor. Sin embargo, el enfoque de suscripción es el que ofrece la verdadera experiencia de Trackmania. Y su precio -diez euros al año- es bastante razonable.

Trackmania es gratuito, pero abre su particular caja de pandora a través de sus opciones sociales

¿Merece la pena apostar por el componente social? Bueno, en 2016 Trackmania consiguió juntar 42.000 vehículos en un mismo circuito, con lo que partimos de que hay una comunidad realmente activa deseosa de experimentar con las posibilidades del editor, competir en los eventos periódicos que están previstos o simplemente alucinar con los trucos de los jugadores o la manera de superar pistas aparentemente imposibles.

Invitándonos, como dijimos más arriba, a mejorar nuestra calidad de pilotos en escenarios cada vez más fascinantes.

La opinión de VidaExtra

Er4vqbtwaash6t

El nuevo Trackmania retiene el alma de los clásicos de la conducción y logra que descubrir una nueva pista o completar un desafío sea tan divertido como gratificante. Pero también nace con la intención de ser la mejor entrega de una saga tan prolífica como querida.

Un objetivo que sí logra a través de las diferentes alternativas de acceso anual, dejando todavía más constancia de cuál es el verdadero motor de la experiencia: más allá de su sistema de físicas o su propio editor, la comunidad que hay detrás de la saga es la que te tendrá volviendo cada día a echar una decena de partidas.

El nuevo Trackmania fusiona con maestría la espectacularidad, la sencillez y la diversión

Trackmania es un juego de conducción, sí, pero a veces se siente como una nueva entrega de la saga Trials y otras como un juego plataformas, pese a que la única manera de saltar es a través de una rampa o simplemente dejándote caer a través de una cornisa.

Trackmania Screenshot Review 10

Sin embargo, por muy retorcido que sea el diseño de una pista siempre deja aparcada cualquier frustración para centrarse en la diversión, en el desafío y en la sensación de descubrimiento. Ya bien sea para ver qué nos espera al cruzar el siguiente punto de control o lo que nos depara la siguiente pista. Y hay muchas que son verdaderas obras de arte e ingeniería.

El nuevo Trackmania es un pozo infinito de horas y desafíos que no solo tiene todo lo necesario para convertirse en tu entrega favorita, sino que también se posiciona como la el título perfecto para abordar esta saga de conducción, incluso para aquellos que no sean demasiado fans del género.

Una experiencia que fusiona con maestría la espectacularidad, la sencillez y la diversión, la lleva a su propio terreno, con todo lo que nos encandiló de las primeras entregas,  y finalmente permite que los jugadores la eleven hasta dónde alcance su propia imaginación.

Trackmania

Trackmania

Plataformas PC (Epic Games Store y Uplay)
Multijugador Sí (local y online)
Desarrollador Ubisoft Nadeo
Compañía Ubisoft
Lanzamiento 1 de julio de 2020
Precio Free-to-play con opciones de pago

Lo mejor

  • El sistema de control es intuitivo y te permite ser creativo
  • El editor de pistas y sus infinitas posibilidades
  • Su manera de abordar el elemento social, clave en la saga

Lo peor

  • El editor de la versión gratuita es casi una toma de contacto
  • El sistema de pases anuales supone la diferencia entre la entrega más interesante y la más descafeinada de la saga

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios