Así ha sido mi visita a la universidad de Two Point Campus: tres cosas que me han encantado y otras dos que no tanto
Análisis

Así ha sido mi visita a la universidad de Two Point Campus: tres cosas que me han encantado y otras dos que no tanto

Two Point Studios nos sorprendió muy gratamente hace unos años cuando lanzó Two Point Hospital, el cual estaba considerado como el sucesor espiritual del mítico Theme Hospital. Desde entonces no ha parado de mejorar el juego a lo grande con infinidad de actualizaciones y expansiones que ha ido publicando, pero la compañía quería dar un paso más lejos y probar con algo diferente.

Eso le llevó a desarrollar Two Point Campus, en el que en esta ocasión los hospitales son sustituidos por universidades. Así pues, nos tocará encargarnos de gestionar por completo estos recintos a los que acudirán cientos de estudiantes dispuestos a estudiar algunos de los cursos tan disparatados que se imparten.

En mi caso me he animado a convertirme en el gestor de una de estas facultades durante unas cuantas horas, así que os voy a contar qué tal ha ido mi visita durante las primeras siete horas que llevo jugadas a esta nueva entrega de la franquicia.

Lo que más me ha encantado de Two Point Campus

La multitud de salas y actividades para construir

Two Point Campus 05

Hasta el momento solo he jugado en los dos primeros niveles del juego y parte del tercero. En el caso de los dos primeros hacen la función de tutorial para aprender todos los conceptos básicos y lo cierto es que durante los primeros el juego te ofrece una avalancha enorme de conceptos y detalles a tener en cuenta, algo que de primeras puede resultar un tanto abrumador.

Sin embargo, podéis estar tranquilos, porque no hay nada como ponerse a jugar para entender sin problemas cómo funciona todo a la hora de construir las diferentes salas que encontraremos en los edificios y los lugares en los que se impartirán las clases. En este sentido, si venís de Two Point Hospital no encontraréis muchas sorpresas porque la mecánica es prácticamente idéntica.

Lo cierto es que me ha fascinado la enorme cantidad de salas que hay para construir desde el principio, comenzando por las aulas en las que los profesores enseñarán los conceptos básicos y de ahí pasar a las propias salas en las que asistirán a clases. Además, también hay que crear habitaciones para que alumnos y profesores descansen después de un duro día de trabajo y estudio, así como baños, duchas, etc.

Y ahí no quedará todo, porque tampoco hay que descuidar las instalaciones, por lo que habrá que colocar máquinas de refrescos y de comida, papeleras, bancos para que se siente la gente, plantas para darle un aspecto más verde al recinto e infinidad de elementos con los que podremos otorgarle nuestro toque personal a la universidad para que sea única.

Las clases tan locas que se imparten

Two Point Campus 02

Si hubo algo que me llamó la atención de Two Point Hospital fueron las enfermedades tan absurdas que el título nos presentaba, así que en este juego el equipo ha vuelto a hacer gala de su ingenio. No os penséis que acudirán a clases de hincar codos sin más, porque aquí es todo lo contrario. Así pues, me he topado con titulaciones de lo más variopintas que distan mucho de lo que se ve en una universidad real.

Hasta el momento he visto una de realidad virtual en la que los alumnos se meten como en una especie de videojuego dentro de una cúpula o se suben en sillas para disfrutar de toda clase de experiencias. Justo a esto también he descubierto otras aulas con ollas tan grandes como un salón en las que se dedican a cocinar platos que perfectamente podrían alimentar a un centenar de personas.

Esto no es más que un pequeño aperitivo, porque en vídeos que se han distribuido se ha revelado la existencia de cursos de espionaje, de caballería o incluso de magia, para que os hagáis una idea de lo peculiares que pueden llegar a ser las universidades, aunque en mi partida no las he visto todavía. Eso sí, con lo que sí me he encontrado ha sido con asociaciones de alumnos, con grupos que demuestran su pasión por el atletismo u otros por echarse una buena siesta.

La infinidad de horas que nos podemos pasar delante de la pantalla

Two Point Campus 03

El que haya llegado a jugar a tres niveles distintos en Two Point Campus no quiere decir que los dos primeros los haya finalizado. Esto se debe a que cada fase dispondrá de sus propios retos que nos animarán a completarlos y que requerirán su tiempo llevarlos a cabo. Así he visto casos en los que me pedían una buena higiene, ganar concursos, montar festivales, etc.

Los objetivos a cumplir son lo suficientemente variados para que no tengamos la sensación de estar haciendo lo mismo constantemente, sobre todo si pretendemos atender todas las necesidades de los grupos de alumnos y de los profesores. En cualquier caso, a la larga esto nos recompensará con estrellas, hasta un máximo de tres por nivel, pero con la primera de ellas será suficiente para viajar al siguiente campus.

En cualquier caso, podemos regresar al anterior cuando queramos para seguir perfeccionándolo todo lo que queramos. Sobre todo porque a la larga iremos desbloqueando más cursos, salas y artículos que serán imprescindibles para que los campus antiguos se vuelvan mejores todavía. En definitiva, se podría decir que el juego no tiene fin o que te puedes pasar decenas y decenas de horas hasta conseguir tres estrellas en una misma fase.

Lo que no me ha convencido tanto de Two Point Campus

Una excesiva cantidad de peticiones a cumplir

Two Point Campus 04

Anteriormente he destacado que los estudiantes y maestros de vez en cuando irán realizando peticiones acerca de que les gustaría que hubiese un tipo de cama determinada en las habitaciones de descanso, una estantería concreta en la biblioteca o un arbusto determinado en la zona exterior de la universidad. Sin embargo, esto cuenta a su vez con un grave problema.

La cuestión es que no son especialmente pocas las ocasiones en las que nos encargarán adquirir artículos que únicamente se pueden conseguir con Kudos, una divisa del juego que tan solo se puede obtener a base de cumplir desafíos o logros y muchas veces no podemos hacer nada para hacernos con esta moneda a toda velocidad. Por lo tanto, esto implica que a veces las peticiones se irán al traste.

Más que nada porque me he encontrado con estudiantes muy selectivos que no pedían una simple maceta, sino que querían una máquina recreativa bastante cara o una cama en la que cualquiera querría dormir por su comodidad. Por lo tanto, no siempre he podido satisfacer las necesidades, lo que conlleva un descontento por parte del alumnado que afecta a su felicidad y rendimiento.

Un menú un poco lioso

Two Point Campus 06

Los dos primeros niveles te llevan un poco de la mano a la hora de comenzar a diseñar las universidades, diciéndote qué aulas debes construir o qué elementos imprescindibles debe de haber en cada una, dado que hay ciertos artículos que no deben faltar en las salas si queremos generarlas, pero el juego solo te ayuda con los conceptos más básicos. Esto mismo implica que para descubrir todos los entresijos y posibilidades debemos buscarnos las habichuelas.

Una vez realizas determinadas acciones te empiezas a acostumbrar a navegar por el menú. Eso no quita que hay ciertos apartados que me ha costado localizar, moverme por ellos o comprenderlos en profundidad. Supongo también que a base de jugar la historia cambiará por completo, aunque por ejemplo cuando tuve que pedir un préstamo porque no tenía dinero lo conseguí gracias a que eso mismo ocurría en Two Point Hospital, no porque el juego me lo indicara.

Sea como sea, hasta ahora me lo estoy pasando en grande en Two Point Campus y tengo muchas ganas de seguir construyendo universidades y de comprobar qué más retos me plantearán los futuros niveles, así que próximamente os contaré qué tal ha ido mi experiencia en el análisis que podréis leer aquí en VidaExtra.

Temas
Inicio