Publicidad

Análisis de Yooka-Laylee and the Impossible Lair, un plataformas de la vieja escuela que sabe jugar mejor sus cartas (y sus tónicos)
Análisis

Análisis de Yooka-Laylee and the Impossible Lair, un plataformas de la vieja escuela que sabe jugar mejor sus cartas (y sus tónicos)

Publicidad

Publicidad

Fue inevitable entusiasmarse con el KickStarter de Yooka-Laylee, porque nos evocaba a la mejor época de Nintendo 64, con ese homenaje reconocido al gran Banjo-Kazooie. No en vano, detrás de Playtonic Games se encontraban varios de los responsables de ese icono de RARE. Y de hecho se le consideró como su sucesor espiritual, un término que suele conllevar mucho riesgo.

El resultado, lógicamente, distó de lo esperado, tanto por la presión que conllevaba (su financiación fue millonaria y acabó siendo respaldado por los ingleses Team 17) como por ciertas impurezas en su control, la cámara y el hecho de tener que compararse constantemente con el clásico de RARE. Sin embargo, Playtonic Games nos trae ahora un spin-off con espíritu de 2D y otra influencia de peso (Donkey Kong Country). La duda es, ¿convence?

Así es la peculiar idiosincrasia de su mundo

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Independientemente de la falta de originalidad que destilan las figuras del camaleónico Yooka y la murciélaga Laylee, Playtonic Games ha sabido crear un universo la mar de atractivo que entra por los ojos y nos atrapa. Y esto se vuelve a repetir con Yooka-Laylee and the Impossible Lair, un juego que funciona mejor como plataformas y que parte de una premisa muy especial.

La muletilla de "Guarida imposible" no es baladí, puesto que es justo el eje central de este spin-off. Una prueba contra el jefe final a la que accederemos desde el mismo comienzo de la aventura y que partirá de un altísimo nivel de dificultad. Todo tiene su porqué: tenemos que rescatar a unas abejas para que éstas nos vayan proporcionando una mayor defensa, a modo de escudo, para poder aguantar más impactos del rival y así llegar con más garantías hasta el verdadero encontronazo contra Capital B: tarea harto complicada.

El desarrollo de la aventura consta de dos partes: un mundo en 3D por el que nos moveremos de modo muy básico, pero sin las limitaciones del mapa del clásico Super Mario Bros. 3 de NES; y por otro, unas fases en 2D que nos retrotraen al siglo pasado con sus mecánicas, salvo por el evidente salto a nivel gráfico. Cada fase consta de cinco monedas ocultas que no son algo tan secundario como pueda parecer, sino que tendrán relevancia con Trowzer.

Esto viene dado por ciertos peajes que bloquean el acceso a otras regiones y para las que tendremos que soltar monedas, obligatoriamente. Al principio no hay ningún problema, porque se nos pedirán pocas y será raro que no hayamos conseguido ninguna por cada una de las fases. Más adelante la cifra se dispara y hará que tengamos que rejugar las fases que habíamos completado en busca de esas monedas que nos faltan para seguir la historia.

Playtonic Games no se ha sabido medir muy bien en este aspecto, el cuál se ve perjudicado a su vez por la exigencia de cierto número de plumas para desbloquear llaves atrapadas en jaulas que nos permitirán progresar en la aventura. Por hache o por be, llegará un punto en el que tocará farmear y fijarse con más detenimiento en los secretos de las fases para avanzar.

Yooka-Laylee y la Guarida Imposible de verdad

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Salvando esos flecos, de los pocos aspectos negativos de Yooka-Laylee and the Impossible Lair, hay que decir que es un plataformas que se llega a disfrutar más que el original en 3D, en parte por un diseño más acertado de los niveles que incita a rejugarlos y a desbloquear sus versiones más difíciles, como cubrirlas de hielo o verse afectadas por ráfagas de viento.

Por cada fase completada liberaremos una abeja que nos ayudará contra el jefe final, aunque haya otras abejas desperdigas por el mundo ante las que no habrá que jugar ninguna fase. Todas ellas, en cualquier caso, nos darán más oportunidades contra el jefe, al que podremos acceder desde cualquier instante, insistimos. Su guarida imposible está en la parte inicial del mapa y podremos reintentar esa fase tantas veces deseemos, reflejando el número de intentos (fallidos, cómo no) y el porcentaje del nivel completado.

Es lo que más me ha gustado de este spin-off, a la par que sorprendido, ya que el reto que supone afrontar esa guarida no tiene parangón con la saga. Es como si Playtonic Games se hubiese empapado de los indies de turno, como Super Meat Boy o The End is Nigh, para que la muerte nos aceche en cada esquina al estar esa guarida plagada de todo tipo de trampas y saltos al vacío. Suerte que con las abejas podemos ir aguantando más y más golpes y no preocuparnos tanto de esas caídas, puesto que actuarán, a su vez, de puntos de control, retrocediendo unos pocos pasos para recomponernos.

¿Habrá alguien que lo pase a la primera y sin usar abejas? Probablemente, pero a base de reintentarlo un centenar de veces, por lo menos. La mejor solución es ir a por las fases normales y seguir el progreso de su historia de modo estándar, disfrutando la aventura según se nos va presentando todo.

Inspirado en los clásicos de Nintendo. Y se nota

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Yooka-Laylee and the Impossible Lair cuenta de entrada con un control mucho más pulido que el original de 2017, pese a que tan solo se le pueda poner un pequeño "pero" en el movimiento de rodar, que tiende a ser muy alocado y le vendría muy bien un botón para parar, en vez de tener que hacerlo saltando para no precipitarnos en más de una ocasión al vacío.

El dúo formado por Yooka y Laylee vuelve a tener mucho potencial, pese a las limitaciones del propio camaleón sin la presencia de su compañera. Porque como si de Baby Mario en Yoshi's Island se tratase, si nos dan un golpe, Laylee escapará aleteando y sin rumbo predefinido (casi siempre con un deseo extremadamente desesperante de alejarse de nosotros), y sin ella moriremos de un golpe. Ahora bien, tenemos vidas ilimitadas. Genial.

El número de movimientos de esta pareja es algo limitado, aparte de rodar, planear escasos segundos en el aire, dar un golpetazo al suelo o usar la lengua para recoger y lanzar ciertos objetos, pero hay ciertos aspectos que se podrán modificar a placer que le aportan un toque de lo más interesante: sí, los tónicos. Que regresan aquí, pero con una variedad mucho más especial.

Habrá un total de 62 tónicos, los cuáles podrán modificar desde lo más básico, como la estética del juego (hay un filtro a lo Game Boy, por supuesto), hasta hacer que los enemigos aguanten un golpe más gracias a sus ojos saltones o que no patinemos por el hielo, entre otro tipo de variantes, como la cámara lenta. Hay tónicos que cambiarán el multiplicador de plumas, tanto a nivel positivo como negativo, por lo que tendremos que pensar bien cuáles nos convienen en ciertas fases. Especialmente para ayudarnos.

Los tónicos, eso sí, tan solo se consiguen desde el mapa en 3D y la mayoría están ocultos a simple vista. Habrá que dar porrazos y seguir ciertas pistas que nos dan los carteles (por un módico precio de plumas), siendo una tarea que llega a enganchar lo suyo por ver con qué tónico nos podemos topar.

A modo anecdótico, los desafíos de Paige, donde modificaremos el acceso a ciertas partes del mundo en 3D al completarlos. Son fases con un diseño extremadamente diminuto (se ve todo de un plumazo) donde tendremos que matar a todos los enemigos en pantalla, en algunos casos con guiños a otros clásicos, como el mítico Space Invaders de Taito. No suelen ser complicados.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, Yooka-Laylee and the Impossible Lair cuenta claramente con dos alicientes: por un lado, intentar completar su Guarida Imposible con la menor ayuda posible de soldabejas; y por otro, la tarea de desbloquear el 100% de sus tónicos, puesto que algunos nos brindarán varias sorpresas. Hay ciertas taras a nivel de diseño, por exigir tantas monedas y plumas con la historia avanzada, pero es un producto que llega a convencer más que el anterior Yooka-Laylee, pese a estar en esta ocasión con un curioso spin-off.

Yooka-Laylee

Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Plataformas Nintendo Switch, PS4 (versión analizada), Steam y Xbox One
Multijugador No
Desarrollador Playtonic Games
Compañía Team 17
Lanzamiento 8 de octubre de 2019
Precio 29,90 euros

Lo mejor

  • El concepto de Guarida Imposible
  • La enorme variedad de tónicos por descubrir
  • Buen diseño de niveles y con versiones más complejas

Lo peor

  • El farmeo de plumas y monedas en tramos avanzados
  • El movimiento de rodar es bastante alocado
  • Los desafíos podrían haber sido más interesantes

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir