Publicidad

Ponen a prueba la retrocompatibilidad de PS5 y el resultado es espectacular

Ponen a prueba la retrocompatibilidad de PS5 y el resultado es espectacular
13 comentarios

A partir del día 19 de noviembre, podremos disfrutar de PS5, la nueva consola de Sony y de la que ya podéis leer su profundo análisis. Una de las características más importantes de la consola es su retrocompatibilidad con PS4, la cual nos permitirá disfrutar de muchas de las obras que nos han acompañado estos últimos años. Gracias a los compañeros de Digital Foundry, hemos podido comprobar hasta qué punto rinde esta función.

Como no puede ser de otra forma, la comparativa con la competencia es necesaria. Xbox Series X es retrocompatible con todos los títulos de la familia de Microsoft y se ha postulado como un motivo de peso para adquirir la consola. Desde Digital Foundry destacan que la mejora entre PS5 y PS4 Pro es mayor que la existente entre Series y Xbox One X.

PS5 obtiene el mismo resultado respecto a Xbox Series X con sus títulos retrocompatibles, siempre y cuando estos posean la opción de desbloquear los 30 fps. Además, la notable mejora del rendimiento de la CPU permite que los 60 fps sean estables en todo momento.

La cantidad de títulos que se han probado para establecer comparativas ha sido amplia. Algunos de los resultados más interesantes los arrojan obras como Rise of the Tomb Raider, Final Fantasy XV, Dark Souls III o Hitman alcanzan sesenta fotogramas por segundo de forma totalmente estable.

En lo referente a la GPU, las diferencias con la actual generación de consolas es notable. PS4 Pro contaba con 4,2TF, mientras que PS5 alcanza los 10,3TF, lo que se termina traduciendo en una menor cantidad de píxeles a renderizar y un incremento de rendimiento mayor al que se ha realizado en Series X. En el caso de Sekiro: Shadows Die Twice, funciona a 60fps en PS5 y entre 50 y 60fps en Xbox Series X.

No todo son ventajas

Desde Digital Foundry insisten que la retrocompatibilidad cumple con lo esperado, si bien no se libra de algunas desventajas respecto a Series X. No existe una opción diferente al Auto HDR de Xbox o la mejora a 16X en el filtrado anisotrópico en juegos compatibles. Los carteles con avisos han llegado a aparecer en pantalla, como con Sleeping Dogs Definitive Edition y Doom Eternal, aunque en ambos casos no han dado problemas.

Las dos consolas adolecen de algunas limitaciones. Las obras que llegan a su objetivo de rendimiento en PS4, no mejoran sus estadísticas en PS5. Será necesario un parche específico con el que mejorar la tasa de fotogramas, por lo que un juego que ya funcionaba a 30fps en esta generación, no aumentará la cifra sin su pertinente actualización. Un ejemplo cristalino de ello es Bloodborne, el cual no alcanza los 60fps y todavía arrastra sus problemas con el frame-pacing en la nueva generación.

Otras obras exclusivas de Sony sí que ya están recibiendo parches para mejorar su rendimiento en la nueva máquina. Ghost of Tsushima o Days Gone alcanzan y se mantienen en los 60fps con total tranquilidad. A pesar de todo, lo mejor será que comprobéis los resultados por vosotros mismos a través del vídeo que tenéis aquí debajo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios