He saldado una deuda con mi infancia gracias al nuevo PS Plus, pero me apena que Sony le falte al respeto a su pasado
Industria

He saldado una deuda con mi infancia gracias al nuevo PS Plus, pero me apena que Sony le falte al respeto a su pasado

Sucedió a mitad de 2022 y se ha instaurado entre nosotros. El nuevo PlayStation Plus tiene el mismo nombre que el anterior, pero su oferta es completamente distinta. Sony apostó por presentar tres niveles de suscripción: Essential, Extra y Premium. Cada uno de ellos tiene su miga.

Con el primero nos conformamos con el pack de toda la vida, es decir, los juegos gratuitos mensuales, el online multijugador, descuentos exclusivos en la PlayStation Store y guardar partidas en la nube. Si damos el salto al Extra, se nos cae encima una barbaridad de títulos exclusivos y third-party a los que echar el guante. Con todo, he de poner el foco en el más jugoso de todos.

El nivel Premium es el reservado para los nostálgicos, pues es el que nos permite disfrutar de las obras de PSP, PS1, PS2 y PS3. Unas a través de emulación con mejoras gráficas, mientras que las de la séptima generación únicamente se juegan vía streaming entre 720p y 1080p. Una pena gozar de la trilogía de Devil May Cry en esas condiciones.

A pesar de ello, se me presentó una oportunidad única. Toy Story 2, el legendario plataformas de PS1 de Acclaim, estaba frente a mí, listo para ser jugado. No lo sabéis, pero la aventura del bueno de Buzz Lightyear fue durante décadas una auténtica deuda que nunca pude cobrar en mi infancia. Por aquellos tiempos, a comienzos de siglo, las típicas revistas infantiles regalaban demos en disco.

Toy Story 2

Una fantasía que hoy en día ya no ocurre, pero en aquellos tiempos era más que habitual. En mi caso conseguí llevarme a casa un CD que contenía un nivel del juego de Tarzán de PS1 -el cual quemé hasta que el disco pidió clemencia- y la primera fase del juego de Toy Story 2, todo ello para PC. Como podéis suponer, la casa de Andy me la conozco de cabo a rabo.

Me encantaba ser un juguete, recoger todas las monedas, disparar a los soldados malvados y descubrir dónde estaban todas las ovejas. El problema surgía cuando veía que tras sacarme el 100% del nivel, no podía seguir avanzando. Era un crío, mi economía se limitaba al valor de una bolsa de patatas del kiosko y mis padres nunca me compraron aquel juego tan deseado de PS1.

Reconciliación con el pasado

Más de 20 años después, echando un vistazo a qué contiene la biblioteca de PlayStation Plus, me lo encontré. Emulado en mejor calidad, con la posibilidad de guardar donde quiera y pudiendo rebobinar si la fastidiaba en algún salto. "¡Hasta el infinito y más allá!", pensó mi mente. Allí que me lancé sin dudar.

Fue una gozada, independientemente de la calidad de lo que estaba jugando. Nunca vi ni un solo gameplay de Toy Story 2 en todo este tiempo y descubrir qué demonios había más allá de la habitación de Andy fue un placer. Descubrir que esos píxeles tenían mucho más que ofrecer se sintió como una herida que finalmente cicatrizaba.

Syphon Filter 2 Ps1

Por tanto, hablo de una experiencia fenomenal con el juego y con las virtudes que ha añadido Sony gracias al nuevo PS Plus. El problema surge cuando compruebo que el gran defecto del servicio sigue presente. Lo comenté en mi análisis de hace cinco meses y me reitero: Sony no sabe el potencial que tiene entre manos y no lo aprovecha. En estos meses, han sido añadidos los siguientes juegos de PS1, PS2, PS3 y PSP:

  • Syphon Filter 2 (PS1)
  • Monopoly Plus (PS3)
  • Bentley's Hackpack (PS3)
  • Sly Cooper: Thieves in Time (PS3)
  • Ratchet & Clank (PS3)
  • Ratchet & Clank 2: Totalmente a tope (PS3)
  • Ratchet & Clank 3 (PS3)
  • Ratchet: Gladiator (PS3)
  • Ratchet & Clank: Armados hasta los dientes (PS3)
  • The Sly Collection (PS3)
  • Castlevania: Lords of Shadow (PS3)
  • Everyday Shooter (PS3)
  • Limbo (PS3)
  • Ultra Street Fighter IV (PS3)
  • Echoshift (PSP)
  • No Heroes Allowed! (PSP)
  • LocoRoco Midnight Carnival (PSP)
  • Kingdom of Paradise (PSP)
  • Toy Story 3 (PSP)

Es decir, se han sumado un juego de PS1, absolutamente ninguno de PS2, 13 de PS3 y cinco de PSP. Un bagaje paupérrimo teniendo en cuenta el colosal catálogo que contienen las consolas de Sony y especialmente sangrante es el caso de la máquina más vendida de todos los tiempos.

El vacío absoluto en cinco meses para la PS2, un sistema enriquecido por obras maestras por todos lados. Bien podemos mirar con otros ojos las inclusiones de títulos como Kingdom Hearts 1.5+2.5 Remix, pero sería endulzar la situación. Hace falta que se de un golpe encima de la mesa y demostrar que hay muchos juegos que pueden salir a la luz.

Metal Gear Solid

Sí, podré jugar a Syphon Filter, pero es un pecado que Castlevania Symphony of the Night, Metal Gear Solid, los Spyro originales, Tomb Raider, GTA, Driver -por poner ejemplos- no aparezcan ni se les espera. ¿A quién no le encantaría revisitar Shadow Moses con un pequeño lavado de cara y rebobinando cuando Liquid Snake nos de una paliza?

PSP languidece de la misma forma, pidiendo a gritos que se le haga caso de vez en cuando. Ha habido amagos de apariciones muy deseadas como Dino Crisis, Ridge Racer 2 o Soulcalibur: Broken Destiny, pero las dos primeras se quedaron en territorio asiático. El título de lucha fue sencillamente un espejismo.

Precisamente la PS3, el formato de juego más criticado, es el que se ha nutrido más, pero con cierta trampa. Las aventuras del Lombax y el robot enano acaban de llegar de golpe y ha habido meses en que tampoco hemos recibido juegos. Por supuesto, de las varias decenas de obras, la inmensa mayoría las acapara PS4. Además, el único juego de lanzamiento gratuito sigue siendo Stray, lo cual deja en una anécdota ese objetivo de Sony de ofrecer títulos desde el primer día.

Stray

Cuando Microsoft reconoció que no podía seguir ampliando el sistema de retrocompatibilidad de Xbox Series X, justificó los motivos. Nos podrán parecer más o menos justos, pero la división de Phil Spencer se explicó de la siguiente forma:

"Aunque seguimos centrados en preservar y mejorar la forma de arte de los juegos, hemos llegado al límite de nuestra capacidad para incorporar nuevos juegos al catálogo del pasado debido a las restricciones legales, técnicas y de licencias. Gracias por formar parte de este viaje con nosotros".

Cristalino y digerible. ¿Hay problemas con Ubisoft, Konami, Square Enix o la compañía de turno para recuperar juegos clásicos? De acuerdo ¿Resulta imposible compatibilizar obras de antaño con los sistemas actuales? Lo puedo comprar. Por el aro que no deseo pasar es el de la promesa de que reviviré mi nostalgia si pago 120 euros anuales para hacerlo en PS4 o PS5. A tenor de lo que Sony ha hecho con su brutal catálogo de generaciones anteriores, está claro que ha firmado un cheque que no sabe cómo pagar.

Temas
Inicio