Publicidad

No, Mortal Kombat no fue el primer juego polémico por su violencia explícita. Y para muestra, aquí están estos clásicos gore
Industria

No, Mortal Kombat no fue el primer juego polémico por su violencia explícita. Y para muestra, aquí están estos clásicos gore

Publicidad

Publicidad

En nuestra retrospectiva por los mejores juegos retro, desde 1980 en adelante, hemos comprobado lo mucho que tardaron los videojuegos en dejar de ser "cosas de niños" hasta adoptar mecánicas más adultas y profundas, con un cambio pronunciado a finales de los ochenta. Y esto también provocó más violencia.

Debido a las limitaciones de cada época, se tardó bastante en que nos llegasen a impactar los píxeles que veíamos en la pantalla. Todo parecía una caricatura (con encanto), por muy violenta que pudiese ser la idea del juego en cuestión. Hasta que los gráficos mejoraron y la sangre empezó a brotar, mucho antes de que Mortal Kombat llegase a nuestras vidas rodeado de mucha polémica mediática.

Chiller

Viéndolo en perspectiva, parece mentira que debutase en 1986 un videojuego como Chiller, porque su mecánica principal se centraba en torturar (hasta matar) a una serie de personas que estaban presas en distintos escenarios de película con un diseño de lo más perverso y macabro. Y todo bajo un estilo muy explícito.

Se controlaba a modo de shooter con pistola, a lo Operation Wolf, para activar cada una de las trampas de tortura medievales, de ahí que fuese un juego con un espíritu eminentemente arcade y de poca duración. Gozó de una conversión tardía a NES donde sufrió censura de varios tipos, como "transformar" a los humanos en monstruos para no tener cargo de conciencia o eliminar los desnudos evidentes.

Barbarian: The Ultimate Warrior

Más allá de la polémica suscitada por su portada subida de tono, con una Maria Whittaker en bikini para captar la atención del público masculino, Barbarian: The Ultimate Warrior no se cortó un pelo a la hora de mostar decapitaciones. De hecho, era la mejor manera de ganar un duelo entre bárbaros al ver cómo salía disparada la cabeza varios metros mientras del cuerpo salía sangre a borbotones.

Corría el año 1987, mientras que su secuela al año siguiente abandonaría el estilo de lucha simplificada por una aventura de scroll lateral repleta de monstruos. Ya no fue lo mismo ni tampoco se replicaron las mismas sensaciones tan explícitas.

Splatterhouse

De 1988 también tenemos aquel Splatterhouse de Namco, donde también hubo muchos monstruos sacados de nuestras peores pesadillas, pero con un nivel de gore bastante más visceral que lo que se estaba viendo por aquel entonces...

Era como si Jason Voorhees, de Viernes 13, se pasease por el inquietante mundo de Pesadilla en Elm Street de Freddy Krueger, mostrando desmembramientos por doquier en el escenario y sangre a raudales. Una oda brutal al género slasher que alcanzaría su visceralidad más absoluta con el homónimo Splatterhouse de 2010.

Moonstone: A Hard Days Knight

El menos conocido, por desgracia, se trata de una joya oculta para Amiga 500 que responde al nombre de Moonstone: A Hard Days Knight. Como si Barbarian se pasase por el filtro de un beat 'em up repleto de monstruos y cuyos cadáveres permanecían en el suelo llenos de sangre. Lógicamente, no se cortó en absoluto.

Decapitaciones, desmembramientos... Todo aquel que lo probó en 1991 quedó marcado de por vida. No en vano, fue uno de los juegos más gores hasta ese momento, especialmente por la pila de enemigos caídos que se podían acumular.

Entonces, ¿por qué se recuerda a Mortal Kombat?

Mortal Kombat revolucionaría el mercado en 1992, un año después que el título antes citado de Mindscape. No se distanció del nivel de gore visto en otros juegos de antaño, salvo por un hecho diferenciador: la digitalización de sus personajes para adoptar un aspecto más realista. Eso fue lo que más impactó en su época.

Al tomar como base el diseño de personas reales y una animación acorde, para los avances que estaba viviendo la industria a comienzos de los noventa, sumado a la extrema violencia que suscitaban sus Fatalities, logró que fuese uno de los grandes culpables (por desgracia, junto con Night Trap, también de 1992) de que Estados Unidos crease una reunión de emergencia en el senado para regular la calificación por edades en los videojuegos en base a su nivel de violencia, sexo y otros menesteres. Así surgió el sistema ESRB, lo que vendría a ser nuestro PEGI.

Por suerte, esto no evitó que siguiesen saliendo al mercado videojuegos con violencia explícita, como Carmageddon, GTA y tantos más. Al fin y al cabo, todo lo que jugamos es ficticio y no debería traspasar jamás los límites de la realidad.

Imagen | DeviantART (Dave Wilkins)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios