Publicidad

Xbox Console Streaming va como la seda... salvo que te quieras dejar la vista jugando a The Division 2 u otro shooter en un móvil
Streaming

Xbox Console Streaming va como la seda... salvo que te quieras dejar la vista jugando a The Division 2 u otro shooter en un móvil

Mientras seguimos esperando por el desembarco de Project xCloud, la mayor apuesta de Microsoft por el juego desde la nube, tenemos algo ligeramente parecido con Xbox Console Streaming, donde jugamos en streaming con un móvil o una tableta, pero con el requisito indispensable de tener una Xbox One.

Hasta la fecha había probado servicios similares, pero ninguno me convenció del todo, por lo que tenía la duda con esta aplicación de Android donde disfrutar de los juegos de Xbox One en modo portátil. Y lo cierto es que me ha sorprendido gratamente, aunque haya que hacer ciertas puntualizaciones de esta beta.

Puntos a tener en cuenta de antemano

Xbox Console Streaming

Asegurando primero el cumplir todos los requisitos para poder disfrutar de Xbox Console Streaming, la propia consola hace un chequeo por todos los parámetros para mostrar cuál es el estado de nuestra conexión según el tipo de NAT, ancho de banda ascendente, latencia de red, tipo de red y el puerto de salida.

En esa prueba cumplí con creces la señal (tengo 600 Mb simétricos de mi ISP), pero se me advirtió que el tipo de red con la consola es inalámbrica (el router lo tengo en la misma habitación y prefiero no tenerlo con cable en Xbox One) y que mi NAT era moderada. La propia consola dice que "hay formas de mejorar la conexión, pero el streaming debería funcionar", por lo que preferí no volver a trastear los puertos, que para lo primordial no iba a dar ningún problema.

Al emparejar el mando de Xbox One a mi móvil Android, decidí empezar la prueba con The Division 2, con la excusa de que no había vuelto a jugar desde que salió (no sé por qué, pero no me enganchó tanto al final como el primero, al que devoré por completo hasta el 100%). Me llamó mucho la atención ver un juego de esa guisa corriendo en un Samsung Galaxy S8+, también porque no soy (casi) nada de jugar a videojuegos en un móvil, salvo el mítico Solitario y poco más, vaya.

Tras cargar mi perfil y el propio servidor del juego, comprobé en seguida lo fluido que iba, sin retardo perceptible desde que inicio una acción con el mando y se transporta hasta la pantalla de mi móvil. El único problema es jugar a esa clase de shooters desde un dispositivo tan pequeño, porque te dejas la vista a lo bestia.

Sí que hubo por momentos un efecto pixelado por los bordes superiores de la pantalla, con una distorsión del bitrate del vídeo, pero sin afectar a la experiencia de juego. Es algo que me sucedió con otros títulos, como Cuphead, Resident Evil 4 o Borderlands 2, casi siempre en puntos muy concretos que se repetían.

En el survival horror de Capcom, sin ir más lejos, ese efecto borroso se solía mantener a la hora de correr por la parte del castillo, viendo cómo se difuminaba el borde inferior derecho, donde está la vida de Leon S. Kennedy y Ashley, o cuando realizábamos algún giro brusco. Choca al principio y le resta impacto visual, pero no es algo que llegue a afectar a toda la pantalla o al control.

Xbox Console Streaming es todavía una beta

The Division 2

Volviendo a The Division 2, sin pegas en lo relativo a la jugabilidad más allá de tener que apuntar con una pantalla sumamente diminuta (en comparación a una televisión 4K), pude desenvolverme medianamente bien hasta completar un evento de una torre de propaganda. Y supe que no querría volver a jugar a un shooter de estas características desde un móvil por el bien de mi vista.

El siguiente juego lo tenía claro, al estarlo rejugando ahora tras completarlo en su día en PS4, aprovechando que está en Xbox Game Pass: Minit. Y aquí, lógicamente, es un juego ideal para un dispositivo de estas características, aparte que el citado efecto borroso de los bordes no se hizo palpable en ninguna parte.

¿Cuál fue el siguiente? El antes citado Cuphead, yendo bastante bien contra María Caleta en Jugarretas Marítimas (ese duelo a modo de matamarcianos de la tercera zona), pero experimentando pérdidas de la señal un tanto extrañas al explorar el mapa cerca del jefe adicto a la miel, con un granulado más marcado.

Xbox Console Streaming

Salvando esas impurezas puntuales, pero constantes, en determinados casos, tenía que probar Xbox Console Streaming en una tableta, así que sincronicé de nuevo el mando para ver qué tal iba en mi Galaxy Tab A6 de gama media.

Ahí fue donde repetí con Cuphead, en este caso a dobles (yo desde la tableta y mi mujer desde la televisión; esto da pie al juego remoto, mucho ojo ahí), jugándose a la perfección pero con esas pérdidas en la imagen de manera esporádica y completamente aleatoria. También probamos Borderlands 2 (pantalla partida, en este caso, pero con el combo tablet y TV), sin ningún problema de rendimiento.

Aparte de ser más disfrutable un shooter de esa guisa desde un dispositivo portátil con una pantalla más grande, como es una tableta (y eso que la mía es bastante pequeña, de 10 pulgadas), resulta muy cómodo para dos personas, porque es, a efectos prácticos, como una Nintendo Switch (de 6,2 pulgadas).

Como me quedé con más ganas de acción, probé el también citado Resident Evil 4, yendo como la seda a nivel jugable, a excepción de esas imperfecciones en la calidad de la señal de la imagen. Pero por lo menos me quedó claro que no voy a tener problemas palpables con esta clase de juegos cuando me vaya de viaje y encienda remotamente mi Xbox One sin que haga falta hacer lo mismo con la TV.

Para ser (todavía) una beta, me ha sorprendido gratamente, desde luego.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios