Publicidad

Wii U, la compra imprescindible de esta generación

Wii U, la compra imprescindible de esta generación
109 comentarios

Publicidad

Publicidad

Este mes se cumple un año de la llegada de las nuevas consolas de Microsoft y Sony, el salto gráfico de la nueva generación en la que Wii U entra por fechas y no por potencia, y pese a ello me va a suponer un reto ceñirme a la valoración de PS4 y Xbox One sin que la consola de Nintendo entre en la lucha. Tengo las tres y he dedicado un buen puñado de horas a cada una de ellas, pero la única que se ha mantenido al pie del cañón sin dejar hueco para las quejas o las críticas ha sido la que el resto del mundo parece no tener en cuenta.

Puede que la decisión de la gran N no haya sido la más acertada del mundo, que lo de quedarse atrás con la misma estrategia que empleó con Wii le haya traído no pocos quebraderos de cabeza, pero muestras como la del Nintendo Direct de ayer demuestran una vez más que el camino seguido por Nintendo es otra historia, nada que ver con la competencia y, a su vez, una carta de amor a los jugadores.

Errores que pasan factura

Wiiu2

Debieron cansarse de que les pitaran los oídos durante la pasada generación con aquello de que no estaban escuchando a los jugadores, y con razón.

Puede que mi posición respecto a la compañía ahora sea otra muy distinta, pero basta con echar la vista atrás y leer algunos de los artículos de la época para ver que no me mordí la lengua lo más mínimo al convertir su política de lanzamientos en una guerra personal.

Ahora la situación es bien distinta y lo único que puede echársele en cara a la compañía es esa dejadez respecto a los lanzamientos third party en la que tanta culpa tienen los desarrollos como la propia Nintendo. Los primeros por no hacer el esfuerzo de apoyar a una compañía que les llenó las arcas hace una generación, la segunda por no haber sido lo suficientemente lista para atraerlos con una zanahoria en forma de potencia o audiencia.

Con Wii U, tal vez más que con ninguna otra consola de la compañía, la adquisición de la consola viene apoyada por los exclusivos. Nada más. Ahí está ese 'Watch Dogs' que llegará cuando 'Assassin's Creed Unity' y 'Far Cry 4' lo hagan en la competencia para demostrarlo. Una jugarreta que no debe haber gustado nada a los nipones.

La senda de Nintendo

Pero al mal tiempo buena cara, o en su caso, buenos juegos y razones para dar a entender al público que tal cosa no importa, que a Wii U se va por los exclusivos y por su política. Si me apuras incluso por los DLC, porque a ver dónde te dan ocho circuitos completamente nuevos y varios personajes y vehículos por apenas 8 euros, 12 en el caso de que te animes a comprar el pase de temporada más barato de la historia del sector.

Dicen las malas lenguas que Nintendo ha llegado a esta situación porque no ha sido inteligente, y bueno, puede que no les falte razón, pero dicha aseveración pierde completamente el sentido cuando te paras a ver lo que pretenden conseguir con 'Captain Toad: Treasure Tracker' o 'Splatoon'. En manos de otra compañía el primero se hubiese quedado en un mero minijuego, y el segundo en un multijugador online descargable y poco más.

Decidme qué otra empresa es capaz de darle la vuelta al asunto y convertir los puzles del primero en un aventura completa que sólo con ver un tráiler ya es capaz de venderte el juego y saber a ciencia cierta que te va a gustar. Decidme quién tiene el valor para coger lo que se anunció como un multijugador descafeinado y ampliarlo con una campaña que tiene tan buena pinta como la idea del competitivo de cuatro contra cuatro.

Hasta en los aspectos que más críticas se llevarían, las reediciones HD y la venta de accesorios aparentemente inútiles demuestran que están a otro nivel. Porque mira que habría sido fácil meterle a 'Majora's Mask' una mano de pintura y cuatro cambios de texturas y venderlo como si aquí no hubiese pasado nada, pero en cambio, como ya ocurriese con la anterior aventura o aquél magnífico 'Super Mario 64' para 3DS, aquí la experiencia se amplía y los gráficos se mejoran hasta que la máquina no pueda aguantarlo más para no tratar de tonto al usuario.

Wiiu3

Y aún hay margen de mejora

La cagada viene con la calidad de los amiibo, que es un fallo que se podrían haber ahorrado, pero lejos de limitarse a lo fácil, aprovechar el tirón de 'Super Smash Bros' y empezar a contar billetes, antes de que las figuras lleguen al mercado ya te están demostrando que la compra, además de por el mero coleccionismo, te va a reportar beneficios en títulos viejos y nuevos de la compañía.

Se agradece enormemente que, ya que el resto de compañías sudan de la cara de Wii U, su catálogo siga ampliándose intentando no dejar un mes sin algo a lo que hincar el diente, ya sea con indies de por medio o apoyando géneros que parecen olvidados. Mirad ese 'Xenoblade Chronicles X', por ejemplo, y decidme que no merece la pena, que veré de qué pie cojeáis.

Está lo que ya tenemos, que no es poco, lo que viene en camino y lo que queda por llegar para demostrar que con más o menos errores cargados a sus espaldas, Wii U es una consola a tener muy en cuenta a la que, por ponerle pegas, sólo le falta un 'Metroid Prime' que complete su catálogo en el aspecto en el que más cojea.

A día de hoy puede que tires de PC, de PS4 o de Xbox One, pero mientras que entre esa trinidad no hay combo que merezca la pena, la experiencia de nueva generación se completa sí o sí con una Wii U en la mezcla. A día de hoy, y tal y como está el patio en el resto de frentes, es la única que me atrevería a catalogar como imprescindible. La única que podría tomar el lema de BMW y cambiarlo por un ¿te gustan los videojuegos?

Más en VidaExtra

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir