Xbox Game Cloud en consolas: cómo el juego en la nube redefinirá nuestra manera de jugar en estos dispositivos
Xbox Series

Xbox Game Cloud en consolas: cómo el juego en la nube redefinirá nuestra manera de jugar en estos dispositivos

Hubo un tiempo en el que los grandes videojuegos venían troceados en tres, cuatro o cinco disquettes, CDs o incluso DVDs. Básicamente, porque no había otra alternativa. Ahora, que una consola traiga un lector de discos es algo opcional y muy pronto ni siquiera necesitamos instalar nuestros próximos videojuegos en ellas. Algo que abre puertas muy interesantes, desde luego, siempre que se haga bien. Y Xbox parece haber dado con la tecla con Xbox Cloud Gaming.

Para toda una generación, ejecutar un videojuego era una experiencia en sí misma. Esperar una cantidad de tiempo insufrible a que se cargasen cintas de casete, si es que había suerte, o soplar el cartucho -de manera más supersticiosa que práctica- es algo difícil de explicar a los nuevos jugadores. Y lo será todavía más a quienes nacen con una tablet en la mano.

La realidad es que estamos en 2021 y jugar en la nube ya es algo a lo que nos hemos acostumbrado. Quizás, no tanto como cuando nos ponemos una película en Netflix, pero lo suficiente como para considerarlo una alternativa real a los formatos físicos y digitales. Sobre todo, cuando ya no solo estamos hablando de sus correspondientes ventajas, sino de lo sencillo que se vuelve improvisar partidas desde cualquier dispositivo capaz de conectarse a internet. Incluso, unirnos a las de otros jugadores.

Porque un elemento clave de esta nueva generación de consolas es su manera de extender la experiencia del juego más allá del hardware. Que sigamos sumando puntos, logros y progresos en nuestros ratos libres y, en el proceso, promover que continuemos nuestras partidas allí donde las dejamos en el móvil, a través de una pestaña de nuestro navegador habitual o esa Xbox One de primera hornada que tenemos desatendida desde que dimos el salto generacional.

Ofrecer mayores comodidades y nuevas vías a la hora de jugar es cada vez más importante, y Xbox lo sabe muy bien: como nos dijo en un una entrevista el propio Phil Spencer, la estrategia se centra en el jugador y no tanto en el dispositivo.

Lo cual nos lleva a una situación verdaderamente insólita en consolas: si bien, la novena generación apostó por dar continuidad al legado de la anterior a través de la retrocompatibilidad, por primera vez ocurrirá lo contrario: los juegos exclusivos de Xbox Series X y Xbox Series S como Microsoft Flight Simulator y The Medium, llegarán a Xbox One a través del juego en la nube.

Y no nos referimos a ports o adaptaciones que se acomodan como pueden al hardware de 2013, sino a las genuinas experiencias de nueva generación: Microsoft está actualizando la estructura de los servidores de Xbox Cloud Gaming para que funcionen con la tecnología de Xbox Series X. Lo cual nos lleva a pensar, ¿está Xbox Game Studios disparando a su propio pie? Tenemos serios motivos para pensar que, como cuando decidió difuminar la barrera que separaba los juegos de consolas y PC, se trata de una nueva jugada maestra.

Lo bueno y lo no tan bueno de jugar en la nube en consolas Xbox

a

Partamos de lo más básico ¿qué implica poder jugar a través de la nube en consolas Xbox? de entrada, se trata de una alternativa que no sustituirá la opción de instalar los juegos en las consolas en las que sean compatibles, pero también una manera sencilla e interesante de llevar juegos exclusivos de la nueva generación a sistemas de la anterior, como Xbox One. Así:

  • Sobre el papel, aunque nuestra consola sea una Xbox One o una Xbox Series S, podremos beneficiarnos de una calidad comparable a la de Xbox Series X cuando Xbox Cloud Gaming salga de su fase de beta.
  • Además, el almacenamiento y la instalación de juegos en consolas pasará a ser opcional. Si simplemente queremos descubrir un nuevo juego no tendremos que instalarlo o hacer malabarismos con los discos duros. Si tienes una Xbox Series S, esto te interesa.
  • Y lo que es mejor, se acabó tener que esperar la descarga de una gran actualización o un DLC para empezar la partida en consolas: el juego en la nube siempre es la versión más reciente publicada.
  • Además, según Microsoft, se introducirá una función nueva y muy interesante con el juego en la nube de Xbox: si recibimos una invitación de otros jugadores para entrar a una partida, por ejemplo, de Sea Of Thieves no tendremos que instalar todo el juego para sumarnos a la tripulación: nos saltaremos cualquier trámite gracias al juego en la nube.

La actual hoja de ruta de Microsoft de cara al despliegue definitivo de Xbox Cloud Gaming es que esté disponible en Xbox Series X /S y Xbox One coincidiendo con las navidades. Actualmente la versión beta del juego en la nube de Xbox se puede jugar en Android, iOS y PC a través de navegadores web. Una pirueta brillante, todo sea dicho, para sortear cualquier barrera y trámite en los dispositivos de la manzana.

a

Dicho lo cual, ya es posible disfrutar del juego en la nube en consolas Xbox. La nueva versión de Edge para Xbox basada en Chromium simplifica enormemente los trámites a la hora de jugar a programas y contenidos diseñados para navegadores, como Discord, juegos casuales como los de FRIV y, esto es importante, a Stadia, la plataforma de juego en la nube de Google.

En VidaExtra tuvimos la oportunidad de jugar a Stadia a través de Xbox Series X en cuanto fue implementado el nuevo navegador para los insiders y resultó toda una sorpresa: la versatilidad de Xbox a la hora de usar el ratón y teclado juega a su favor, y no hacen falta configuraciones adicionales. Entras con tu perfil y puedes improvisar partidas a Metro Exodus o Rise of the Tomb Raider sin tener que descargar un triste mega. Tal y como suena.

Dicho lo cual, el modelo en el que Xbox Cloud Gaming llegará a las consolas Xbox es muy diferente: tal y como ocurre actualmente para la versión beta, poder acceder al juego en la nube desde cualquier dispositivo de Microsoft requiere que seamos suscriptores de Game Pass Ultimate, es decir la suscripción que incluye el Game Pass de Consola, PC y Xbox Gold.

Dicho de otro modo: si bien Xbox Cloud Gaming es una revolución en sí misma, pero se ofrece como un beneficio adicional y exclusivo de Ultimate.

Cloudgaming Gamescom Inline2

Otra diferencia notable es que el acceso normal Xbox Cloud Gaming para consolas no es a través del navegador de Edge de Xbox, sino de manera más sencilla: nos vamos a la pestaña del juego o de la tienda y le damos a jugar en la nube desde el botón dedicado que estará a la izquierda del tradicional "Instalar". Tan sencillo como suena.

Y ahí no acaba la cosa: según lo mostrado por Microsoft, la manera de continuar nuestra partida ya empezada a través de la nube en consolas es prácticamente instantánea: si estamos en mitad de una curva de F1 2019 apareceremos directamente metidos en el monoplaza y a toda velocidad. Y eso es una verdadera pasada.

Por otro lado, y a diferencia de Stadia, Xbox Cloud Gaming ofrece acceso ilimitado a los juegos incluidos en el propio Game Pass compatibles con el juego en nube. Y son una verdadera barbaridad: estamos hablando de más de un centenar de títulos que van desde el recién estrenado Psychonauts 2 a Hades, pasando por Gears 5, Sea of Thieves o Battlefield V.  Eso sí, no es posible jugar a ningún juego que no esté disponible en la nube del Game Pass.

Títulos como Minecraft o la saga Age of Empires son sonoras ausencias dentro del catálogo del Game Pass para la nube, aunque ambos se incluyen en sus equivalentes de consola y PC respectivamente. Con todo, que Microsoft haya adelantado la llegada de Flight Simulator a Xbox One a través de la nube nos hace ser optimistas.

Disfruta de más de 100 juegos de alta calidad, de Xbox Live Gold y de una suscripción a EA Play por un bajo precio mensual. Consigue el primer mes de Ultimate por 1 euro.

Disfruta de más de 100 juegos de alta calidad, de Xbox Live Gold y de una suscripción a EA Play por un bajo precio mensual. Consigue el primer mes de Ultimate por 1 euro.

Xbox Cloud Gaming vs. PlayStation Now

Ps Now On Pc Column Image 01 Ps4 En 23sep19 1

Microsoft quiere reinventar nuestra manera de jugar en consolas con Xbox Cloud Gaming, pero no ha sido la pionera: lanzado en verano de 2014 en calidad de beta abierta, PlayStation Now ofrece a los jugadores de PlayStation una abrumadora colección de juegos clásicos y más de 300 juegos de PS4 a sus suscriptores.

Curiosamente, las filosofías de Xbox Cloud Gaming y PS Now chocan y a la vez se complementan de maravilla: en los dos casos se abre la puerta a jugar en PC e instalar los juegos en el disco duro de nuestras consolas para obtener mejor calidad en las partidas, aunque hay matices que los convierten en servicios que merece la pena sopesar.

  • De partida, Xbox Cloud Gaming es una extensión del Game Pass exclusiva para los suscriptores de Ultimate, mientras que PS Now es el servicio en sí. De modo que todas las ventajas adicionales del Game Pass, así como sus programas y beneficios de fidelización están incluidos, mientras que PS Now no incluye PS Plus.
  • Por otro lado, en lo referente a la cantidad de juegos es incuestionable que PS Now supera con creces la oferta del Game Pass: si bien ambos servicios recogen el legado de todas sus consolas anteriores (PS1, PS2, PS3 y PS4 en PS Now y Xbox, Xbox 360 y Xbox One en Game Pass), el listado de juegos que ofrece el juego en nube de Sony incluye  cerca de 800 títulos.
  • Dicho lo cual, el Game Pass adelanta a PS Now en dos aspectos fundamentales: los juegos de Xbox Game Studios están disponibles de lanzamiento, incluyendo los bombazos de la casa de nueva generación. De momento no hay juegos de PS5 en PS Now.
  • Otro factor esencial a tener en cuenta es la experiencia de juego en PC. Si bien, estamos hablando en todo momento del jugo en nube en consolas, continuar nuestras partidas más allá de estas también es importante, y en este aspecto Xbox ha hecho las tareas: bastará con abrir una ventana del navegador y conectar cualquier mando a nuestro equipo. En PS Now también es posible, claro, pero hay que usar una aplicación específica y se recomienda el uso de un DualShock 4 para obtner compatibilidad total con los controles.
  • En lo referente a la calidad de streaming, no es posible comparar. Al menos de momento: tocará esperar a finales de año y ver cómo se defiende cada modelo Xbox para llegar  a conclusiones claras.
  • Por último, pero no menos importante, conviene tener en cuenta el precio de ambos servicios: la suscripción de PS Now es más o menos equiparable a la de PS Plus (salvo promoción, un mes son 9,99 euros y el año normalmente 59,99 euros) mientras que el Game Pass Ultimate es notoriamente más caro (12,99 euros el mes y 38,99 euros tres meses), aunque existe un matiz esencial que más o menos equilibra las cosas: Game Pass Ultimate también incluye Gold, el cual esencial para jugar online en consolas Xbox.

A partir de aquí toca sopesar el catálogo de cada servicio por separado y de manera individual, y tener muy en cuenta que ambos listados de juegos suman y retiran juegos cada mes. Sin embargo, la conclusión a la que llegamos es interesante: los usuarios de PlayStation también tienen estupendas razones para considerar la opción del juego en la nube.

El futuro del videojuego pasa por el juego en la nube, pero no sustituirá el hardware

Screenshot 5522

El 1 de octubre de 2009 llegó a las estanterías la PSP Go, un nuevo modelo de PlayStation Portable que apostaba exclusivamente por el formato de juego digital. Es decir, prescindía de lector de UMDs. Fue un rotundo fracaso. Poco más de una década después, Xbox Series S y PS5 Digital Edicion extienden aquel concepto que, quizás, hoy veríamos con otros ojos.

Y el juego en la nube redondea su propio valor. De hecho, esa es la visión que Microsoft quiere transmitir a través de Xbox Cloud Gaming.

La declarada filosofía de Stadia es plantarle la guerra al hardware. Que no tengas que comprarte una nueva tarjeta gráfica para disfrutar de DOOM Eternal o FIFA 22. Lógicamente, no tiene mucho sentido comprarse una Xbox Series X para jugar a los juegos de Stadia cuando tienes más que suficiente con un Chromecast. La filosofía de Xbox con el Game Pass y Xbox Cloud Gaming es diferente: juega cómo quieras y dónde quieras sacando el máximo provecho a lo que tengas. Incluyendo una Xbox One de 2013.

¿Significa esto que no merece la pena hacerse con una consola de nueva generación? Bueno, si tu conexión de internet no es muy buena, lo más probable es que te interese seguir apostando por los formatos de juegos en físico y digital. El juego en la nube parece cosa de brujería, pero pasamos de depender del almacenamiento y requisitos a la obligación de contar con una conexión medianamente estable.

No sabemos cómo lucirán Halo Infinite, Forza Horizon 5 o el futuro Gears of War en nube, pero la latencia y la resolución estable son asignaturas que deberán pulirse en los años venideros. Mientras tanto, el hardware seguirá alimentando las exigencias de los jugadores más sibaritas y la nube se planteará como una alternativa cada vez más atractiva.

Screenshot 5521

El desafío a medio y largo plazo por parte de Microsoft: lograr que el hardware y el juego en la nube convivan y, en el proceso -y con el Game Pass como caballo de batalla- atraer a los jugadores a su cada vez más potente ecosistema de juego. Especialmente a los de PC, a quienes tienen una Xbox One y a los que esperan el regreso del Jefe Maestro para hacerse con una Xbox de nueva generación. Ofreciendo constantemente alternativas para que jueguen a lo que quieran, cómo quieran. Incluyendo, si así lo desean, desde la consola más potente jamás ensamblada.

Temas
Inicio