Publicidad

Análisis de Google Play Pass: un reclamo insuficiente que no logra replicar el catálogo de juegos más actual de Apple Arcade
Análisis

Análisis de Google Play Pass: un reclamo insuficiente que no logra replicar el catálogo de juegos más actual de Apple Arcade

Hoy por hoy resulta de lo más habitual contar con una suscripción a un servicio digital y de ese modo acceder a buena parte de su catálogo con un coste mínimo al mes. Y desde hace unos días, en España disponemos de Google Play Pass.

Presentado y estrenado en Estados Unidos el pasado mes de septiembre de 2019, este servicio es competencia directa de Apple Arcade. Su modelo es similar, incluso el precio de su suscripción mensual, pero media un abismo si vemos qué juegos incluye cada uno. En este sentido, Google necesita ponerse las pilas.

Cómo se accede a Google Play Pass

Google Play Pass

Lo primero que llama la atención de Google Play Pass es que no cuenta con aplicación externa, sino que viene directamente integrado dentro de Play Store.

En la barra lateral, justo debajo de la pestaña de notificaciones, encontramos un apartado para Play Pass desde el que tenemos la opción de suscribirnos por 4,99 euros al mes, y con oferta para nuevos usuarios de prueba gratuita de 30 días.

Su reclamo es que el catálogo de juegos (y aplicaciones) disponibles no contarán con anuncios ni micropagos, añadiendo más títulos cada mes. Pero por ahora la oferta, pese a gozar de un buen número de juegos y aplicaciones, dista mucho del de otros modelos. Ya no digamos Xbox Game Pass, que apuesta por novedades.

Tan pronto accedemos, pasa a formar parte automáticamente del menú inferior de Google Play, a la izquierda de los accesos a Juegos, Apps, Películas y Libros.

Organización e impresiones de este servicio

Google Play Pass

Una vez dentro, se resaltan en grande los juegos y aplicaciones que podrían gustarnos, viendo un poco más abajo los recomendados para nosotros, otro tipo de destacados y un sinfín de apartados más, donde no faltan las categorías.

Acción, Arcade, Aventura, Carreras, Cartas, Casual, Deportes, Educativos, Estrategia, Juegos de mesa, Juegos de rol, Palabras, Puzles y Simulación son las categorías en cuestión para ir directamente a lo que nos interese. Y aquí, como suele suceder en esta clase de suscripciones, abruma la selección de juegos escogida. Ahora bien, a poco que indaguemos, veremos juegos repetidos (de diversos estudios), free-to-play que se han colado aquí (sin anuncios ni micropagos, eso sí) o viejos conocidos, como Sonic the Hedgehog 2 y más de un indie indispensable, como LIMBO, que acaba de celebrar su décimo aniversario.

Cierto es que 4,99 euros al mes no son nada, pero también es cierto que Google Play Pass adolece de exclusivos, al contrario que en el servicio de iOS, donde ha ido logrando exclusividades temporales, como INMOST, Frogger in Toy Town o el reciente Beyond a Steel Sky, secuela del mítico Beneath a Steel Sky de Revolution Software (Broken Sword). Poco importa que Apple Arcade no cuente ahora con unas actualizaciones en su catálogo más agresivas, que sigue ganando de calle.

Google Play Pass

En mi caso, que jamás se me hubiese planteado jugar a la secuela de Sonic en un móvil, me ha servido para ver qué tal se desenvuelve la mascota de SEGA bajo una tesitura táctil... y lo cierto es que no me ha convencido en absoluto, al deslizarse los dedos sobre la pantalla con suma facilidad y no tener una referencia real de sus controles. Una pena, porque por lo demás está muy cuidado en los extras.

LIMBO, por su parte, me ha sorprendido gratamente en esa tesitura, al gozar de un control más fluido, en parte por no ser tan frenético como el famoso puercoespín.

Hasta he vuelto a Cut the Rope 2, de aquella época en la que jugué brevemente desde un móvil. Lo llamativo es que, pese a que en Google Play Pass se reitere que no hay anuncios ni micropagos, me saltaron avisos en push de "monedas gratis" para regresar al juego y obtener 250 monedas. Queda bastante feo para un servicio en el que no se presuponen esa clase de avisos típicos de free-to-play.

Cabe decir que en todos los juegos que forman parte de Google Play Pass cuentan con un logo característico (con los cuatro colores de Google en forma de ticket) y se nos indica a su lado, si son de pago, qué precio nos estamos ahorrando. En Stardew Valley, por ejemplo, el ahorro es de 8,99 euros, que no está nada mal.

Incluso si salimos de la pestaña de Google Play Pass y entramos a Play Store para ver de modo manual, se reflejarán los juegos o aplicaciones que formen parte de este servicio de suscripción mediante el citado logo, lo que también se agradece.

Qué juegos recomendamos de Google Play Pass

Google Play Pass

A día de hoy, Google Play Pass no compensa si somos habituales de consolas o PC, pero eso no quita que nos pueda salir a cuenta pagar tan solo un mes (o darle uso intensivo en su primer mes gratuito) y disfrutar de juegos de calidad más que contrastada. Y con algunos siendo todavía exclusivos de dispositivos móviles.

El citado LIMBO (5,39 euros) de PLAYDEAD es una de las grandes opciones para los que busquen un plataformas que les haga pensar, mientras que Monument Valley (2,99 euros) y su secuela (5,49 euros) son de esa clase de puzles que le dan una vuelta a la perspectiva de un modo fascinante. Y son exclusivos de móviles.

Lógicamente, en Google Play Pass hay aventuras gráficas, teniendo esa oda a la época de LucasArts llamada Thimbleweed Park (9,99 euros) como uno de los imprescindibles. Aunque de momento no abundan las de corte clásico. Sí que están dos obras de Amanita Design sumamente vistosas y peculiares, como son Chuchel (4,99 euros) y Samorost 3 (4,99 euros). O algo ligero y emotivo como es Old Man's Journey (5,49 euros), por ejemplo. Incluso con toque plataformero de por medio con estética anime, como el reivindicable Forgotton Anne de 2018.

Hay un poquito de todo, con algunos representantes muy significativos de cada género, pudiendo perder horas, días o meses en juegos como el también citado Stardew Valley (8,99 euros) o Terraria (5,49 euros), a la vez que degustamos clásicos como Star Wars: Knights of the Old Republic (10,99 euros), uno de los RPG más sobresalientes de BioWare. La pena es que otras categorías cojeen.

Sin ir más lejos, los de estrategia están copados por las distintas versiones de Kingdom Rush y Majesty, con ese free-to-play llamado The Battle of Polytopia, que llegará a Steam en agosto, y poco más digno de mención. Al menos en simulación está This War of Mine (11,99 euros), incluido en listas de lectura para colegios.

A tenor de lo visto, necesita mejorar la selección de juegos de cada categoría, puesto que en la mayoría resulta difícil seleccionar al menos cinco títulos que verdaderamente merezcan la pena. Aunque por otro lado, si sumamos tan solo los juegos que hemos recomendado, dan un total de 76,79 euros. Y eso para un primer mes no está nada mal si les vamos a sacar provecho. Habrá que ver cómo mejora el servicio y, sobre todo, si logra hacerse con alguna exclusiva temporal para forzar el interés. En mi caso, desde luego, no pasará de la prueba gratuita.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios