Publicidad

Retroanálisis de Avenging Spirit, el clásico de Jaleco donde un fantasma poseía cuerpos
Análisis

Retroanálisis de Avenging Spirit, el clásico de Jaleco donde un fantasma poseía cuerpos

En la década de los ochenta hubo varias películas sobre la ectoplásmica figura de los fantasmas y con un nexo en común: el humor. Desde Los Cazafantasmas hasta Beetlejuice, todas ellas querían dejar atrás el mal rollo que produjo la paranormal Poltergeist. Hasta que en 1990 llegó la historia de amor con Ghost.

Avenging Spirit, estrenado por Jaleco al año siguiente de la película de Patrick Swayze y Demi Moore, parecía darle una vuelta macabra (pese a su apariencia infantil) a ese icono de 1990, puesto que controlábamos a un fantasma capaz de poseer a cualquier enemigo del juego. Hoy nos apetece recordar este clásico.

El sueño de todo fantasma con ganas de marcha

Avenging Spirit

Su historia arrancaba con el protagonista (humano) asesinado a manos de un grupo terrorista, con su propia novia acabando secuestrada después. El padre de la chica, un científico experto en lo paranormal, tenía un plan para liberarla: usar al fantasma del chico. Pero había un problema: tenía poco tiempo en ese estado.

Avenging Spirit, conocido en Japón como Phantasm, era un juego original debido a esa premisa: como fantasma teníamos un contador de energía que se agotaba en pocos segundos, pero podíamos meternos en el cuerpo de cualquier personaje que viésemos en pantalla, momento en el que se activaba una barra de "vida".

La gracia es que había un abismo entre cada enemigo, desde los ninja capaces de saltar a gran altura hasta otros, como los hechiceros, que caían poco a poco. Cada fase tenía unos cuantos únicos y otros que se iban repitiendo, por lo que al final uno acababa encontrando a sus favoritos tras probarlos todos a base de "morir".

Al poseer a un enemigo había cierta tranquilidad momentánea, puesto que ya no había que preocuparse por la energía (tiempo) del fantasma, salvo que agotasen nuestra vida, con lo cuál tendríamos que salir de nuevo de "caza" hasta encontrar otro cuerpo. El gran punto diferenciador de un plataformas de acción que, por lo demás, no podía competir contra los mejores de la década de Capcom, Konami...

Avenging Spirit, un plataformas con espíritu

Avenging Spirit

Las fases no seguían un patrón lineal, sino que nos obligaban a dar vueltas de arriba a abajo, según el caso, siguiendo ciertas indicaciones para no perderse. Su tamaño no llegaba a abrumar, pero la curiosidad siempre tenía premio en forma de energía, vida... o incluso tres llaves especiales para desbloquear el final bueno.

Salvo el último jefe, los demás eran bastante sencillos y en todos los casos sus patrones de ataque eran extremadamente simples. Lógicamente, había muchas diferencias entre la recreativa y la conversión a Game Boy, la única que tuvo.

Ésta fue la que disfruté primero tras un viaje de vuelta en Francia, llamándome mucho la atención porque no era el típico juego que salía en la Hobby Consolas. Y lo cierto es que hasta me sigue gustando más la versión de la portátil de Nintendo por el minimalismo de su estética y una banda sonora con un encanto especial.

Obviando la pésima portada de Estados Unidos, que parecía más bien un juego de gángsters sin rastro del fantasma, lo peor que tuvo fue, tal vez, el control con los saltos, por lo bruscos que resultaban con algunos personajes, especialmente a la hora de descender a un ritmo frenético. Una lástima que no tuviese continuidad para mejorar su fórmula. Pero al menos ha influido a juegos como Headlander.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

No demasiado bien, la verdad. Por mucho cariño que le profese desde su etapa en Game Boy, junto con Pinball: Revenge of the Gator y otros menos conocidos, lo cierto es que resulta mejorable a nivel jugable y su simpleza, más allá del brillante concepto como fantasma, le acaba pasando factura en relación a la actualidad.

Avenging Spirit

Avenging Spirit

Plataformas Arcade y Game Boy
Multijugador No
Desarrollador C.P. Brain
Compañía Jaleco
Lanzamiento 1991 y 1992
Precio 2,99 euros (eShop)

Lo mejor

  • Ser un fantasma que posee cuerpos
  • Buena variedad de enemigos
  • Su banda sonora (sobre todo en Game Boy)

Lo peor

  • El control del salto era un poco caótico
  • En la recreativa fue menos carismático
  • Los jefes eran extremadamente simples

Imagen | Killer List of Videogames at Museum of the Game

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios