Publicidad

Retroanálisis de Blue Shadow, un clásico olvidado de NES a la sombra de otros ninjas
Análisis

Retroanálisis de Blue Shadow, un clásico olvidado de NES a la sombra de otros ninjas

Publicidad

Publicidad

Es imposible pensar en un juego de ninjas para NES y que el primer nombre que salga a flote no sea el Ninja Gaiden de Tecmo. Y eso que en los ochenta hubo una masificación de ninjas en todos los sistemas, desde el Shinobi de SEGA hasta el Ninja Spirit de Irem. Incluso las míticas Tortugas Ninja, explotadas por Konami.

Natsume (Wild Guns) esperó hasta 1990 para lanzar al mercado Blue Shadow en la consola de 8-bits de Nintendo. Conocido en Estados Unidos como Shadow of the Ninja o Yami no Shigotonin Kage en Japón, era un juego de plataformas y acción de scroll lateral de alta dificultad y una peculiaridad frente al resto...

La sombra de los ninjas era muy alargada...

Blue Shadow

Ambientado en una versión futurista de Estados Unidos, gobernada del peor modo posible por el malvado emperador Garuda, Blue Shadow no llamaba la atención precisamente por su historia, sino por el hecho de poder jugar toda la aventura acompañados de otra persona. Sí, con dos ninjas en pantalla. ¡Un puntazo!

Tuvo la mala pata, eso sí, de sufrir las inevitables comparaciones con el citado Ninja Gaiden, pese a que sus propuestas fuesen diferentes. Hasta me atrevería a decir, viéndolo en perspectiva ahora, que nos puede evocar ligeramente a ciertos elementos de Mega Man y por el diseño de niveles. No en vano estos siguen siendo de los mejores clásicos con los que ha contado la NES en ese género.

La propuesta de Natsume tenía su propia personalidad, en cualquier caso, más allá del modo para dos jugadores. El progreso de los niveles, con un diseño donde tenían cabida múltiples elementos, desde plataformas que iban girando hasta trampas de lo más puñeteras que nos obligaban a afinar los pasos y memorizar cada fase al dedillo... Sí, morir era el pan de cada día a partir del segundo nivel.

Equipados inicialmente con una katana con una distancia de ataque paupérrima, podíamos mejorar su poder hasta un máximo de tres, llegando a lanzar unas ondas a unos metros más lejos. O bien, conseguir la kusarigama, de mayor alcance y la posibilidad de atacar en diagonal. Cambiaba bastante el asunto así.

Blue Shadow, el hijo bastardo de Ninja Gaiden

Blue Shadow

Blue Shadow no era un portento en lo técnico, por otro lado. Hacía aguas en múltiples apartados gráficos y a nivel jugable, como un retardo en algunas colisiones, al no reconocer siempre los golpes, glitches con los enemigos, capaces de atravesar (a veces) las paredes, o parpadeos constantes en ciertas zonas. Y eso que no gozaba de unos entornos recargados ni especialmente llamativos.

Había detalles curiosos, como en una fase en la que salíamos al exterior, comprobando que los dos ninjas protagonistas tenían el mismo tamaño que un caza aéreo de combate. Aunque para curioso, desde luego, ver cómo su adaptación a Game Boy acabó derivando (con cambio de licencia aparte, a cargo de Tecmo) en Ninja Gaiden Shadow (conocido en nuestro territorio como Shadow Warriors), donde el parecido con el original fue realmente anecdótico...

Volviendo a Blue Shadow en NES, era un juego que requería de cierta paciencia y de saber escoger muy bien el arma para cada situación, intentando no sufrir demasiados golpes, de lo contrario su estado volvía a su poder más básico. Había, eso sí, shurikens, kunais o incluso bombas, según el nivel y el poder del arma empuñada, que facilitaban algunos tramos del juego, pese a su uso tan efímero.

Lo que sigo sin llegar a entender es cómo Natsume implementó un sistema de magias donde teníamos que gastar la mitad de nuestra vida para lanzar un rayo devastador que eliminaba a todos los enemigos de la pantalla, porque no valía la pena ese ataque a la desesperada. Hubiese estado mejor algo parecido al primer Shinobi, con un uso limitado para cada fase. O, directamente, no contar con nada.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

No especialmente. Sigue siendo un buen juego, sobre todo acompañado de otra persona, pero Nintendo Switch Online ha dejado patente que estuvo a la sombra de los mayores clásicos de NES, con un apartado técnico que le pasó factura y un diseño de niveles y jefes bastante mejorable. Natsume tuvo mejores juegos.

Blue Shadow

Blue Shadow

Plataformas NES
Multijugador Sí, local (dos jugadores)
Desarrollador Natsume
Compañía Natsume
Lanzamiento 1990
Precio No disponible

Lo mejor

  • ¡Su cooperativo para dos personas!
  • El reto que suponían algunas fases. Te picaba
  • Su BSO, sin ser memorable, pegaba bien

Lo peor

  • Rendimiento mejorable a nivel técnico
  • Sus colisiones no iban del todo finas
  • Los diseños de algunos enemigos eran de risa

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios