Publicidad

Análisis de Ghosts 'n Goblins Resurrection, el regreso de dos grandes históricos de Capcom conservando su legendaria dificultad infernal
Análisis

Análisis de Ghosts 'n Goblins Resurrection, el regreso de dos grandes históricos de Capcom conservando su legendaria dificultad infernal

La primera impresión no es siempre la que cuenta. Sin ir más lejos, cuando se anunció Ghosts 'n Goblins Resurrection, la alegría se empañó un poco al ver el juego en movimiento, sin la gracia de los clásicos de 1985 y 1988 de Capcom. Había algo en esas animaciones de Sir Arthur y algunos enemigos que me echaban para atrás, a pesar del notición que suponía su ansiado regreso.

También es cierto que el "físico" no es lo más importante, siendo más relevante en esta reinterpretación de los clásicos Ghosts 'n Goblins y el posterior Ghouls 'n Ghosts que haya sabido replicar su legendaria dificultad infernal, el atractivo de sus escenarios o saber escoger el arma más adecuada para cada situación. Y todo esto y mucho más lo hace a la perfección este amago de remake/reboot.

Tu cara me suena. Y por partida doble, además

Ghosts n Goblins Resurrection

La sensación de déjà vu es muy fuerte al ponerse a los mandos de Ghosts 'n Goblins Resurrection, no en vano es un homenaje a los citados clásicos de 1985 y 1988, precisamente. Capcom ha respetado su clásica esencia al máximo, pero modificándolos por completo para que parezcan dos experiencias nuevas. Y de hecho, son dos juegos nuevos, pero dentro de uno que engloba a ambos a la vez.

Volveremos a recorrer sus localizaciones más emblemáticas, pero con diferente aspecto, rutas completamente distintas y sobre todo trampas con más mala leche si cabe. Quiere ser la experiencia definitiva en un Makaimura, siendo a su vez tanto el juego más accesible como el más difícil gracias a los distintos grados de dificultad que podemos escoger, para que no haya nadie que se quede sin jugarlo.

¿Que quieres morir de dos toques (armadura y gayumbos) como en los originales? El modo Leyenda es lo tuyo. ¿Que quieres aguantar tres? Caballero es tu elección. Escudero ofrece lo mismo que el anterior, pero con cuatro golpes. Y en estos tres modos, reapareciendo tras la muerte en el último punto de control, como antaño.

Paje, por contra, ofrece todas las facilidades del mundo, al reaparecer desde el mismo punto donde nos mataron, llegando incluso a corregir la posición unos metros a nuestro antojo. Aunque claro, en este modo nos perderemos muchos secretos y su final verdadero. Irónicamente, comparte algo con los modos más difíciles: en cualquiera tenemos vidas infinitas. ¿El motivo? En el mapa de Ghosts 'n Goblins Resurrection podremos rejugar las fases tantas veces deseemos.

Ghosts 'n Goblins Resurrection, la dureza extrema

Ghosts n Goblins Resurrection

Ese componente rejugable tiene otro motivo a mayores, puesto que hay coleccionables en cada fase de cara a obtener el 100% del juego y también se nos da la posibilidad de escoger "mundo" en las dos primeras fases del juego, a modo de homenaje más directo a los clásicos de 1985 y 1988. Si optamos por "Cementerio", será "casi" como en Ghosts 'n Goblins; mientras que si optamos por "Campo de tortura", será "casi" como en Ghouls 'n Ghosts. Y así con "Ciudad cristalina" y "Caserío infernal", las dos siguientes. Después sí se vuelve lineal.

El homenaje se va difuminando para dar paso a una reinterpretación total en fases venideras, disparando más si cabe el nivel de dificultad, haciendo honor a uno de los términos que mejor definen a esta saga de Sir Arthur: sí, infernal. Porque si ya es jodido afrontar tanto enemigo en pantalla (en Leyenda, por cierto, el número se multiplica) mientras esquivamos trampas, esto llega a niveles enfermizos cuando tenemos que hacerlo prácticamente a oscuras, como sucede en la tercera fase.

Y es que en el tramo inicial de "Cavernas místicas" hay un montón de velas que iluminan el camino, sí, pero cuya llama tendremos que apagar para poder progresar sin quemarnos al saltar sobre algunas de ellas, lo que se traduce en jugar a oscuras temporalmente. Es tan solo un ejemplo de lo mal que nos lo hará pasar el juego a partir de ahí, con otro tipo de tretas del escenario en las que a base de rejugar y memorizar al dedillo cada tramo podremos llegar a superarlo.

Por suerte, más allá de las vidas infinitas, es benevolente en otro aspecto que aquí supone una novedad y no es otra cosa que el árbol de orbes. A medida que recojamos las hadas ocultas por cada escenario, podremos ir desbloqueando hechizos y habilidades pasivas para Sir Arthur. En Ghouls 'n Ghosts, sin ir más lejos, los hechizos venían dados por el arma, pero aquí serán independientes, con un tiempo de reutilización (pero la obligación de cargar el hechizo para poder lanzarlo), repitiendo los mismos de aquel clásico de 1988 junto con sorpresas...

Una experiencia intensa con grandes incentivos

Ghosts n Goblins Resurrection

Al ser una reinterpretación absoluta de dos iconos de los ochenta, es lógico, por otro lado, que se repitan ciertos elementos, pero Ghosts 'n Goblins Resurrection no se queda en el mero homenaje al aportar más giros aparte del citado árbol de orbes. Guarda muchos secretos en su interior, de hecho. Todas las fases tendrán una decena de ellos, tanto en forma de hadas como cofres del tesoro, pero también mediante salas ocultas cuyo acceso no será tan evidente a priori...

Esto es sin duda uno de sus puntos fuertes de cara a su rejugabilidad, porque ya no será simplemente llegar hasta el final (o intentarlo, aunque sea bajando el nivel de dificultad si morimos demasiadas veces), sino ver todo lo que nos puede ofrecer su universo y aventurarnos después, si nos vemos con fuerzas, dentro de su mundo de las tinieblas, lo que sería el Dark World de Super Meat Boy y demás juegos similares. Es demencial. Tan solo apto para expertos en Makaimura.

Obviamente, haber desbloqueado todas las ramas del árbol de orbes nos pondrá las cosas un pelín más asequibles, al poder llevar hasta un máximo de tres armas a la vez (de las ocho disponibles) para intercambiarlas a placer, contar con daño triple al quedarnos en gayumbos o desbloquear el máximo nivel de cada hechizo, pero nada de eso evita que estemos ante el juego más difícil de toda la saga.

A modo de curiosidad, decir que Ghosts 'n Goblins Resurrection hace uso del RE Engine, el mismo motor que Resident Evil 7: Biohazard. La pena es que no todos los escenarios luzcan por igual, con algunos repletos de detalles que quedan genial con este estilo y otros que contrastan por su frialdad, al igual que ciertos personajes, que tenían más encanto en los ochenta. Y una última curiosidad, podemos jugar en cooperativo. Sí, pero el segundo jugador hace de "mascota". En concreto, se convertirá en tres tipos de "familiar" con el objetivo de facilitar al primer jugador la partida, creando puentes, un escudo o elevarlo por los aires.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, salvando los pros y contras de su apartado gráfico, Ghosts 'n Goblins Resurrection es el homenaje perfecto para una saga legendaria por parte de Capcom. Si has mamado los clásicos de 1985 y 1988, lo disfrutarás como un enano. Y si no, también. Pero te tienen que jugar esta clase de juegos, claro está, donde Maldita Castilla (Locomalito) es nuestra mejor representación en España.

Ghosts n Goblins Resurrection

Ghosts 'n Goblins Resurrection

Plataformas Nintendo Switch
Multijugador Sí, local (dos jugadores)
Desarrollador Capcom
Compañía Capcom
Lanzamiento 25 de febrero de 2021
Precio 29,99 euros

Lo mejor

  • Reinterpretación total de dos clásicos
  • El pique por desbloquear todos sus secretos
  • El reto del final verdadero es demencial
  • La novedad del modo cooperativo

Lo peor

  • Gráficamente es algo desigual
  • Que los Joy-Con sufran tu frustración

Sitio oficial | Ghosts 'n Goblins Resurrection

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio