Activision Blizzard ha despedido a 37 empleados por acoso y abuso, desoye la huelga de Raven Software y mantiene frentes abiertos

Activision Blizzard ha despedido a 37 empleados por acoso y abuso, desoye la huelga de Raven Software y mantiene frentes abiertos
3 comentarios

Si bien las aguas están mucho más calmadas que hace unos meses, la difícil situación que atraviesa Activision Blizzard no ha desaparecido. En octubre pudimos saber que más de 20 empleados habían sido despedidos de forma directa, mientras que otros tantos fueron sometidos a correctivos disciplinarios.

Ahora, gracias a la información desvelada por The Wall Street Journal, hemos podido conocer las cifras actuales. Son ya 37 los trabajadores que han salido de la compañía y 44 los que fueron objeto de represalias disciplinarias por su conducta, todo ello desde que el escándalo estallase en julio de 2021. Todo ello ha sido confirmado al medio por Helaine Klasky, portavoz de Activision Blizzard.

En lo que difieren ambas partes es en la cantidad de informes que han llegado en forma de quejas o denuncias por parte de la plantilla, situando el periódico el total en 700. Klasky no concuerda con ello y aclara que muchos de los problemas van desde publicaciones en redes sociales, hasta "un pequeño número" de afirmaciones potencialmente graves que han sido investigadas.

Las fuentes consultadas por TWSJ indican que más del 90% de los potenciales 700 informes ya han sido revisados por la empresa, con la única confirmación de que dos empleados fueron despedidos en octubre por su comportamiento sexual inapropiado.

Bobby Kotick vuelve a ser señalado

Continúa relatando la publicación que Activision Blizzard tenía marcado en su agenda publicar un resumen, antes de Navidad, de cómo se habían afrontado todas las medidas. Éste no llegó a ver la luz e indican las fuentes que la decisión final la tomó Bobby Kotick, CEO de la compañía.

El motivo radica en que esta publicación podría hacer que los problemas actuales fuesen más grandes de lo que ya es sabido. Al respecto de esta cuestión, Klasky afirmó que es una información "falsa" y que "nuestro enfoque es asegurarnos de tener datos y análisis precisos para compartir".

De hecho, la portavoz ha especificado que "el apoyo de la junta a Bobby no ha cambiado y están complacidos con el compromiso y el liderazgo que Bobby ha demostrado hasta ahora". Esta declaración concuerda con lo consultado por el medio.

Diablo

Varios frentes abiertos

Uno de los últimos problemas que ha tenido que afrontar Activision Blizzard ha sido la polémica surgida con LEGO respecto a un set de Overwatch 2 que iba a ser lanzado dentro de poco. La empresa de bloques suspendió su venta, alegando estar revisando sus relaciones con los creadores del título. Klasky se ha limitado a declarar que Activision está valorando la postura de LEGO y comunicando los cambios que están realizando.

Otro foco de atención ha sido el de los grupos de accionistas que se han opuesto frontalmente a todo lo sucedido hasta el momento. En las últimas semanas, este tipo de mensajes se han incrementado en las últimas semanas por parte de los inversores, tal y como indica TWSJ. Una vez más, Klasky no ha entrado en profundidad sobre el tema, señalando que la empresa siempre está "en conversaciones con nuestros accionistas sobre las consultas que hacen"

Por otra parte, el contralor del estado de Nueva York, encargado de supervisar que el funcionamiento de los bancos y empresas sea seguro de acuerdo a la ley, ha hablado para TWSJ. Thomas P. DiNapoli ha relatado que pide a Activision Blizzard que "nos dé respuestas, pero mantenemos todas las demás opciones abiertas para abordar estas preocupantes acusaciones".

La huelga de Raven Software sigue en pie

Si todo ello no fuese suficiente, la huelga iniciada en Raven Software sigue en pie. Se trata del tercer movimiento de este tipo por parte de la plantilla y el primero que se ha prolongado en el tiempo. En concreto, son varias docenas de trabajadores los que no acuden a sus puestos de trabajo, reivindicando el regreso de 12 trabajadores a tiempo parcial del estudio.

Esos 12 empleados eran personal dirigido al departamento de control de calidad de los juegos de Call of Duty y sus compañeros que todavía siguen con empleo están involucrados en la protesta. No hay una fecha para la finalización de esta huelga y el grupo ha señalado que Activision Blizzard no ha atendido a sus demandas, tal y como indica The Washington Post.

Eso sí, una carta fue enviada al inicio de la huelga en diciembre, advirtiendo que se considerasen las consecuencias de iniciar acciones sindicales. Esta situación ha repercutido finalmente en Call of Duty: Warzone, el cual presenta fallos que pretenden ser solucionados en el futuro.

Temas
Inicio