Compartir
Publicidad

Año (casi) en blanco: la next-gen se queda sin juegos

Año (casi) en blanco: la next-gen se queda sin juegos
Guardar
113 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha pasado el E3 2014 y seguimos reflexionando sobre lo que ha ocurrido y sobre lo que, aún más importante, no ha sucedido. Está claro que no llueve a gusto de todos y que cada aficionado al sector lo vive de un modo diferente pero estoy convencido de que en una cosa nos vamos a poner de acuerdo: queríamos juegos y los hemos tenido.

Y es que una de las críticas más habituales en los saraos de este tipo pasa por acusar a las compañías de perder tiempo en zarandajas (que si números de ventas, que si usuarios activos, que si horas de conexión a sus servidores…) y no centrarse en lo importante y en lo que al final todos queremos: grandes juegos que disfrutar en nuestra consola o PC. Y aquí me pregunto, ¿qué ocurre cuando la mayoría de juegos que se han presentado no llegarán hasta bien entrado 2015?

Una travesía por el mar muerto

Esto es como estar en la cima del Castillo Negro esperando a que ataquen los salvajes. Sabes que algún día llegarán y se armará una fiesta pero hasta entonces, ¿qué demonios haces? En Poniente la respuesta es sencilla: morir. Es lo más habitual allí, pero no estamos en Poniente y los que nos compramos las consolas next-gen hace un año nos las vamos a seguir comiendo con patatas unos cuantos meses más.

Admitámoslo, por mucho que hayan mejorado PS4 y Xbox One a base de actualizaciones, a día de hoy están en una especie de travesía calmada por el mar muerto. 2014 será una especie de balsa de agua en la que no sucede nada especial y tanto Sony como Microsoft nos piden que miremos ya al 2015. Justo cuando en 2013 plantearon un futuro cercano repleto de títulos para sus consolas, un futuro que se llamaba 2014, que se ha convertido en presente y que no ha traído nada de lo prometido.

Que la mayoría de los juegos más esperados se hayan ido retrasando hasta 2015 implica que la transición de una generación a la otra está siendo más dura de lo que nos quieren hacer creer. Tanto PS4 como Xbox One están vendiendo una barbaridad de consolas pero los millones de usuarios que tienen no se pueden mantener con un ‘InFamous: Second Son’ o un ‘Titanfall’ al año. ¿Qué demonios ha pasado para que los juegos más llamativos de las consolas de nueva generación sean multiplataformas que también recibe la generación anterior?

Esperamos llegar a puerto en 2015

halo5.jpg

No cuela decir que ‘Watch Dogs’ se ha desarrollado con la nueva generación en mente o que es la primera muestra de los videojuegos que están por llegar. No. Ni ‘Watch Dogs’, ni el remake de ‘The Last of Us’ ni ‘Assassin’s Creed IV Black Flag’. Son grandes juegos, qué duda cabe, pero no son ejemplo de los juegos que están por llegar, ni representan un salto de calidad que justifique el desembolso de lo que cuesta una nueva consola. Yo no pasé de una Xbox 360 y una PS3 a una Xbox One y una PS4 para tener los mismos juegos con texturas mejoradas y lightmaps de más resolución. Esperaba algo más y por desgracia tendré que seguir esperando hasta, como mínimo, 2015.

Es la fecha señalada en la que aterrizarán muchos de los juegos presentados en el E3. La fecha señalada y a modo general, que lo mismo puede querer referirse a marzo como a diciembre. Así que durante el año que viene se espera un intenso goteo de grandes juegos si es que no se retrasan de nuevo, claro.

Mientras tanto podéis hacer como yo, guardar las consolas nuevas en su caja y esperar a que lleguen tiempos mejores. Mi Xbox 360 está lista para dejarme jugar a un catálogo inmenso cuyos grandes y recientes hits multiplataforma me ofrecen la misma diversión que las versiones HD (o no) de Xbox One. Igual ocurre con mi PlayStation 3 y su sucesora, tras unas semanas de alegría explorando menús, opciones y jugando a los pocos títulos propios que se pueden adquirir ya no se qué hacer con ella.

Unos pocos valientes

Sunset Overdrive

Es cierto que la mayoría de grandes títulos han ido aplazando su fecha de lanzamiento hasta 2015 y eso ha dejado a este año más seco que la mojama. Aún y así algunos juegos sí han conseguido cumplir los plazos previstos y acabarán llegando durante estos meses. Por desdramatizar, no vayáis a pensar que no se va a lanzar juego alguno.

Recordad por ejemplo que ‘Assassin’s Creed Unity’ y ‘Call of Duty: Advanced Warfare’ llegarán a finales de 2014 junto al esperado ‘Destiny’ de Bungie. Sí, ya se lo que me vais a decir. No son juegos next-gen completamente, se trata de versiones multiplataforma que también recibirán las consolas antiguas así que estamos en las mismas que con ‘Watch Dogs’, por ejemplo. Pero es lo que hay. De todos modos me parece recordar que ‘Assassin’s Creed Unity’ iba a ser exclusivo de Xbox One y PS4 y que para PS3 y Xbox 360 se lanzaría otro juego con un personaje distinto… aunque ya sabéis que al final esto puede quedar en nada.

¿Y las grandes compañías no van a lanzar exclusivas potentes? Alguna caerá aunque, como os decía antes, todo lo fuerte llegará en 2015. Para este año podríamos conformarnos con ‘Driveclub’ (un juego que tras varios retrasos acumula dudas en su expediente) o ‘Little Big Planet 3’ que llegará a finales de año. En cuanto a Xbox One recibiremos ‘Sunset Overdrive’, esa locura de acción y estética desenfadada punk, la beta de ‘Fable Legends’ que llegará durante la Navidad, el remake de los primeros Halos con ‘Halo: The Master Chief Collection’ que incluye una beta de ‘Halo 5’ o ‘Forza Horizon 2’.

Sí, una beta no es lo mismo que un juego aunque ante la falta de grandes títulos se estén utilizando para saciar la sed de los jugadores.

¿Quizá zarpamos demasiado pronto?

xboxone.jpg

Tener una buena planificación del viaje es vital para llegar a buen puerto. Roald Amundsen demostró coronando el Polo Sur que no se puede dejar nada a la improvisación a diferencia de su gran rival, Robert Scott, que murió intentando lograr la misma hazaña tras un agónico viaje. No estoy convencido de que Sony y Microsoft hayan planificado bien los primeros meses de vida de sus consolas.

ps4-1.jpg
¿Quizá se adelantaron los planes y las lanzaron demasiado pronto? ¿Realmente no tenían a decenas de estudios trabajando desde meses antes para garantizar un buen catálogo durante los primeros meses? No tiene mucho sentido preparar un lanzamiento internacional, decorarlo con tres o cuatro juegos y luego dejar la consola sin contenido diferencial nuevo durante casi un año y medio. Es una estrategia suicida que sólo se soporta gracias a la grandísima acogida que han tenido las dos máquinas. Pero podrían no haberla tenido.

PS4 y Xbox One han vendido millones de unidades pero sus catálogos dan bastante grima. Si los grandes juegos no van a llegar hasta 2015 podemos empezar a barruntar los motivos. ¿Acaso los estudios de desarrollo no estaban preparados para estas consolas? Y los motores multiplataforma como Unity o Unreal, ¿en qué estado están actualmente? ¿permiten realmente trabajar de un modo suave y fluido al desarrollador? O quizá es que la mayoría no llega ni a beta y no tendremos versiones fiables hasta, ¿lo adivináis? 2015.

Y es que si 2015 va a ser el año en el que la next-gen empiece a brillar con fuerza, ¿qué demonios ha pasado para lanzar las consolas en 2013?

Puede que haya sido la respuesta conservadora al momento de cambio que vivimos. La industria se encuentra ante un cruce de caminos y no está muy claro hacia donde acabara tirando ni qué plataforma será la diferencial dentro de unos años. Incluso puede que esa plataforma ni haya llegado todavía. Bajo ese prisma lanzar dos consolas de poco riesgo como son Xbox One y PS4 en lugar de apostar por un sistema de entretenimiento novedoso tiene lógica. Una lógica que se pierde cuando nos hacen esperar tanto tiempo para el contenido.

En resumen, hemos tenido un E3 centrado en los videojuegos y nos han puesto los dientes largos a base de vídeos y promesas. Promesas que empezarán a hacerse realidad a partir de 2015… con suerte. Así que los que tengan ya sus consolas next-gen tendrán que armarse de paciencia y recordar que pueden seguir actualizándolas mensualmente, por aquello de ir encendiéndolas.

Los demás ya sabéis, PS3 y Xbox 360 os miran con ojitos y os recuerdan los grandes momentos que habéis pasado con ellas. Si la industria nos pide esperar hasta 2015, hagámoslo jugando a consolas con catálogos de verdad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos