Star Wars: todos los juegos de la película La Guerra de las Galaxias ordenados de peor a mejor
Listas

Star Wars: todos los juegos de la película La Guerra de las Galaxias ordenados de peor a mejor

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, un joven granjero criado humildemente en el desértico planeta Tatooine hizo estallar una estación espacial del tamaño de una luna. Su nombre: Luke Skywalker. Entonces no lo sabía, pero Luke era el último eslabón de un clan que destinado a traer la paz y la destrucción a través de los sistemas estelares. O, al menos, el ese interminable universo que nos es mostrado en Star Wars: La Guerra de las Galaxias.

Visto desde cierta perspectiva, se podría decir que una intrépida princesa en apuros, un viejo ermitaño y un par de droides con las juntas muy usadas le hicieron el lío y, tras una serie de carambolas, acabó al frente de una rebelión contra el Imperio galáctico. Es más, explicado así parece poco especial, y tiene su porqué: Star Wars bebe de los grandes clásicos, pero también ha dejado una enorme impronta en la industria cinematográfica, en la cultura popular y hasta en los videojuegos.

Y es que La Guerra de las galaxias no fue el primer filme en contar con su propio videojuego, pero ese honor no recae demasiado lejos de la casa: En 1982 Atari se hizo con los derechos de LucasFilm para llevar En Busca del Arca Perdida, la primera aventura de Indiana Jones, a las consolas y salas recreativas. El turno de Luke Skywalker llegará justo después y ese mismo año, pero con el videojuego oficial de la intachable secuela de aquel hito cinematográfico: El Imperio Contraataca.

Porque, como los fans de La Guerra de las Galaxias saben bien, contar las historias en un orden ilógico también puede ser fascinante. Lo cual, por otro lado, nos lleva a nuestro listado.

Cómo hemos ordenado los juegos de La Guerra de las Galaxias de peor a mejor

Star Wars

Organizar Toda la saga de Star Wars es un rompecabezas que cada cual monta de manera diferente, y casi no hay una respuesta equivocada. Puedes empezar por La Guerra de las Galaxias (técnicamente, la cuarta película en orden cronológico), continuar con su secuela y tras su sensacional momento culminante irte directamente a La Amenaza fantasma. Y lo mejor es que ese tipo de combinaciones funcionan de maravilla. Pero lo mejor es cómo los videojuego enriquecen esa experiencia.

La evolución de la saga de Star Wars ha ido prácticamente de la mano de nuevos videojuegos. Algunos han retratado la historia mostrada en los cines y otros las han expandido. LucasArts, la división de videojuegos de LucasFilm, arropó el regreso de la trilogía clásica a las salas con videojuegos que recibieron literalmente el mismo tratamiento y despliegue que el que requiere una nueva película, como ocurrió con Shadows of the Empire; y de cara al lanzamiento de la amenaza fantasma tiraron la casa por la toalla.

Super Star Wars

Que el primer videojuego de Star Wars estuvese basado en El Imperio Contraataca fue solo la punta del iceberg: en 1983 se publicaron tres juegos más, incluyendo el que será el primer videojuego basado en La Guerra de las Galaxias. O, como se bautizó convenientemente a posteriori, Star Wars: Episodio IV - Una nueva Esperanza.

Así, a la hora de organizar nuestro listado hemos tenido en cuenta una serie de matices muy concretos que nos ha obligado a ser medianamente selectivos, incluyendo:

LEGO Star Wars
  • Deben tratarse de adaptaciones única y exclusivamente de la película La Guerra de las Galaxias, con lo que juegos como LEGO Star Wars: La Saga Skywalker o Star Wars Trilogy: Apprentice of the Force de GBA que reimaginan trilogías enteras quedan descartados. Algo que no les resta mérito, que conste, pero acaba resultando muy injusto a la hora de comparar un juego con otro.
Super Star Wars
  • El contenido no se cierra a lo acontecido en La Guerra de las galaxias, sino que puede abordar los sucesos paralelos a ésta o creados para la ocasión. Tanto si se trata de experiencias de juegos basadas en momentos muy específicos del filme o si se añaden acontecimientos nuevos o inéditos. Con todo, verás que más de un juego añade una cantidad de contenidos específica de entregas posteriores.
Screenshot 8060
  • Finalmente, se han establecido una serie de parámetros individuales que tienen en cuenta el impacto de cada juego por separado, su manera de aportar al jugador las mismas emociones que las películas o su manera de exprimir la tecnología de su época. Intentando equilibrar las cosas, hemos dado un poco de prioridad a los que salieron antes en sistemas menos avanzados.

A partir de aquí, y sin más dilación, te hemos reunido en un mismo sitio todos los juegos basados o inspirados en la película Star Wars: La Guerra de las Galaxias (o Una Nueva Esperanza, si lo prefieres) debidamente ordenados desde el peor al mejor de todos.

Star Wars: Jedi Arena

  • Año: 1983
  • Sistemas: Atari 2600

Que veas aquí Star Wars: Jedi Arena no tiene ninguna sorpresa: no solo es la peor adaptación de la Guerra de las Galaxias sino que está entre los peores juegos de Star Wars, siendo un ejemplo muy ilustrativo de cómo y por qué la crisis del videojuego de 1983  se llevó por delante a un titán como Atari. Y eso que ese mismo año nos voló la cabeza con su conversión de la misma película para recreativas, de la cual hablaremos luego.

Con todo, Star Wars: Jedi Arena supone un pequeño hito: es el primer videojuego de la saga en incluir espadas láser.

En esencia, Star Wars: Jedi Arena toma como premisa el primer entrenamiento de Luke con la espada láser y a partir de ahí desarrolla una idea muy sencilla: dos Jedis (azul y rojo) deben desviar los rayos de una esfera de entrenamiento, y atacar a su adversario. Dicho lo cual, el control merecía ser mejor y a veces cuesta entender qué está pasando.

Star Wars: Attack on the Death Star

  • Año: 1991
  • Sistemas: PC-9801, X68000

La primera rareza que verás en este listado tiene muy poquito de original en lo que se refiere a su propuesta de juego: Star Wars: Attack on the Death Star se publicó exclusivamente para sistemas de escritorios nipones, siendo una especie de revisión del clásico de Atari para las recreativas. Y ojo, que también hay un elemento a tener en cuenta: la música corre por cuenta de Yuzo Koshiro, el legendario compositor de Streets of Rage.

¿Qué hace Star Wars: Attack on the Death Star en un puesto tan bajo? Lo cierto es que, pese a que Atari nos dejó gratamente sorprendidos con su adaptación a través de vectores del asalto a la primera Estrella de la Muerte,  estamos hablando de una experiencia de juego que en lo jugable y lo artístico estaba demasiado por detrás de lo ofrecían los videojuegos contemporáneos.

Para ilustrar y establecer definitivamente su posición como penúltimo de nuestro listado merece la pena recordar que el mismo año en el que Star Wars: Attack on the Death Star  llegó a los escritorios nipones las obsesiones de los fans de los videojuegos eran Street Fighter II, Sonic The Hedgehog  o The Legend of Zelda: A Link to the Past.

Star Wars (Namco)

  • Año: 1987
  • Sistemas: Famicom (Nintendo 8-bits japonesa)

Lo creas o no, la única compañía de videojuegos que celebró el 10º aniversario del estreno de La Guerra de las Galaxias con un nuevo juego fue Namco, aunque a juzgar por el resultado final no tenemos muy claro que sus responsables hayan visto la película. O, al menos, una versión traducida a su idioma.

El Star Wars de Namco se lanzó única y exclusivamente en la Famicom, el equivalente a la NES japonesa, ofreciendo un juego de plataformas y acción en el que Luke atraviesa localizaciones y escenarios completamente inventados y, de vez en cuando, se alinean los planetas de la galaxia muy, muy lejana para continuar la trama original de la película.

Eso no quiere decir que sea un mal videojuego: hay que reconocer que Namco estuvo acertada a la hora de ofrecer niveles ricos y un catálogo de movimientos bastante resultón para 1987. Pero, como veremos, incluso hasta la propia LucasFilm se acabará tomando grandes licencias en sus conversiones posteriores.

Fase de Bonus: Star Wars: Tiny Death Star

  • Año: 2013
  • Sistemas:  iOS, Android, Microsoft Windows, Windows Phone

Ninguno de nuestros buenos listados se queda sin una fase de bonus que le de un punto de variedad al conjunto, y pese a que  Star Wars: Tiny Death Star incluye contenidos de toda la saga hasta su desaparición de las tiendas digitales, no deja de ser un divertido vistazo entre bambalinas a cómo el Emperador y Vader construyeron la Estrella de la Muerte.

La premisa jugable de Star Wars: Tiny Death es sencilla, desde luego, se trata de un gestor de base en el que deberemos atender las necesidades de la Estación Espacial y, ya puestos, ampliar las instalaciones permitiéndonos alguna licencia por acá y por allá. Desafortunadamente, el resultado se quedaba lejos de igualar el también desenfadado Star Wars: Yoda Stories.

Star Wars Arcade

  • Año: 1993
  • Sistemas: Arcade y Mega 32X

La SEGA de la primera mitad de los 90 tenía muchos frentes abiertos, pero bastante bien atendidos, y si queda patente que se dio el todo por el todo con la Mega Drive, su conquista de los recreativos siguió a velocidad de crucero con juegazos propios, experimentos poligonales y licencias de renombre. Star Wars Arcade hereda un poquito de todo ello.

Lanzado en 1993, Star Wars Arcade es un shooter espacial que transcurre desde la cabina de un Ala-X, aunque en lugar de hacer trucos con vectores o experimentar con píxeles se dio el salto definitivo a los poligonos con unos resultados muy interesantes para su época. Dejando, a Star Wars: Attack on the Death Star en evidencia, por cierto.

Mega Drive era el sueño cumplido de toda una generación de jugadores criados entre recreativas ya que llevaba los exitazos de SEGA a los hogares con la tecnología de aquella bestia negra, y gracias al accesorio Mega 32X retuvo su promesa con una conversión que, dentro de los márgenes y contextos apropiados, resultó una grata sorpresa para los fans.

Star Wars (8-bits)

  • Año: 1991, 1993
  • Sistemas: NES, Master System, Game Boy, y Game Gear

Quizás a LucasFilm Games les faltase fuelle y experiencia en consolas, pero la fiebre por Star Wars había pasado a ser un fenómeno en los 90. De hecho, no solo había muchos fans deseosos en jugar con Luke y el resto personajes, sino también una enorme variedad de editoras interesadas en publicar la licencia.

Así, la división de videojuegos de George Lucas diseñó su propia versión de La Guerra de las Galaxias para consolas de 8 bits y compañías como JVC, Capcom, Ubisoft, la propia Nintendo, U.S. Gold y hasta Tec Toy se encargaron de que los cartuchos para sobremesas y portátiles llegasen a todo el mundo.

Screenshot 8063

Como videojuego, la visión de Star Wars en 8-bits cumplía con todos los clichés de los juegos de acción plataformera de su época, y pese a que usaba los escenarios  personajes de la película a su antojo para extender la acción a total conveniencia, se le perdonaba todo por tratarse de un juego entretenido con un pixel art resultón, niveles tan variados como detallados y  escenas míticas.

No menos meritoria es la conversión portátil a medida de Game Boy y Game Gear, totalmente adaptada a sus pantallas. Eso sí, en todos los casos las partituras de John Williams y los temas musicales de La Guerra de las galaxias se reinterpretaron o reescribieron de un modo que irremediablemente dividen opiniones: el resultado o lo amas o lo odias.

Star Wars (Atari)

  • Año: 1983
  • Sistemas: Arcade. Posteriormente versionado en familia de consolas Atari, Acorn Electron, Amstrad CPC, Amiga,  Apple II, Commodore 64, ColecoVision, BBC Micro, ZX Spectrum...

Atari no solo se hizo con la licencia de Star Wars y la llevó a las recreativas, sino que, además, en pleno 1983 nos metió en la cabina del flamante del Ala X de Luke con unos alucinantes gráficos vectoriales que daban la sensación de atravesar el espacio en tres dimensiones. Y ahí no acaba la cosa: si Star Wars era todo un prodigio en lo visual, en lo sonoro no se quedaba atrás con sonidos, canciones y grabaciones de voz digitalizados. Aquello era una locura.

Star Wars, el juego de 1983, se centraba únicamente en las escenas de Luke como piloto de la rebelión, ofreciendo tres niveles que básicamente se jugaban en bucle elevando la dificultad: una batalla en el espacio abierto, una incursión en la superficie de la Estrella de la Muerte y finalmente la entrada a la trinchera del reactor. Con un poco de pericia a los controles veríamos una explosión y, tras la palmadita en la espalda de rigor, vuelta a empezar hasta agotar las vidas.

Screenshot 8064

Lógicamente, una parte del encanto de aquella propuesta arcade residía en el mueble elaborado para la ocasión. Para ser más precisos, los muebles:

  • Uno de ellos tenía la forma de una recreativa normal con una palanca de control similar a un volante con acabados espaciales. Aquello definitivamente sumaba puntos extra a la experiencia.
  • Sin embargo, el segundo mueble era toda una maravilla: además de imitar una cabina, invitándonos a sentarnos acorde a la ocasión, estaba decorada y diseñada para colmar a unos fans que todavía seguían alucinando con El retorno del Jedi.

Pese a que Atari sufrió severos reveses económicos a partir de ese mismo año, la compañía logró convertir aquel juego tan alucinante a toda clase de sistemas domésticos como pudo. Desde la Atari 2600 a sus sucesoras hasta las plataformas y mini-ordenadores con la que ésta competía. No era lo mismo, desde luego, pero el hito estaba ahí y, a la vista está, dejó una enorme huella en todos los juegos posteriores, incluidos los actuales. 

Super Star Wars

  • Año: 1992
  • Sistemas: SNES, Wii, PS4, PS Vita

Con el Star Wars de Atari en una muy disputada segunda posición, la única opción para liderar nuestro listado estaba clara: Super Star Wars se impone como la mejor adaptación hasta la fecha de la Guerra de las Galaxias. Un juego diseñado de manera específica para el Cerebro de la Bestia de Nintendo y que el tiempo ha conservado de una manera privilegiada frente al resto de alternativas a base de una jugabilidad estricta, pero acertadísima y varias reediciones posteriores.

En lo que respecta a su desarrollo, Super Star Wars siguió la premisa de la conversión de 8-bits, de modo que LucasFilm Games se dedicaba a dar forma y desarrollar el juego y delegaba en compañías externas como JVC y la  mismísima Nintendo su distribución. Ahora bien, que se produjera desde la propia compañía de Lucas no significa que se siguiese la historia de la película al pie de la letra.

Super Star Wars

Como hizo en NES o Game Gear, LucasArts se sacó de la chistera situaciones, enemigos y escenas que daban más cuerpo a las aventuras del joven Luke desde su granja de Tatooine hasta el asalto en la Estrella de la Muerte. Con todo, esas licencias eran vistas con buenos ojos en su época, permitiéndonos poner patas arriba el Sandcrawler de los Jawas (dejando una masacre a punta de pistola) o enfrentándonos a enemigos totalmente nuevos o que debutaron en entregas posteriores.

Si bien, todas estas licencias y libertades están ahí, lo cierto es que ningún otro juego integramente dedicado a La Guerra de las galaxias había abordado tanto y tan bien la película original, se había empapado en su esencia -su tecnología de sonido THQ era espectacular en su día- y aprovechando el Mode 7 de SNES para ofrecer fases de exploración o batallas aéreas dignas de una gran producción de la época.

Screenshot 8065

Ahora bien, la dificultad de Super Star Wars también merece una mención especial: no solo hay hordas interminables de enemigos, sino que debíamos hacer uso de las ocho direcciones de la cruceta para salir de una pieza. Por suerte, que Luke sepa hacer monerías con su espada láser nada más conocer a Obi Wan -mucho más en la línea de los Jedis vistos en La Amenaza fantasma- nos ahorrará más de un disgusto.

Super Star Wars es paso obligado para los fans de La Guerra de las Galaxias y nostálgicos de los juegos de 16-Bits. Su legado no solo sigue vivo en sistemas actuales, sino que fue directamente continuado con Super Empire Strikes Back y Super Return of the Jedi. Juegos y películas que, amigo lector, merecen su propio tratamiento por nuestra parte.

Temas
Inicio