Los reyes de las recreativas: SEGA y su impresionante legado en los salones arcade
Industria

Los reyes de las recreativas: SEGA y su impresionante legado en los salones arcade

Que SEGA sea una de las compañías más queridas de la historia de los videojuegos no es casualidad: más allá de las causas subjetivas que sustentan un legado atemporal, los abanderados por aquel erizo supersónico de zapatillas coloradas supieron dejar una impronta única insuflando a sus experiencias un extra de carácter propio. No estabas matando el tiempo: estabas jugando a un título de SEGA.

Incentivando la diversión pura y un muy reconocible espíritu inconformista. Algo que se palpaba notablemente en sus consolas y resultaba todavía más evidente en sus flamantes recreativas. Muebles presididos por su logotipo de letras azuladas que, décadas después, se resisten a ser olvidados.

Porque cuando SEGA se atrevió a medirse de tú a tú con Nintendo en consolas y sistemas domésticos ya tenía clara cuál era su mayor ventaja: sus éxitos en los salones de arcade eran un reclamo demasiado potente, y sus espectaculares conversiones a Mega Drive el sueño cumplido de todo el que quedaba fascinado con aquellos muebles con palancas, volantes, pedales y hasta metralletas integradas.

hang On

Recreativas que acogían potentes juegos de acción y flamantes cabinas con forma de coche, moto o nave espacial. Muebles que no pasaban desapercibidos, pero que te conquistaban con lo que se mostraba en pantalla. Y lo mejor de todo: SEGA logró dominar cada género en el que se embarcó e incluso sentando cátedra con juegos experimentales, experiencias de vanguardia y combinaciones imposibles.

En VidaExtra arrancamos una nueva serie dedicada al legado y la cultura de los salones recreativos. Una serie de retrospectivas que abordaremos a través de los otros grandes protagonistas: las compañías que lideraron la revolución de los videojuegos a través de los arcades.

Una manera de disfrutar de los videojuegos que -por cierto- se resiste a perder su encanto propio. Y, como habrás deducido, nuestra primera incursión será con la legendaria SEGA.

De los juegos mecánicos de Standard Games a la transgresora SEGA

Si bien SEGA celebró en 2020 su 60 aniversario, para hablar de sus inicios en la industria del entretenimiento debemos remontarnos a 1940, el año en el que Standard Games sería fundada en Hawái como una compañía centrada en las recreativas mecánicas y las tragaperras de toda la vida.

Un nombre que durará aproximadamente un lustro: la compañía será rebautizada a Service Games (Se.Ga.) y su enfoque comercial replanteado prácticamente coincidiendo con la segunda guerra mundial. A fin de cuentas, para aquellos que estaban de servicio en aquellos tiempos tan crudos el entretenimiento era algo esencial. Y para SEGA, algo muy lucrativo.

Emen0wuwmae9d73
Periscope, una de las primeras experiencias de SEGA en las recreativas mecánicas

Recordemos que en ese periodo todavía queda bastante margen para la llegada de los primeros videojuegos, y todavía más para la llegada de las videoconsolas tal y como las conocemos a día de hoy.  Sin embargo, SEGA se topó con un problema inesperado: ¿qué diferenciaba sus máquinas de las que estaban comenzando a ser ilegalizadas en  Estados Unidos a mediados del siglo XX?

El salto de SEGA a los videojuegos desde las recreativas mecánicas de toda la vida sería todo un proceso de adaptación y piruetas administrativas, sin embargo aquellos inicios -fuertemente atados a su manera de ofrecer y entender el entretenimiento- siempre han estado presentes en el ADN de la compañía. Incluso a día de hoy.

Screenshot 3635
Imagen promocional de Pong Tron, el primer videojuego de SEGA

El primer videojuego propiamente dicho de SEGA será Pong Tron, un descarado sucedáneo del legendario Pong que comenzó a aparecer en los locales de entretenimiento y salones recreativos en 1973. Siendo justos, aquel año tampoco es que hubiese una verdadera variedad de propuestas de juego, pero aquello asentó un nuevo rumbo en la compañía.

Ahora sólo necesitaba talentos, creativos y visionarios con los que completar ese salto hacia aquel mercado emergente que irrumpía con fuerza en las salas de entretenimiento de Japón, Estados Unidos y el resto del mundo: los videojuegos.

Yu Suzuki, el hombre clave de SEGA

Yusuzu1

Durante décadas, los nombres de los desarrolladores y creativos de videojuegos fueron omitidos intencionalmente de sus propios proyectos. A mediados de los 70 y principios de los 80 comenzaron a recibir el crédito por su talento. Sin embargo, el toque y la visión de Yu Suzuki se percibía incluso con el mueble desenchufado.

Suzuki se incorporó a SEGA en 1983 y su debut fue con Champion Boxing, una experiencia de boxeo para la SG-1000, la consola original de la compañía. Aquel título para sistemas domésticos estaba tan bien acabado que fue lanzado en recreativas integrando las SG-1000 en los muebles arcade.

La personalidad inquieta de Suzuki y su pasión por el motor y la conducción abrieron la puerta a experimentos que no tardaron en convertirse en éxitos, como Hang-On o el mítico Out-Run. Quizás, hoy ninguno de esos títulos se pueden considerar simuladores, pero los sistemas de control eran tan atrevidos como revolucionarios.

Screenshot 3636
La pantalla integrada en la propia réplica de la moto, aquello era otro nivel

Dados los orígenes de SEGA dentro del campo de las recreativas mecánicas, se desmarcaron drásticamente de la competencia creando cabinas, réplicas de vehículos y enormes muebles que atraían la mirada y las fascinación de los jugadores y les invitaban a jugar de nuevos modos.

Suzuki no solo era una de las personas clave dentro del éxito de SEGA en los recreativos, también es un total visionario. Alguien capaz de aportar su toque a cada proyecto.

Outrun3
Tres tipos de muebles para el mismo juego. Una delicia

Prueba de ello fue su manera de abordar el género de la lucha tras el fenómeno de Street Fighter II llevando la saga a una nueva dimensión -literalmente- con Virtua Fighter ofreciendo luchadores poligonales en escenarios 3D. Aquello fue rompedor.

A través de Suzuki, SEGA fue una de las máximas impulsoras del videojuego en 3D incluso desde los días de las recreativas. Un hito que sigue muy vivo a día de hoy y sin el cual no es posible comprender el videojuego moderno.

¡Vaya muebles! Así lucían los videojuegos de SEGA

Como comentamos, muchas de las máquinas más exitosas de SEGA estaban diseñadas para sobresalir por encima de las demás. Reclamando su propio espacio y, con bastante frecuencia, presidiendo las zonas privilegiadas de los arcades de los 80 y buena parte de los 90 en todo el mundo.

Y, como muestra, aquí te dejamos casi una decena de muebles, cabinas míticas e ideas muy originales que SEGA llevó a los arcades.

Hang-On

Hang on
  • Diseñado por Yu Suzuki, Hang-On y su secuela ofrecían una réplica de una motocicleta como sistema de control por movimiento. Todo un reclamo para los moteros.

Out-Run

A
  • Yu Suzuki es un fan confeso de la marca Ferrari, y pese a que en el Out-Run original no estaba licenciado, su mueble era un descarado homenaje. Por cierto, podías cambiar la emisora de radio.

G-LOC

GL
  • Había varios modelos de mueble de G-LOC, pero uno de ellos sobresalía sobre el resto: SEGA no solo nos introducía en la cabina de un caza, sino que movía todo el mueble durante para partida cimentar la experiencia. 100% videojuego, 100% atracción.

Daytona USA

Dxtyqxkvaaaxjo
  • Daytona USA no solo era revolucionario en lo visual, sino que su manera de abrazar la experiencia competitiva fue insólita: se podían conectar toda una fila de muebles para organizar intensos campeonatos de conducción. Una pasada.

House of The DEAD

Elqqefcxuaehnty
  • SEGA lanzó una enorme variedad  de muebles en los que podíamos compartir pistolas y enormes pantallas, pero las experiencia de cabina cerradas de la saga House of The DEAD y su tono de terror las hacen únicas.

Monaco GP

Screenshot 3633
  • Sería injusto atribuir a Yu Suzuki la visión de ofrecer cabinas que replicasen la silla del conductor: en 1979 SEGA lanzó Monaco GP, y pese a que el propio juego no tenía la ambición de lo que llegará después, el mueble era impresionante.

Star Wars: Episode I Racer Arcade

A
  • SEGA lanzó varias propuestas arcade basadas en Star Wars, pero su experiencia de conducción basada en La Amenaza Fantasma fue la más elaborada: debíamos montarnos en la vaina de Anakin Skywalker y recorrer varios escenarios a velocidades absurdas.

The Lost World: Jurassic Park

JP
  • SEGA tiene un toque especial para los shooters sobre railes, pero los inspirados de Jurassic Park son mención aparte: además de ser unos juegos sobresalientes, sus cabinas fueron todo un reclamo para los que nos dejamos llevar por la dinomania de los 90.

Mission: Impossible

  • Lanzada en 2021, la reinvención de la saga es espionaje y acción en clave de recreativas es toda una atracción condensada en una cabina diseñada para compartirse entre varios jugadores. Una muestra de que SEGA no ha perdido ni su identidad ni su toque.

Además de estas y muchas otras que se nos quedan en el tintero, SEGA ha lanzado muebles y experiencias más tradicionales y no tan relacionados con los videojuegos. Una manera de mantenerse fieles a sus orígenes como Service Games, pero también de redondear su propuesta integral de entretenimiento.

Esl1jgxwsaeszdv

Por supuesto, aquellas transgresoras ideas y muebles perdieron fuelle poco a poco con la gradual extinción de los salones recreativos, pero que -definitivamente- SEGA continúa dándoles forma a través de la división de SEGA Amusements International. Produciendo, manteniendo y distribuyendo nuevos muebles y experiencias que bien merecen una o dos monedas por partida.

15 recreativas que hicieron historia

Si bien nos rendimos ante los divertidísimos y colosales muebles, lo que de verdad hizo a SEGA un titan de los salones arcade fueron, lógicamente, sus juegos. De hecho, da igual la cifra que pongamos a la hora de hacer un listado: la compañía del erizo supersónico tiene demasiadas recreativas históricas.

En VidaExtra hemos seleccionado 15 juegos que no merecen ni deben olvidarse. Siendo plenamente conscientes de que dejamos demasiada joya fuera. Por suerte, a través de los comentarios podemos hacer que el conjunto sea todavía mejor.

After Burner

After Burner no era el enésimo shooter que seguía la estela de los matamarcianos clásicos: es un juego de acción potentísimo en el que no da tiempo a parpadear. Toda una experiencia que valía cada moneda invertida.

Crazy Taxi

La SEGA más canalla sabía cómo acertar con su público. Sobre el papel, Crazy Taxi podría podría ser un juego conducción rutinario (llevar a un pasajero del punto A al punto B). En la práctica era una verdadera locura al volante.

Daytona USA

Daytona USA no solo era un prodigio visual, también supo elevar y dar forma al factor competitivo de la conducción arcade. Todo un clásico.

Golden Axe

SEGA llevó a su terreno toda la esencia de las gestas de magia y espada con un hack'n slash tan impecable como descaradamente inspirado en los referentes de la fantasía heroica.

House of the Dead

Los zombies asaltaron los videojuegos mucho antes de 1996, pero las dos mordidas de ese año fueron letales: si Resident Evil desató la pandemia en consolas, SEGA hizo lo propio en arcades.

Michael Jackson's Moonwalker

Screenshot 3634

Michael Jackson tenía una conexión muy especial con SEGA, y se materializó en varios videojuegos. Y, si bien, la versión de Mega Drive no merece ser olvidada, la experiencia de recreativas es sencillamente espectacular.

SEGASONIC The Hedgehog

SEGASONIC

Una absoluta rareza: la primera aventura de Sonic en perspectiva isométrica era una reinvención total de la jugabilidad que aportaba dos nuevos aliados. Tan único y a la vez tan desafiante.

Out Run

Pocos juegos capturan tanto y tan bien la esencia de SEGA en los arcades como Out Run: no solo era frenético y divertido, su rejugabilidad a través de sus diferentes rutas sigue siendo una verdadera genialidad.

Samba de Amigo

Samba de Amigo es diversión en estado puro. Una apuesta musical en la que deberemos dominar las maracas que desprende de principio a fin el talento del Sonic Team más inspirado.

SEGA Rally

Juegos de Rally había muchos. Muchísimos. Pero lo que se vio en la Sega Model 2 durante 1994 dejaba en pañales a todo lo demás. Pocos arcades habían capturado más y mejor la sensación de conducir.

Shadow Dancer

Shinobi es un clásico instantáneo, pero las monedas se las llevaba Shadow Dancer: no solo estaba mejor acabado y su jugabilidad era más pulida, sino que como experiencia de juego era redonda.

Space Harrier

Spaceharr1

Space Harrier fue y sigue siendo una auténtica locura. un shooter en tercera persona en la que es casi imposible entender lo que sucede en pantalla. Y, sin embargo, una genialidad.

Virtua Cop

  • Año: 1994

El shooter sobre railes por antonomasia. SEGA diseñó entornos y enemigos en 3D y transformó la manera de jugar a los Light gun shooters para siempre.

Virtua Fighter 2

Mientras Street Fighter II arrasaba en recreativas, Yu Suzuki quiso elevar la idea al siguiente nivel con personajes poligonales, lucha en 3D y mecánicas que buscaban una experiencia mucho más técnica. El primer Virtua Fighter nos sorprendió y su secuela nos enamoró.

Virtua Tennis

Prácticamente todos los videojuegos de Tenis son una variante más o menos evolucionada de Pong. Y así fue, hasta que SEGA lanzó Virtua Tennis y, a través de él, rompió todos los moldes y concepciones imaginables.

Las recreativas de SEGA siguen vivas hoy, y lo seguirán estando mañana

Como a cualquier compañía veterana, a SEGA le encanta rescatar su legado jugable tanto en consolas como en videojuegos. Y, pese a lo que puede parecer,  lo cierto es que los que lo vivimos estamos encantados con ello.

Si bien muchos de sus exitazos han regresado a través de recopilatorios, colecciones o a través de sus acertadísimas conversiones de consola, merece la pena señalar que juegazos como Shenmue o Yakuza incluyen la posibilidad de entrar en salones arcade y disfrutar de versiones completas de sus éxitos.

Por supuesto, a través de sellos propios como SEGA Ages en Nintendo Switch, muchos de los clasicazos nacidos en los recreativos se juegan en sistemas actuales. Una segunda oportunidad para disfrutar de juegazos.

Por otro lado, SEGA ha lanzado versiones a medida de sus recreativas más queridas. Desde conversiones de LEGO hasta logradas réplicas. Aunque, claro, en nuestro caso tenemos muy clara nuestra opción favorita: la Astro City Mini Arcade, un diminuto mueble arcade con 36 clásicos preinstalados que continúa la fiebre por las mini-consolas.

Por último, pero no menos importante, SEGA anunció su propia experiencia arcade para disfrutar desde cualquier lugar a través de Fog Gamming, una alternativa al juego en nube en la que el dispositivo en el que cada juego se ejecuta combinando recursos online y de hardware.

Aunque, claro, la sensación de sumergirse en las experiencias a través de impresionantes muebles arcade corre por cuenta del jugador. Por suerte para todos, la tecnología de realidad virtual y los actuales volantes para videojuego replican -a su modo- esas experiencias.

SEGA

Más de seis décadas después de su debut en la industria den entretenimiento, SEGA no solo continúa invitándonos a conducir Ferraris, tumbar zombis o desafiar al mismísimo Death Adder de Golden Axe, sino que sigue creando nuevas experiencias. Así da gusto cumplir años.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio