Publicidad

En defensa del nuevo mando (a pilas) de Xbox:  o por qué no me gusta jugar a Mortal Kombat 11 con un DualSense
Xbox Series

En defensa del nuevo mando (a pilas) de Xbox: o por qué no me gusta jugar a Mortal Kombat 11 con un DualSense

Los servicios y los lanzamientos exclusivos son factores que acaban definiendo el éxito de una consola, pero también aquello que las hace diferentes: el Game Pass es el caballo de batalla de Xbox Series X (y la marca Xbox en general) y el DualSense, el nuevo mando de PS5, el de Sony. Lo cual hace que la pregunta se formule de manera natural: ¿hasta qué punto Microsoft ha querido innovar con vistas a su sistema de control?

A simple vista el nuevo Mando inalámbrico Xbox luce muy similar al modelo clásico de Xbox One con un nuevo botón central. Son casi idénticos. Y eso tiene un aspecto positivo: por defecto, el mando de Microsoft es una de las opciones más versátiles y extendidas a la hora de jugar más allá de las consolas.

Porque, como la propia marca Xbox, el gran objetivo de Microsoft es que su mando se siga siendo el estándar a la hora de jugar en escritorios o a través de otros dispositivos de manera inalámbrica. Y no nos vamos a engañar, con los de Xbox 360 y Xbox One lo hizo de maravilla: son los más usados en Steam y, posiblemente en PC.

Que no se me malinterprete: la tecnología que usa el DualSense ofrece un grado de inmersión en el juego muy diferente y más ambiciosa gracias a su sistema de vibración háptico, sus gatillos adaptables o sus sensores giroscópicos. Incluso cuenta con su propia matriz de micrófonos integrada. Y pese a todo, y esto es una opinión personal, me sigo sintiendo más cómodo con la alternativa -a pilas- de Microsoft.

Xboxman6

Vaya por delante que al final todo se reduce a tres sencillas premisas: qué tipo de videojuegos disfrutamos, cómo enfocamos nuestra predisposición (competitiva, casual o ninguna de las dós) y cuántas horas solemos dedicar a jugar. Y pese a que tengo Mortal Kombat 11, GTA V, Dragon Quest XI y DOOM en ambos sistemas, me quedo con la nueva cruceta de Xbox y con los sticks analógicos en asimétrico a la hora de destruir a mis oponentes.

¿Qué es más acertado? ¿Los sticks (comúnmente llamados champiñones) del mando a la misma altura o el modelo asimétrico de la Xbox original? Ahí, lógicamente, la respuesta la tiene que responder cada uno. En mi caso prefiero tener el stick de movimiento a la altura de los botones principales, aunque entiendo que el cada vez mayor uso de los gatillos hace que cueste poco acostumbrarse a los dos sistemas. De hecho, el debate está en otro sitio.

El nuevo mando inalámbrico Xbox: conservador en novedades, acertado en diseño

Xboxman2

El mando que acompañó la nueva generación de consolas de Microsoft no es el mismo de la Xbox One, pese a que lucen muy parecidos. De hecho, los early adopters de la consola de 2013 (entre los que me incluyo) no tardan en encontrar las diferencias más sutiles. Me refiero a su entrada para jack de auriculares, o la integración de un sistema de conexión inalámbrica por Bluetooth.

Eso sí, Microsoft continúa apostando por las pilas, dejando la puerta abierta a las baterías recargables propias o de terceros o renunciar a su carácter inalámbrico y jugar usando un cable USB. ¿Acierto o error? En mi caso, uso la batería recargable tras gastar las pilas que acompañaron el mando -como en Xbox 360-, pero a su favor, y sin señalar a nadie, los mandos adicionales de Xbox han sido para compartir partidas, no por sustitución.

Xboxman8

Si bien parece un hermano siamés al compararlo al mando de Xbox One, al menos en diseño y con diferencias aquí y allá, Al tacto y al peso se sienten diferentes. Sus gatillos más gruesos son un acierto, y la textura de sus agarres es un plus añadido. A fin de cuentas, es el resultado de una serie de innovaciones que se han ido implementando poco a poco a lo largo de los últimos siete años.

La cruceta, por otro lado, es lo que más me convence. Para jugar a los indies, los juegos retros y, sobre todo, los juegos de lucha. Pero también para moverme por los menús de Cyberpunk 2077 con comodidad. Hace su propio ruidito, si, pero incluso poniendo al Pro Controller de Switch, se trata de la mejor cruceta de un mando de serie.

Como comenté al principio, el tipo de juegos que abordo con mayor asiduidad y la predisposición que tenga a estos condiciona mi preferencia de cara a elegir un mando u otro. Y pese a que las vibraciones hápticas del DualSense dan un nuevo nivel de sensación al DIRT 5, juegos como FIFA 21 o Mortal Kombat 11 no consiguen aprovechar su tecnología. Quedándose los tres  muy a la sombra de un modesto en forma pero convincente en resultados Astro’s PlayGround.

Xboxman1

Confieso que me gustaría ser más optimista en este aspecto, desde luego, pero el número de juegos han sabido sacar partido de la tecnología de los Joy Cons o el Steam Controller es el que es. Y pese a la genialidad de Nintendo Labo o Super Mario Party, Nintendo Switch Lite no incluye ni vibración HD ni giroscopios, lo cual nos da una pista de la dirección hacia la que está encauzado el catálogo de Switch.

Con todo, el verdadero punto a favor que hace que mi mando principal sea el de Xbox (una lástima que el Mando Pro de Nintendo no tenga gatillos, sino botones planos) no es su diseño, con el cual Microsoft va sobre seguro, o sus sutiles novedades, sino el modo en el que está implementado su uso más allá de las consolas.

El soporte para mandos inalámbricos: mi as en la manga

Moga2

Si quiero jugar en PC, y salvo que sea un juego de estrategia o un FPS, lo primero que hago es conectar mi mando de Xbox. No solo porque me siento más cómodo con él en la mano, sino porque casi todos los juegos que tengo en Steam, Epic o GOG reconocen el sistema de Microsoft a la primera. Por no mencionar lo sencillo que se hace continuar mis partidas desde la app de Windows de Xbox.

¿Por qué por qué los mandos de Xbox se han convertido en el estándar del juego en escritorios? Valve llegó a sus propias conclusiones en septiembre de 2018:

Hace una década, Microsoft hizo un esfuerzo sistemático para que se adoptara Xinput, el protocolo detrás de Xbox, y como resultado se generó un apoyo masivo por parte de los desarrolladores de juegos.
Dado que la compatibilidad con Xinput viene integrada en la mayoría de los juegos, el mando de Xbox es una buena apuesta para jugar sin problemas una gran cantidad de títulos distintos.

El plan de Microsoft de difuminar las diferencias entre los jugadores de PC y de Xbox pasa por la propia tienda de Microsoft, lógicamente, pero también tiene presente que convertir el mando de Xbox en el estándar es un aspecto esencial. Sobre todo, cuando le abre las puertas a alternativas, como el juego en nube o las retransmisiones.

Moga3

Poco antes de estrenar Xbox Series X hice los preparativos y adquirí por un precio muy amortizable el soporte de juego para móvil Moga. Un sencillo clip que encaja como un guante en los mandos de Xbox y me permite colocar mi móvil de manera estable. Y, a la vez, una ventana a Stadia, xCloud y juegos clásicos de móvil (como Castlevania: Symphony of the Night o Sonic 2) con el mando de Microsoft en el epicentro de la experiencia de juego en móviles.

Si bien mis sensaciones de juego con xCloud no son realmente positivas, la retransmisión desde la consola hace que jugar a Cyberpunk 2077 o Mortal Kombat 11 desde la pantalla de mi móvil parezca cosa de brujería. O, más bien, casi de consola pertátil.

¿Es posible asociar un DualSense a iOS y Android? Desde luego. Y pese a que hay soportes para móviles pensados para el mando de la PS5, sin la vibración háptica, con sus cuatro botones en disposición de cruceta y los sticks simétricos, reconozco que no es precisamente mi primera opción.

Hay muchos más matices a tener en cuenta, y que Microsoft sea conservador en diseño no implica que no tenga una visión más allá del jugador tradicional. Prueba de ello es el hito del Adaptive Controller y cómo este abre las puertas de esta pasión que son los videojuegos a nuevos perfiles de jugador.

Xboxman3

Quizás, dentro de un año, cuando me reencuentre con Aloy en Horizon: Forbidden West, descubra que tensar la cuerda de su arco a través del mando de PS5 le da nuevos matices al conjunto. Quizás, el retorno de Ratchet & Clank haga que cambie de parecer sobre lo que hoy te escribo. Pero una cosa tengo clara: como preferencia, a día de hoy disfruto jugando más a Mortal Kombat 11 con un mando de Xbox. Para desgracia de mis rivales en el online y de sofá.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio