Publicidad

Durante los últimos días en mi casa se ha cambiado el "sofá y peli" por el "sofá y Pikmin 3 Deluxe"
Análisis

Durante los últimos días en mi casa se ha cambiado el "sofá y peli" por el "sofá y Pikmin 3 Deluxe"

No llegué a probar el multijugador de la segunda entrega en Gamecube y pasé bastante de puntillas por Pikmin 3 en Wii U, así que las primeras horas con Pikmin 3 Deluxe han estado dedicadas a ver cómo era eso de controlar bichejos de colores con alguien más a los mandos.

Mi mujer nunca ha sido una gran jugona, pasó por Megadrive, PlayStation y Wii y ahora está en ese punto en el que lidia con controlar rápido cómo funciona y la frustración de ver que algo no sale como debería. Frente a eso pensé que, si conseguí engancharla a Overcooked y hemos superado juegos como A Way Out, Biped o Snipperclips, hay que darle una oportunidad a Pikmin 3 Deluxe.

Un juego que es mucho más de lo que aparenta

A partir de ahí la cosa funcionó tal y como debes estar pensando en este preciso instante si tú también has jugado a esta franquicia. El miedo inicial a la cámara, a mover los Pikmin de aquí para allá, a lo difuso de los días en el juego mientras vas acercándote a tu objetivo poco a poco… Lo que a priori olía a susto y arqueo de ceja se desvaneció en apenas un par de minutos.

Pikmin32

La complejidad de Pikmin, para aquellos que no lo hayáis probado, está en que nuestro personaje no interactúa directamente con el escenario. Son los Pikmin, unos pequeños seres de colores que iremos recogiendo a nuestro paso, los que se encargan de atacar enemigos, romper puertas y recoger frutas.

A más Pikmin, más velocidad para todas esas acciones. Una premisa muy a tener en cuenta dado que tenemos un tiempo limitado.  Avanzaremos en nuestra misión durante el día y, cuando el contador llegue a cero, tanto nuestros personajes como los Pikmin regresarán a sus naves para descansar.

Entre la mezcla de peligros, distintos objetivos para el escenario y una escueta variedad de Pikmin -los rojos que no se queman, los azules que no se ahogan, los negros que son duros como rocas, los rosas que vuelan y los amarillos que dan electricidad-, Pikmin 3 Deluxe puede parecer un juego tan extraño como apabullante para el recién llegado, pero a las pruebas me remito: no sólo lo entiendes en dos minutos, también es lo mismo que tardas en engancharte.

Pikmin33

Pikmin 3 en cooperativo es una gozada

A que sea nuestro juegos de cabecera también ha ayudado uno de los cambios más jugosos de esta edición, la posibilidad de completar la campaña en cooperativo. De este modo, en vez de recurrir a partidas más cerradas estilo desafío o PvP, la introducción de las novedades y peligros que nos esperan en cada escenario se hacen de forma paulatina.

Pronto, el qué hay que hacer se convierte en una coordinación divertidísima en la que cada uno va a lo suyo, pero compartiendo un objetivo común. Al “échame una mano con esto” le sigue un “espera, que estoy recogiendo una fruta”, y como los escenarios son lo suficientemente grandes como para no torpedearnos el uno al otro, las sorpresas al final del día viendo qué ha conseguido cada uno son una de las partes más divertidas.

Switch Pikmin3dx 06

Con parte de la campaña aún por completar y un buen puñado de desafíos por superar, dudo mucho que Pikmin 3 Deluxe tenga guardada alguna sensación agridulce para los próximos días. De hecho, creo que lo peor que puede pasar ahora mismo es que el juego llegue a su fin y nos quedemos huérfanos de incursiones nocturnas en busca de frutas.

Puede que no sea el típico vendeconsolas con el que una compañía como Nintendo cerraría el año con la campaña de Navidad a la vuelta de la esquina, pero sin duda es uno de esos juegos que querás tener cerca cuando el “sofá y peli” se convierta en “sofá, manta y juego”.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios