Ya he jugado a Street Fighter 6: el rey de los juegos de lucha regresa con la ambición de ser el mejor Street Fighter jamás hecho
Análisis

Ya he jugado a Street Fighter 6: el rey de los juegos de lucha regresa con la ambición de ser el mejor Street Fighter jamás hecho

Máximo espíritu competitivo, sensaciones genuinamente arcade y diversión constante. Street Fighter 6 es mucho más que el enésimo reencuentro entre Ryu, Ken, Chun Li, y compañía: estamos ante el retorno del rey de la lucha. Una nueva entrega numerada con el constante empeño de ser el mejor Street Fighter jamás hecho. Superar el listón de un Street Fighter II histórico o del actual Street Fighter V con montones de luchadores no es nada fácil pero, tras probar a fondo la nueva entrega, hoy tengo clara la visión de Capcom y cómo planea lograrlo. Y ya te adelanto que van muy, muy bien encaminados.

A simple vista, el nuevo Street Fighter es alucinante. No solo por la manera en la que Capcom exprime las posibilidades del RE Engine para dar más realismo a los luchadores y emoción explosiva a las partidas, sino por el nuevo ritmo y la dinámica de juego. Logrando imprimir un ritmo y una explosión de movimientos en pantalla más propio de las míticas sagas de crossovers con Marvel, SNK o Tekken que de las entregas principales. Eso sí, a los controles la esencia de Street Fighter prevalece, se impone y evoluciona.

Porque las partidas de Street Fighter 6 siempre son divertidísimas, incluso cuando nos están dando una paliza. Y da igual que seas un experto a la hora de hacer combos o un machacabotones de manual. De hecho, Capcom ha creado un sistema de juego que hará las delicias de los segundos y abrirá nuevas y alucinantes puertas a los primeros. Recompensando a ambos a la hora de tener iniciativas y aprender las bases, pero también siendo plenamente consciente del contraste de nivel que hay entre los jugadores y que, de un modo u otro, toca compartir partidas.

¿El mejor Street Fighter de todos? Eso son palabras mayores teniendo en cuenta el profundo calado de la saga, pero Capcom respalda convenientemente sus intenciones por  una ambición desmedida, estupendas ideas bien encaminadas y, tomando prestado lo mejor de cada entrega anterior. Los Focus Atack de SFIV, los Parring de SFIII, los Contra-Alpha de SF Alpha... El nuevo Drive System lo engloba todo, simplifica su uso y hace más interesante cada combate. Eso sí, como nos vengamos muy arriba o abusemos de él acabaremos mordiendo el polvo.

Un Street Fighter diseñado para todo el mundo

Fefinw2xgaymrk

Street Fighter 6 no solo sigue la tendencia de los juegos de lucha del nuevo siglo, sino que busca impartir nueva cátedra. De primeras, todo el mundo es bienvenido, independientemente de su nivel. A partir de ahí, se vuelca en hacer que cada partida sea un verdadero espectáculo en el que con solo un poquito de maña podrás hacer cosas alucinantes.

El secreto para lograr lo anterior pasa por dos ideas centrales: ofrecer un sistema de combate completo e intuitivo y, a partir de ahí, diseñar dos esquemas de control que hagan que los expertos y los jugadores casuales se sientan cómodos y confiados. Con respecto a lo Segundo tenemos la distinción entre el sistema clásico y moderno:

a
  • El clásico sigue el mismo sistema de seis botones del Street Fighter original con secuencias establecidas para hacer movimientos especiales. Ofreciendo soberbias herramientas para hacer combos potentísimos.
a
  • El sistema moderno, sin embargo, simplifica los movimientos de modo que podemos ejecutar técnicas complejas a base de direcciones y botones. Más intuitivo para quien llega de nuevas pero igual de interesante.

A partir de esa base se manifiesta la magia de Street Fighter 6 en movimiento. Las partidas son mucho más ágiles en todos los aspectos, lo cual va del dinamismo de los combos a las concesiones de revancha tras el combate. Su, ritmo, además es más intenso y busca fomentar la creatividad y los momentos explosivos de manera muy intencionada.

La prometida inclusión de comentaristas, además, pretende que vivamos la emoción de los eSports desde casa, aunque nos tememos que de momento solo se hablará en Japonés e Inglés.

Guile Ss03

De hecho, las colisiones entre jugadores son mucho más frecuentes que en entregas anteriores, lo cual es curioso ya que tanto al escapar de las presas como al zafarnos acabaremos mucho más retirados de nuestros enemigos. La selección de luchadores de la versión a la que tuvimos acceso da la falta impresión de que tendencia es que pasemos más tiempo en las distancias cortas y medias, pero estamos completamente seguros de que la entrada de Dhalsim en la ecuación equilibrará las tornas.

No es que ahora todo se juege únicamente en distancias cortas. Tenemos a Juri, que es más incisiva y letal en tierra y aire que nuna, pero el dominio del espacio de juego es diferente al de Street Fighter V. Está claro que los contraataques o los golpes cargados tienen un protagonismo mayor y más decisivos de cara al progreso de cada ronda. Es más, el modo en que ésto se aborda acentúa para bien la emoción de cada combate.

El Drive System, el sistema que unifica todo el legado de la saga Street Fighter

Kimberly Ss04 1

Street Fighter 6 es la entrega perfecta para los nuevos jugadores, pero aporta mucha más profundidad, matices y herramientas a los veteranos, posicionándose por delante de todo lo visto hasta ahora. La base de la que nace el esquema jugable es el Drive System. Además de la barra de carga tradicional con la que podremos efectuar los Super Arts (los Súpers de toda la vida) tenemos seis stocks bajo la barra de salud que podemos administrar como queramos y se recargan  solos conforme evoluciona la partida.

Gastando esos stocks podemos hacer técnicas especiales potenciadas, golpes súper cargados capaces de resistir varios impactos del enemigo e incluso contraataques demoledores. Además, si nuestra barra de Salud está por debajo del 25% tendremos acceso a un Critical Art, un Súper mucho más potente capaz de dar un giro total a las situaciones más desesperadas.

Juri Ss04 1

Con estos ingredientes, Street Fighter 6 consigue aunar todo lo aprendido en las entregas anteriores en un único sistema de juego compartido por todos los Luchadores en lugar de ofrecer recursos únicos a cada personaje como ocurre en Street Fighter V. Con todo, tampoco se desecha esa idea y luchadores como Ryu, Juri, Guile o la nueva contendiente Kimberly podrán acceder a potenciadores y técnicas especiales únicas al margen del Drive System.

Como comentamos, además de lograr a través de estos recursos un ritmo del juego es más dinámico y vistoso que en la entrega anterior, se recuperan ideas clásica y se pulen para ofrecer una experiencia competitiva siepre al servicio de lo que puede ofrecer cada luchador. Los nuevos y los creados para la ocasión.

Fefinwvwaaaegxv
  • Veteranos como Ryu, Ken o Guile redondean sus técnicas clásicas y suman nuevos y muy interesantes trucos que acentúan su personalidad. Su estilo de juego ha evolucionado de manera muy parecida a su aspecto, conservando su esencia íntegra, pero añadiendo elementos realmente interesantes a lo ya visto.
Fefinwyxgbersup
  • Aunque lo mejor es como las nuevas caras se integran con maestría en el conjunto. En la versión a la que tuvimos acceso pudimos jugar con Jamie y Kimberly, quienes heredan parte del repertorio de los dragones gemelos o los maestros de Bushin Ryu respectivamente y le añaden su propia personalidad y carisma al conjunto.

Los nuevos luchadores aportan mucho más que su propio repertorio de movimientos y un estilo visual fresco e interesante: se han pensado para que aporten su propia personalidad a los combates a través de su diseño, sus animaciones y su descarada intención de brillar con la misma intensidad que los máximos iconos de los juegos de lucha. Y hasta dónde hemos podido ver lo consiguen.

Un espacio social alucinante, un sistema de progresos muy bien atado

Fc92jsewyamiizq

Street Fighter V tenía muchos talones de Aquiles, sobre todo de lanzamiento, que fue solventando a su propio ritmo. Uno de ellos fue su componente social a través del espacio compartido Capcom fighting Network que jamás llegó demasiado lejos. En Street Fighter 6 los de Osaka toman prestado el modelo de salas de Ark System Work y, además, lo hacen mucho más interesante.

Street Fighter 6 hace distinción entre tres modos principales de juego:

  • World Tour es un modo historia para un solo jugador en el que creamos nuestro propio personaje y viajamos luchando contra toda clase de enemigos en entornos abiertos.
  • Fighting Ground es la experiencia clásica de consolas y recreativas con sus propios modos de juego tradicionales, lo cual es perfecto para improvisar unas partidas rápidas.
  • Battle Hub, sin embargo, es el único habilitado en la versión jugable de Street Fighter 6 y el que más ha salido reforzado desde la anterior entrega de Street Fighter: se trata de un colosal espacio social en forma de salón recreativo. Una locura total.

La premisa de Battle Hub es similar a la de los juegos de Arc System Works: elegimos un servidor entre los muchos que hay, accedemos a una sala y desde ahí podemos buscar partidas de rango o amistosas o simplemente practicar en una recreativa a la espera de que aparezca un rival que nos desafíe. En la mayoría de los casos, y si acabamos de entrar al modo, ese rival que interrumpe seremos nosotros.

Fc92jrfxgbeg 8y

A efectos prácticos cada sala es un enorme salón recreativo en el que interactuar con todos los que hay a la vista, iniciar chats o actividades, presenciar combates en curso como hacíamos en los arcades e incluso tomar parte activa o como espectadores en grandes eventos en curso. Y ahí no acaba la cosa: incluso hay zonas retro dónde poder jugar de manera individual, cooperativa o incluso en busca de récords a juegos clásicos de Capcom.

Y ojo, incluso hay recreativas especiales trucadas con variantes divertidísimas, incluyendo combates que incluyen un balón explosivo o un submodo en el que el primer en ser derribado cinco veces pierde la partida. Incluso si es derribado por un toro que irrumpe de sopetón desde uno de los márgenes. Por no hablar, claro, de los torneos que se organizarán de manera periódica.

Fc92jrrwiauwcnl

Si bien, la mayoría de jugadores que juegan online a Street fighter acabarán pasando la mayoría de las horas de juego en el Battle Hub que ha diseñado Capcom para socializar, ser un espectador, improvisar partidas o probar cosas nuevas, Street Fighter 6 también ofrece reclamos y un sistema de progresos especial para la ocasión: se han diseñado misiones por objetivo sencillas con las que ganar moneda de juego que podremos invertir en objetos y ropa para nuestro avatar.

Y es que Street fighter 6 es un juego altamente personalizable: desde las pantallas de Here comes a New Challenger a nuestras preferencias y ajustes jugables, pasando por el mejor modo de entrenamiento jamás diseñado para un juego de lucha. Lo cual nos deja una pregunta en el aire: cómo y de qué manera llegarán los contenidos tras el lanzamiento. Aunque, nos tememos, todavía es muy pronto para hablar de ello.

Street Fighter 6 ante el desafío de ser el mejor juego de toda la saga

Fefinwwxga0isxa

Nuestras impresiones iniciales de Street Fighter 6 son inmejorables. Solo su beta y su escueta selección de personajes y escenarios ya resultan mucho más atractivas que títulos de lucha completos, terminados y lanzados.

No solo sabe tomarle el relevo a un Street Fighter V que logró su redención y acabó asombrando sino que ya hay mimbres suficientes para imponerse como uno de los mejores juegos del género de la lucha. Incluso para quienes no son tan asiduos al mismo.

A partir de aquí una apreciación: lograr el mismo impacto que Street Fighter II es muy difícil o directamente imposible, pero imponerse como la mejor entrega de toda la saga es algo que puede alcanzarse. Los cimientos están ahí y son muy solidos. Pese a que ha habido paradas para el mantenimiento de los servidores, las partidas online han sido muy fluidas y a nivel jugable y de presentación es una verdadera delicia.

Ken Ss03

Por no hablar de lo mucho que se está esforzando Capcom en ofrecer una experiencia para todo el mundo, incluyendo los que nunca han tocado un juego de lucha. No solo a través de controles acertadamente simplificados, sino toda clase de modos con reclamos propios e interesantes atractivos.

Por lo pronto, nos quedamos con las muy buenas sensaciones y la esperanza de que Capcom continúe la buena racha de los últimos años de cara a sus planes de post-lanzamiento en sus sagas estrella como Monster Hunter o Resident Evil: ofrecer un juego redondo que con contenidos adicionales por los que de gusto pagar. Porque contamos con que vendrán muchos más luchadores además de los 18 ya confirmados.

Street Fighter 6 llegará en algún momento de 2023 a PS5, PS4, Xbox Series X, Xbox Series S y PC, ofreciendo juego cruzado entre todas las plataformas. haciendo todavía más interesante ese nuevo súper arcade online en el que los apasionados por la saga y los juegos de lucha pensamos invertir cantidades absurdas de horas. A veces en busca de dignos adversarios y otras por pura y llana diversión.

  • Plataformas: PS5, PS4, Xbox Series X / S y PC
  • Multijugador: Sí
  • Desarrollador: Capcom
  • Compañía: Capcom
  • Lanzamiento: 2023
Temas
Inicio