Compartir
Publicidad
Impresiones de Super Mario Party: el regreso del rey de los Party Games es la siguiente revolución en Switch
Análisis

Impresiones de Super Mario Party: el regreso del rey de los Party Games es la siguiente revolución en Switch

Publicidad
Publicidad

Un año después de seleccionar lo mejor y más celebrado de su legado en 3DS, el party game que sentó cátedra hará su debut en Switch con ‘Super Mario Party’. Y esta vez sus reclamos son el online y el modo en el que los Joy Cons han despertado la imaginación y creatividad de Nintendo. Lo suficiente, como convertir una fórmula de éxito en una experiencia ‘Super’ divertida.

Eso no quiere decir, ni mucho menos, que lo que nos gusta y nos encandiló de las entregas anteriores se quede por el camino. Ni mucho menos. ‘Super Mario Party’ vuelve a encauzar la saga a las dinámicas de la novena entrega, adaptando lo aprendido durante 20 años y añadiendo nuevos aspectos. Y, sinceramente, lo hace muy bien.

La serie de ‘Mario Party’ nació en la N64, la primera consola de cuatro puertos de La Gran N, y de un modo u otro ha mantenido esa filosofía de combinar el entretenimiento con un punto de ingenio de los títulos protagonizados por su superestrella con gorra y el clásico juego de la oca. Eso sí, añadiendo minijuegos al final de cada ronda.

Es decir: trasladar el encanto de los juegos de tablero, aderezándolos con el caos de pruebas muy locas pero sencillas de entender, en las que los héroes y villanos del Reino Champiñón muestran su lado más canalla y competitivo. Una experiencia tan simple como divertida. ‘Super Mario Party’ se ha propuesto subir el listón a través de las ventajas exclusivas de Switch, sacando todo el potencial de su diseño.

Los Joy Cons continúan despertado la imaginación y creatividad de Nintendo, y eso nos encanta

¿El resultado? Comprobamos de primera mano cómo será el futuro de la serie, y es diversión y surrealismo en estado puro para hasta cuatro jugadores. Pero ahora además incluye sutiles matices de estrategia que le sientan de maravilla.

Vuelven las reglas clásicas... con un “twist”

Olvídate de los turnos compartidos de las entregas más recientes: en el modo principal de ‘Super Mario Party’ regresamos a los tableros sin principio ni final que podremos recorrer de manera individual con objetivo de reunir el mayor número de estrellas.

Una idea que sale reforzada con el nuevo sistema de dados: el número de movimientos que podremos realizar se decidirá con lo que obtengamos de la tirada, pero esta vez cada personaje podrá alternar entre el dado normal de seis caras y un dado trucado.

1

De modo que si Mario apuesta por su propio dado los valores de cada una de sus caras pasarán a ser 1, 3, 3, 3, 5 y 6; mientras que Bowser (el cual es recuperado de ‘Mario Party 10’ aunque regresa en igualdad de condiciones que el resto de personajes) dispone de un dado único con el que puede obtener -3 monedas, -3 monedas, 1, 8, 9 y 10. A mayor riesgo, mayor recompensa.

Dicho de otro modo, ‘Super Mario Party’ añade a los gustos personales de cada jugador un motivo extra para preferir un personaje concreto o experimentar con él, pero también una excusa para introducir nuevos rostros a la serie, como Diddy Kong, Topo Monty, Pom Pom e incluso un Goomba.

Los escenarios, por otro lado, también van evolucionando con la partida, de modo que no solo tendremos que fijarnos en el resto de jugadores: en una de las pantallas un gigantesco Rey Bob-omba amenazaba con poner patas arriba la estrategia de los personajes que estaban próximos a él.

1

Nintendo ha aprovechado estos elementos para combinarlos con una de las novedades estrella de ‘Mario Party: Star Rush’ de 3DS: el modo Mario Party a dobles. Un modo cooperativo por parejas en el que dos equipos tendrán movimiento libre por la cuadrícula, con lo que uno puede dedicarse a recolectar monedas o trollear a sus adversarios (tanto en la pantalla como fuera de ella) mientras el otro se dedica a buscar las estrellas.

Pero no todos los modos son viejos -y bienvenidos- conocidos: ‘Super Mario Party’ será el debut del multijugador online en la saga a través del modo Mariotlón en línea. Según nos ha contado Nintendo, se tratará de un modo competitivo sin tablero en el que deberemos competir online a través de una selección de minijuegos.

1

El número total de juegos de estos modos, así como en cómputo general, no se ha ofrecido, aunque los 80 minijuegos están garantizados. Eso sí, en esta entrega no solo encontraremos cantidad y variedad, también sacaremos partido a los giroscopios de los Joy Con.

Integrando los Joy Con y la pantalla en la experiencia

Nintendo ha integrado los mini-mandos de Switch en la experiencia de manera muy acertada. De hecho, una vez hayamos seleccionado qué tipo de dados queremos usar podemos hacerlos rodar emulando el clásico golpe vertical del fontanero. Un golpe sutil, aunque con el transcurso de la partida y la sensación de competitividad invita a que los jugadores le añadan sus propios matices.

De este modo, en el modo ‘Slaparazzi’ (el juego era una versión en desarrollo en inglés aunque llegará totalmente en castellano) los cuatro jugadores recorrían una especie de ring intentando posicionarse frente a una cámara de fotos que podría aparecer desde cuatro puntos distintos.

1

Una variante más completa y disparatada del ‘Chupacámaras’ que vimos en ‘Mario Party 10’ Una vez salta el flash, quienes tengan más presencia en la imagen ganan más puntos, pudiendo empujar al resto para sacar ventaja. ¿Lo mejor? Las expresiones, los gestos y la composición de cada fotografía eran impagables (y dignos de captura) .

‘Trike Harder’ nos propone una carrera de triciclos en la que deberemos agitar nuestros mini-mandos con ambas manos como si no hubiera mañana para conseguir pedalear. El efecto recuerda sutilmente al de las carreras del clásico ‘Track N Field’ de Konami, aunque es imposible no integrarse en la experiencia -incluso a nivel de espectador- cuando uno mira a izquierda y derecha y ve la determinación de los otros tres de jugadores.

1

Por otro lado, ‘Sizzling Stakes’ es una auténtica maravilla: nuestros Joy Con serán transformados en pantalla en una especie de sartenes en las que habrá que cocinar un cubito de carne por los seis lados, sacando todo el partido a los giroscopios, y al HD Rumble: mientras se cocina y cuando un lado esté en su punto lo notaremos en la mano.

1

También hay juegos para jugar por parejas, como el ‘Making Faces’. Aquellos que hayan exprimido al máximo ‘Super Mario Odyssey’ reconocerán el ‘Retratista’: se trata de soltar con una grúa las piezas que representan los ojos, la nariz, la boca y el resto de elementos de una cara gigante, teniendo que calcular la caída para mantener la proporción original.

1

En ‘Super Mario Party’ un jugador se encarga de los movimientos en vertical y el otro en horizontal. Y, de nuevo, los resultados son hilarantes.

La otra gran novedad en cuestión de modos es la Sala de recreo de Toad. Una que da sentido a la patente que vimos a principios de año y da sentido a usar varias switch en conjunto. El minijuego que se nos mostró mostraba imágenes con plátanos que deberíamos componer a base de rotar las pantallas sobre una mesa y ajustarlas como si fueran un puzle de dos piezas. Una vez que teníamos la imagen deseada, se asociaban arrastrando el dedo de una pantalla a otra.

1

El número de minijuegos disponibles en pantalla es enorme, aunque sólo se nos mostraron algunos de ellos. Sin embargo, la mecánica de los presentados tiene el equilibrio perfecto entre habilidad y un sutil toque de picardía con el resto de jugadores.

¿El siguiente vendeconsolas de Switch? No lo descartes

En buena parte, Switch ha basado su principal reclamo en unos exclusivos de lujo, una segunda oportunidad para las joyas de la pasada generación y la alternativa portátil de varios estudios grandes y más modestos. Pero hasta ahora sus cualidades únicas estaban por explorarse. ‘1-2- Switch’ lo intentó y ‘Nintendo Labo’ ha marcado las pautas, pero ‘Super Mario Party’ está llamado a ser el verdadero revulsivo de los Joy Cons.

Regresar a la experiencia clásica de turnos individuales es un acierto total, y la posibilidad de jugar online redondea todavía más la propuesta. Pero ‘Super Mario Party’ no solo es una cita obligada para los que han disfrutado de alguna de las entregas de la saga, es un reclamo absoluto para todos los que disfrutan del boom por los “juego de mesa”, y una invitación para llevarnos la consola a casa de otros como el que se lleva el Scattergories.

1

En este sentido, se nos quedaron algunas dudas en el tintero, como si el modo 2vs2 reclamará una segunda consola en el modo tabletop (vía conexión Ad-hoc) o sería opcional; e incluso si podremos compartir tarjeta de juego como ya hemos visto en otros juegos de la saga en portátil, pero tengo muy claro que ‘Super Mario Party’ no solo es el mejor y más divertido juego de la saga, sino que puede convertirse en ese ‘Wii Sports’ que Switch lleva pidiendo desde su lanzamiento. Ese título sencillo, divertido y -a la vez- revolucionario que tienen algo que ofrecer a todo el mundo, especialmente en compañía.

‘Super Mario Party’ quiere ser el protagonista de las próximas reuniones de amigos y familiares, y ese empujoncito extra de quienes no tienen claro si hacerse con una Switch

Tras el pasado E3 y el muy reciente Nintendo Direct podría parecer que Nintendo ha puesto sus cartas más altas en ‘Super Smash Bros. Ultimate’, pero -pese a las estupendas impresiones que nos ofreció el crossover nintendero- no será el único gran protagonista en Switch. ‘Super Mario Party’ será mucho más que el siguiente gran lanzamiento de la Gran N, se está diseñando para ser el protagonista de las próximas reuniones de amigos y familiares, y el empujoncito extra de quienes no tienen claro si hacerse con la consola.

1

¿Un vendeconsolas? Al menos, todos los ingredientes necesarios están ahí, al punto que no descarto ver en el futuro packs de consola y ‘Super Mario Party’ oficiales o promovidos por los retailers. Porque visto lo visto, tendría mucho sentido.

Más sobre Super Mario Party en VidaExtra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio