Compartir
Publicidad
Este es el legado imborrable que nos deja Konami
Industria

Este es el legado imborrable que nos deja Konami

Publicidad
Publicidad

Me da mucha pena ver en qué se ha convertido Konami. Para mí ha sido de las grandes de los 80 y los 90, y varias de sus sagas se encuentran en mi particular top 10. Pero esta compañía nipona se ha empeñado estos últimos años en perjudicar su imagen, hasta tal punto que estos últimos meses han sido un despropósito, uno tras otro, con noticias que eran la antesala de una muerte anunciada.

Porque abandonar la producción de sus sagas principales y centrarse solamente en 'Pro Evolution Soccer' no es motivo de alegría ni siquiera para los forofos del fútbol. Por el camino se van a perder muchos nombres que han dado sentido a esta industria y que tal vez no se vuelvan a repetir. Por ello y por lo expuesto en el primer párrafo, me gustaría recordar por qué ha sido de mis favoritas.

Etapa Arcade: creando referentes para el futuro

Yie Ar Kung-Fu

Como compañía nacida antes de los 80, su nombre no empezó a sonar fuerta hasta el comienzo de esa década, ya que sus primeros títulos no fueron nada rompedores para el mercado vigente e incluso sacaron un clon descarado del 'Space Invaders' de Taito bajo el nombre de 'Space King'.

En 1981 ya empezó a despuntar con ese clásico hoy en día llamado 'Frogger' y cuyo legado aún tiene mucho que aportar, como ha demostrado el exitoso 'Crossy Road'. La mecánica no podía ser más simple: una rana que tenía que cruzar la carretera (y un río) esquivando todos los peligros.

Hoy en día se podría decir que 'Street Fighter' no tiene rival por el peso de su nombre, catapultado en los noventa por 'Street Fighter II', sin embargo fue Konami la que sentó las bases de los juegos de lucha en 2D con 'Yie Ar Kung-Fu'. Estábamos comenzando el año 1985 y Capcom no sacó su contrapartida hasta 1987 con el primer 'Street Fighter', el cuál copió y mejoró aquella fórmula. Ninguno de esos dos primigenios representantes saldrían bien parados en la actualidad, pero al César lo que es del César. Ese pequeño Bruce Lee de Konami propinó hostias de las buenas.

Konami sentó las bases de los juegos de lucha en 2D con 'Yie Ar Kung-Fu'. Estábamos comenzando el año 1985 y Capcom no sacó su contrapartida hasta 1987 con el primer 'Street Fighter', el cuál copió y mejoró aquella fórmula.

Otro que se convirtió en un referente, aunque se ha ido olvidando con el paso de los años por culpa de otras joyas de la propia Konami o de la competencia, como el 'R-Type' de Irem, fue 'Scramble' y su uso del scroll lateral, continuando en el mismo 1981 con 'Super Cobra'. Aunque su evolución más sonada la experimentó con el primer 'Gradius' y sus distintos nombres, como 'Salamander' y 'Nemesis'. Destacó por su denominada "barra de armas" mediante la cuál podíamos escoger qué queríamos mejorar de nuestra nave Vic Viper. Personalmente creo que su cénit lo alcanzó Treasure (equipo formado por ex-trabajadores de Konami y cuya ópera prima es sobradamente conocida por los usuarios de la Mega Drive de SEGA, sí, el genial 'Gunstar Heroes') con el 'Gradius V' de PS2. A modo de curiosidad, decir que fue uno de los últimos clásicos que llegaron este año a PSN.

Por si fuera poco, Konami no se cerró a un estilo de scroll horizontal y se sacó de la chistera uno vertical que muchos recuerdan con sudores fríos por lo difícil que era si perdíamos los power-ups. Hablamos, cómo no, de la saga 'Twinbee', en donde mejorábamos nuestra peculiar "nave" mediante campanas de colores. Lo curioso es que podíamos cambiarlas de colores disparando sobre ellas un determinado número de veces y nos obligaba a memorizar qué ventaja nos ofrecía cada una. Debo decir que esta saga no la pude disfrutar mucho en su día, pero gracias al olvidadísimo (y sobre todo, desaprovechado) Game Room de Xbox Live Arcade pude darle buenos vicios sin "cinco duros".

Los disparos y Konami, algo que viene de lejos

Contra

A Konami siempre le han gustado los juegos de disparos y los citados shoot'em ups de los ochenta son buena prueba de ello, incluso otros que no hemos mencionado, como la sexy saga 'Parodius', pero Konami también fue 'Contra'. Y sigue siendo todo un referente dentro de los run & gun.

Qué tiempos aquellos en donde salían esas copias del "Chuache" y Sly con un Alien de fondo, ¿verdad? Por aquel entonces algunos se hicieron la picha un lío con los nombres que le puso Konami en ciertos mercados, como 'Gryzor' e incluso 'Probotector'. Pero en el fondo, salvo por otros detalles estéticos, eran lo mismo. Y difíciles como pocos, incluso hoy en día. Los RPG de From Software son un paseo en comparación. La pena es que no hayan tenido mucha continuidad y si miramos sus últimos coletazos, habría que recordar su sucesor espiritual, el interesante 'Hard Corps: Uprising'.

Los Contra eran difíciles como pocos, incluso hoy en día. Los RPG de From Software son un paseo en comparación.

Konami, ya a las puertas del efecto 2000, no se quiso perder el tirón de los shooters sobre raíles, con los 'Time Crisis', 'The House of the Dead' y 'Virtua Cop', y lanzó la trilogía 'Silent Scope' en un margen de tres años, aunque pasó sin pena ni gloria. Sí que me llamó la atención, por otro lado, en su día la recreativa de 'Silent Hill: The Arcade', una muestra de la Konami de la actualidad, la que no se ruboriza al prostituir sus sagas fetiche, como cuando se anunciaron las máquinas de pachinko.

Como título que me gustaría rescatar para la ocasión y como arcade curioso y efectivo, está el peculiar 'Pooyan' (ya su nombre lo es para el mercado españo, ejem), una vuelta de tuerca al cuento de los tres cerditos y en donde entran en juego globos y flechas. ¿Es un shooter? Se podría decir que sí, del mismo modo que 'Sunset Riders', un título que por desgracia tampoco tuvo continuidad y que gozó de mucha fama en los noventa (y conversión a consolas de 16 bits) por esa extraña mezcla entre beat'em up y juego de disparos, y además con la posibilidad de jugar con tres.

Aunque las tollinas también, y en los beat'em up

Turtles in Time

Hemos mencionado el mítico 'Yie Ar Kung-Fu', pero lo cierto es que Konami flirteó mucho con las tollinas virtuales y no somos pocos los que recordamos con mucho cariño sus incursiones dentro del subgénero de los beat'em up, ya sabéis, el de "yo contra el barrio". Aquí casi todos coincidimos al mencionar en primer lugar las 'Teenage Mutant Ninja Turtles', nuestra Tortugas Ninja, con dos pelotazos en 1989 y 1991. Por desgracia tanto uno como otro, que hasta gozó de un desaprovechado remake ('TMNT: Turtles in Time Re-Shelled'), se retiraron hace años de las tiendas digitales.

Esa fórmula de luchas callejeras y con cuatro jugadores a la vez también se aprovechó en dos arcades también muy recordados como son 'The Simpsons: Arcade Game' y 'X-Men' (en este caso, ¡hasta con seis jugadores a la vez!), aunque pecaban en cierto modo de repetitivos y no podían hacer nada contra los pesos pesados de Capcom ('Final Fight' y compañía). Del que tal vez no muchos se acuerden es el 'Bucky O'Hare', que mezclaba también eso de beat'em up con disparos como en el antes mencionado 'Sunset Riders', salvo que dejábamos el Salvaje Oeste e íbamos al espacio.

Dentro de otros géneros, hay que resaltar los innegables aportes musicales de los innumerables 'Beatmania', que supusieron una auténtica fiebre a finales de los noventa, antes de que se asentasen los 'Guitar Hero' y 'Rock Band' con sus guitarras artificiales. Y qué decir de los 'Dance Dance Revolution', que también pegaron muy fuerte por aquella época. Raro es el salón recreativo (de los pocos que quedan) que no tenga algún juego de baile siguiendo el patrón iniciado por Konami.

Sin destacar en el género de la velocidad, donde dominaron claramente otras compañías, me gustaría dedicarle unas líneas a 'GTI Club', "el juego de los minis" y que por desgracia también fue retirado de Playstation Network hace unos años y que era una revisión del original de recreativas de 1996. Era un título pequeño, incluso de modo literal, al adoptar la fórmula de escenario único de 'Ridge Racer', pero su espíritu arcade le propiciaba una rejugabilidad digna de elogio.

Nada mejor que recordar algunos de estos clásicos en vídeo.

Yie Ar Kung-Fu

Contra

Twinbee

Gradius III

Teenage Mutant Ninja Turtles

Aventuras y RPG de calidad en consolas de 32 bits

Silent Hill

Pasando un poco de puntillas por la generación de 8 y 16 bits, donde se produjeron muchas conversiones de títulos originarios de recreativas, como las citadas Tortugas Ninja, Parodius, Contra y demás, no podemos dar el salto a los 32 bits sin recordar antes la saga 'Castlevania' iniciada en la NES. Corría el año 1986 en Japón y 'Akumajõ Dracula' sentó las bases de una de las que habían sido sagas fetiche para la compañía, en donde ha llegado a trabajar un estudio español (MercurySteam) con tres entregas pertenecientes a la historia 'Lords of Shadow'. Ha sido una saga, además, que ha variado sus mecánicas, con una clásica más directa, otra que invitaba más a la exploración y a mejorar el héroe (los llamados metroidvania), e incluso una que apostó por el online.

Teniendo en cuenta que 'Metal Gear' salió en 1987 para MSX2, está claro que Konami cerró el siglo XX en estado de gracia, porque con esta obra de Hideo Kojima se asentaron las bases de los juegos de acción y espionaje. Poco hay que decir a estas alturas de una saga sobre la que se ha escrito tanto y de la que los especuladores han encontrado un filón de oro por la marcha de su creador. Una saga, en defintiva, con unas cifras difíciles de repetir y la más importante, tal vez, de Konami.

Sin duda nuestra peor pesadilla se llama 'P.T.' y lo que iba a ser 'Silent Hills', otra muestra más del futuro tan desalentador que nos esperaba. Al menos siempre nos quedarán sus primeras obras.

Obviando también los 'Winning Eleven' (lo que aquí conocemos como 'Pro Evolution Soccer'), al ser la única franquicia que mantendrá con vida la compañía de Osaka, su época en los 32 bits fue otra de sus etapas de oro. Ahí tenemos el 'Metal Gear Solid', que revolucionó completamente el mercado, el metroidvania 'Castlevania: Symphony of the Night' o, cómo no, el aterrador 'Silent Hill'. Sin duda nuestra peor pesadilla se llama 'P.T.' y lo que iba a ser 'Silent Hills', otra muestra más del futuro tan desalentador que nos esperaba. Al menos siempre nos quedarán sus primeras obras.

¿Y qué puedo decir de mi RPG favorito? Para mí 'Suikoden II' (y en menor medida, el primero) se hizo un hueco en mi corazón de jugón por una historia que me tocó la patata y 108 secundarios de lujo. Tuvo un sinfín de detalles que me impidieron soltar el mando y que sigo recordando con mucho cariño, igual que la duración algo comedida de mi SRPG favorito, el genial 'Vandal Hearts'. Echando la vista atrás, lo de 'Vandal Hearts: Flames of Judgment' ha sido peor broma de lo que pensaba...

Faltan más menciones a clásicos de Konami, como los 'Track & Field' de recreativas y que han tenido su contrapartida en consola, como el inagotable 'International Track & Field', los mechas de 'Zone of the Enders', o las aventuras del propio Hideo Kojima como claro homenaje al cine, 'Snatcher' y 'Policenauts'. Son tantos que si los mencionásemos todos no acabaríamos nunca.

Este artículo es, en resumen, una humilde muestra de lo mucho que perderemos por culpa de la decisión de Konami. Por ello nos gustaría que también aportáseis vuestro granito de arena.

Más de la historia de Konami en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio